Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Sobre las ‘ burbujas económicas’

03/02/2011 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Burbuja Verde ZP

"toda ley cuyo efecto es el de desarrollar ese germen de muerte no puede dejar, a la larga, de ser fatal"

Tocqueville. La democracia en América

Desde el inicio de la llamada democracia hemos vivido dos burbujas económicas, ambas surgidas a la sombra de los dos grandes partidos políticos y ambas han traído como consecuencia la degradación de las estructuras morales de nuestra sociedad, lo que, a su vez, ha aumentado la desconfianza hacia España como nación, haciendo nacer el deseo de lo que nuestro Ortega llamó el particularismo regionalista. Por otra parte es el particularismo partidista el que ha pululado, y pulula, en España desde hace tiempo. Y junto a este particularismo, han rebrotado los instintos más bajos de la naturaleza humana, como son el deseo de aprovecharse del prójimo de la forma más primaria.

España sale del régimen del General Franco, en el que impera un solo partido, y comienza el régimen de la alternancia, donde imperan dos partidos: la característica fundamental (con un partido o con dos partidos) consiste en que unos españoles están sobre otros, por el procedimiento de "sacralizar" al Estado: acceder a dicho Estado es el objetivo del partido reinante. Y es importante este punto de partida pues las burbujas especulativas han tenido que ver con esta unión-sagrada de "partido" y "Estado", y con el procedimiento de acceder a dicho Estado: eufemísticamente se ha llamado "gestión" (quién gestiona mejor la "cosa pública"); pero el fondo de la cuestión es que no se ha dicho qué es lo "público" a gestionar; con lo cual no ha sido más que un "asalto" al "Estado", al que se ha identificado con lo público.

Pero hablemos de las burbujas económicas especulativas. La primera de ellas, ya en la época de la "alternancia", vino en la época del Presidente González: se vendió la idea de que España "salía" de una "dictadura" y al estar, geográficamente, en Europa deberíamos "entrar" en sus estructuras democráticas: el gobierno de Felipe González vendió "el caballo" de que la "alternancia" y la "democracia" eran sinónimas, sin decir que en la alternancia, los "dientes" de dicho caballo eran viejos y estaban desgastados; es decir, que lo que entendían los europeos por democracia, y sus estructuras, no tenían nada que ver con la "alternancia". Es verdad que ambas (democracia y alternancia) dejaban atrás una dictadura; pero en España se continuaba dicha dictadura bajo el nombre de alternancia, y en Europa se cambiaban radicalmente las estructuras: ¡hay que reconocer la habilidad para "vender" una idea por su contraria!

La consecuencia fue que de Europa vino "infinito" dinero hacia España, y dicho dinero entró al Estado español "gestionado" por el entonces Partido Socialista: no se hicieron estructuras para crear industria, educación de calidad, o una moral donde primara el esfuerzo, sino todo lo contrario: la moral entre los jóvenes fue la de querer ser "funcionarios" en cualquier Ayuntamiento "gestionado" por los socialistas, o en cualquier pseudo estructura en la que se pidiera "fidelidad" al partido y al caudillo correspondiente: así, los distintos sectores fueron siendo apesebreados con "subvenciones" hasta dejarlos inanes: la industria, la agricultura, la pesca, la educación, etc, dejaron, prácticamente, de existir aunque se les dio el nombre eufemístico de "reconversión"; el hecho es que hoy día no hay en España ni industria, ni agricultura, ni tecnología, ni educación de calidad: la moral extendida era la de entrar "de gestor" en la cosa pública, haciendo "lo que sea": otro eufemismo para ser "funcionario", con lo cual se desvirtuó el propio ser de ese colectivo.

Pero el dinero de Europa dejó de entrar y en España no se había creado ninguna estructura social: seguía existiendo el "Estado" y solo el "Estado", y cualquier persona que quería trabajar lo tendría que hacer en el "Estado"; lo que quedaba fuera del Estado era la servidumbre. El partido ofrecía la posibilidad de "trabajo" en el lugar "sagrado" por excelencia que era, y es, el Estado.

Explotó dicha burbuja, pero sus efectos no se vieron a primera vista pues en seguida comenzó a inflarse la segunda burbuja y subida al "caballo" del otro partido de la alternancia, que era la burbuja inmobiliaria, aunque el otro "primer partido" también participó: España entraba en el € uro, con lo cual la "peseta" dejaba de existir; pero no dejaba de existir la moral del pelotazo. Los españoles tenían mucha economía sumergida; el tanto por ciento varía según los informes, pero lo que es cierto es que sí existía, lo cual demuestra la poca confianza que nuestros conciudadanos tienen en sus propias instituciones; pero si la peseta dejaba de existir ¿cómo "blanquearla"?: y ahí nace el "boom inmobiliario": todo el mundo quiso invertir en un piso, o comprar una casa en el mar, para alquilarla o venderla nada más entregadas las llaves, o simplemente para, en vez de tener el dinero en el banco o "debajo del colchón" invertirlo en "algo" para algún día venderlo y ganar "mucho dinero": se había impuesto definitivamente la moral del "pelotazo", y la presunta corrupción de los Ayuntamientos y parlamentos le daba carta de "legalidad institucional": si moralmente estaba "legitimado" dicho pelotazo, había que articularlo en las "instituciones", unas instituciones que no tenían ni criterios morales ni criterios económicos.

Más sobre

Ahora, ha estallado esta burbuja inmobiliaria, en la cual están inmersas desde Cajas de Ahorro, hasta Alcaldes, concejales, parlamentarios y los grandes partidos de la "alternancia", pues la "gestión" a la que ellos se comprometieron ha dado como consecuencia toda esta situación: esa identificación, esa identidad, entre "gestión" y "política" ha sido nefasta; y al igual que la primera identificación (alternancia con democracia) dio sus resultados inmediatos: enriquecimiento de unos pocos y empobrecimiento de los más; la identificación de la segunda (gestión con política) ha traído la consecuencia del mismo pasteleo y pelotazo, en el que se han enriquecido hasta la saciedad unos pocos.

Ahora ya no hay dinero, y tampoco estructuras; y no parece que vaya a venir dinero ni de Europa ni de la "construcción". Las estructuras que existen son propias del "Antiguo Régimen", es decir, estructuras sagradas que nadie se atreve a "tocarlas" precisamente porque se consideran sagradas. El parlamento queda en un segundo plano y se le exige una serie de condiciones, también precisamente, porque se considera que representa a ciudadanos de segunda, a siervos.

Las "burbujas" nacieron precisamente en torno a la "gestión" hecha por los grandes partidos políticos y los nacionalistas en torno al "Estado sacralizado": de ahí que nadie se atreva a criticarlo y todos se escuden en el Estado sagrado para justificar sus despilfarros diciéndonos que ha sido "por el bien del Estado".

Ahora el peso de sus despilfarros recae sobre los "siervos", los que están fuera del Estado y que están reflejados en esa "cámara de representación de gobernados"; de ahí que al parlamento se le haya ninguneado en todos los aspectos, la última de ellas exigirle una "situaciones excepcionales", lo contrario de lo que es la propia libertad. Estas son las consecuencias de que no existan "instituciones" que amortigüen esta situación.

La única solución para salir de esta situación es la creación de leyes, emanadas del parlamento y que a su vez dicho parlamento no esté sujeto a nada ni a nadie, y menos a un "ente" que se considera superior como es el Estado, para que los españoles, que nos damos las leyes a nosotros mismos, sepamos a qué atenernos; pues de la "especulación" no han salido normas sino diferenciación en clases sociales y empobrecimiento de las clases bajas.

Antonio Fidalgo

Secretario de Cultura del CDS

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1594 noticias)
Visitas:
322
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.