Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Castro escriba una noticia?

A Luis

26/11/2009 09:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A ti, Luis, hoy que te has ido, te escribo un pensamiento. Yo creo en ti, no te llamaré cobarde ni valiente. Sólo Dios sabe el qué y el porqué; el qué te ha pasado y el

A Luis

A ti, Luis, hoy que te has ido, te escribo un pensamiento. Yo creo en ti, no te llamaré cobarde ni valiente. Sólo Dios sabe el qué y el porqué; el qué te ha pasado y el porqué lo ha consentido. La vida es dura siempre, pero a veces es algo más que dura, machaca y machaca, y las fuerzas no siempre son en la medida de lo imprescindible, y fallan, y los años amenazan ruina y cuando la cabeza ordena el cuerpo no responde, y la mente desvaría, y el temor al mañana decrépito mata las pocas esperanzas con que amanece el día, y la noche, larga, oscura, insomne, solitaria y triste, ha traído a tu aborrascada mente cordilleras de problemas, tenebrosas realidades. El sostén al que te acogías se rompió en pedazos un día, un triste día, y se convirtió en espejo deformado que te devolvía la imagen distorsionada de tu vida. El mañana, ya no importa. El presente pesó demasiado sobre tus debilitados hombros, oscureció tus pensamientos, y como un toro salvaje buscaste la salida, envistiendo enloquecido, y ciego de desesperación te golpeaste mortalmente, antes de llegar a tu destino. A tu suicida destino.

El Padre, bondad infinita, te llevó a su lado. En su infinito amor permitió aliviar tus penas, quizá antes de lo esperado por nosotros que de eso nada sabemos, y ahora estarás caminado, ya vestido de luz, hacia otras sierras, estas llenas de esperanza. Que su amor infinito nos cobije y nos aliente en estos días en que tu ausencia se hace tan presente y pesa en nuestros corazones y una pena honda acompaña nuestros pasos y a ti, te permita reencontrarte con los tuyos y recepcionarnos cuando nos llegue la hora.

Campanas, enmudeced! La vida sigue

Campanas, enmudeced! La vida sigue. Que canten los pájaros y brillen las flores y como a él le gustaba hacer, que el luto sea alegre y la ayuda a los que quedan sea grande.

No critiquéis hermanos. Sólo Dios sabe. Pidámosle una ración extra de amor para el amigo que nos ha dejado al tiempo que Le damos las gracias por lo que nos está dando. Paz y amor de hermanos. Que el silencio cubra tus huesos y sea tu compañero y el Padre te sea generoso en amor y descanso.


Sobre esta noticia

Autor:
Rogelio Castro (10 noticias)
Visitas:
176
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.