Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carmen Y Amigos escriba una noticia?

'Las cuatro Gracias', de D. E. Stevenson

13/05/2015 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Tras las lecturas de El libro de la señorita Buncle, El matrimonio de la señorita Buncle y Las dos señoras Abbot, tenía claro que no podía dejar de leer el final de esta serie de D. E. Stevenson, Las cuatro Gracias, como así ha sido. (Podéis leer la reseña de cada una de las anteriores picando sobre el título). Aunque, como digo, es esta la cuarta y última entrega de la serie, los que no han leído las anteriores pueden perfectamente leer Las cuatro Gracias pues, a pesar de que al inicio se mencionan personajes ya conocidos, rápidamente, en un par de páginas, la novela pasa a centrarse exclusivamente en los protagonistas de esta, el vicario y sus cuatro hijas, las Gracias del título. En Las cuatro Gracias, volvemos otra vez a la campiña inglesa, el entorno en el que la autora desarrolla estas historias que inició con Miss Buncle, regresamos al día a día de un pueblo pequeño, con sus cotilleos, amoríos, quehaceres y pequeñas adversidades que suelen poder resolverse siempre con una buena taza de té. imageMr. Grace vive en la vicaría- tarde o temprano haré alguna entrada sobre el papel de las vicarías en la novela inglesa- del pequeño pueblecito, Chevis Green, cercano a Wandlebury, con sus cuatro hijas: Liz, Sal, Tilly y Addie. Una de ellas, Addie, sin embargo, se encuentra ahora en Londres trabajando en el cuerpo auxiliar de la aviación británica y apenas aparece en la novela por lo que es la que menor protagonismo tiene y por tanto, la más desdibujada. Sal y Tilly, por otra lado, dulces, reservadas, pasan la mayor parte del tiempo cuidando la casa; Sal es además, serena y sensible, y Tilly, la organista, particularmente tímida. Liz, la mayor, se caracteriza por su amor por la vida al aire libre- trabaja en una granja-, su incansable vitalidad y su fresca naturalidad al llamar a las cosas por su nombre, sin rodeos ni ambages. Forman las cuatro, junto con su viudo padre, un unido y feliz cuadro familiar. imageEstán las cuatro hermanas en edad casadera por lo que la llegada de un joven, Roderick Herd, que parece no decidirse entre una hermana y la otra, y un amigo del vicario, el callado William Single, que viene a estudiar y hacer unas excavaciones en un antiguo asentamiento romano cercano y se aloja una temporada con ellos, marcarán la trama sentimental y el romance que se desarrolla entre su paginas. Pero llegará también, para romper esta apacible vida campestre, la entrometida tía Rona, que pretenderá imponer sus modos y maneras y provocará cierta incomodidad en el seno familiar y, además, algún pequeño malentendido. La época en la que se sitúa la historia de los Grace es la que corresponde a la Segunda Guerra Mundial. La vida en Chevis Green parece seguir su ritmo aunque las cartillas de racionamiento y la escasez de algunos alimentos está a la orden del día. Escapando de la guerra y los bombardeos de Londres, llegan al pueblo la tía Rona y un pequeño que protagonizará una sub-trama de la novela. Y al final del libro la guerra afectará también a otro nuevo miembro de la familia. Pero eso ya es otra historia... imageO debería ser otra historia. Y es que da la impresión de que D. E. Stevenson pretendía una continuación con los devenires de las cuatro Gracias o con dos de ellas al menos, las que quedan todavía por colocar y que merecerían su momento y su oportunidad. Tilly, por ejemplo, la atractivvoz con la que se inicia la historia y a través de la que nos adentramos en Chevis Green y su mundo, queda un tanto relegada. Sea como sea, no hubo tal continuación y es por ello, quizá, por esa falta de un cierre redondo, por ese cambio de punto de apoyo, que la novela deja al final cierta sensación de desequilibrio y truncamiento. Bien es verdad que la lectura que nos ha llevado hasta este final ha sido una deliciosa y placentera experiencia. Por eso, si te gusta pasear por la campiña inglesa, visitar pequeños pueblecitos con encanto, viajar a una época ya desaparecida para siempre y observar tranquilamente y sin sobresaltos la vida de los amables vecinos, sus amoríos y asuntos cotidianos, desde una posición de privilegio, con sentido del humor y una buena taza de té en la mano, Las cuatro Gracias está escrita para ti.


Sobre esta noticia

Autor:
Carmen Y Amigos (803 noticias)
Fuente:
carmenyamigos.blogspot.com
Visitas:
2523
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.