Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

A vueltas con la libertad

09/08/2010 00:52 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

"la democracia del siglo XX no puede negar ese espíritu del liberalismo". Ortega y Gasset. Sencillas reflexiones.

"Hoy el problema es el mismo, y por lo tanto el dilema central de la República de Weimar -el equilibrio y la interacción de las instituciones liberales y el principio democrático- es también el nuestro" Ellen Kennedy. La crisis de la democracia parlamentaria.

Independientemente de cuándo nace la idea de "libertad individual" y de qué significa dicha libertad y sus interpretaciones, el hecho es que con ella viene, como incubada, la problemática. Sin duda, es la reactualización del mito bíblico de "comer del árbol del bien y del mal", pues con ella no han venido más que problemas, y sin embargo todos la deseamos.

Sin ahondar en el pasado y centrándonos en la llamada modernidad la cual, con los avances de la ciencia, nos ha traído la posibilidad de utilizar la ciencia contra los hombres, tanto los que "defienden" la libertad como los que la atacan; nos centramos, digo, en estos dos últimos siglos donde los debates han salido fuera del ámbito del pensamiento (y su libertad) y han recalado en el propio drama humano, sin que por ello muchos hombres dejen de desearla y aspirar a ella, como la razón última de su vida y la que, desde ahí, poder crear estructuras en torno a esa libertad.

El "optimismo" del siglo XVIII hace nacer una interpretación de la realidad según la cual los precedentes siglos habían sido algo negativo, olvidando que sus presupuestos derivaban de ellos. Pero lo importante es que hacían nacer todos sus presupuestos "desde la nada" ("ex nihilo") como su fuesen una "creación".

Se creyó que en ese mismo optimismo anidaba una idea de "libertad", y al criticar a los siglos anteriores se suponía que se desterraba, en dicha crítica, todo lo que encerraban dichos siglos. Como no había libertad, no se podía desterrar, y la libertad se la hacía nacer "de la nada".

La física de Newton lo inundaba todo (a nivel de pensamiento) y de dicha física nacía la interpretación no sólo del mundo físico sino del mundo metafísico: la libertad estaba acunada en la propia gravitación universal.

Si el mundo se movía en torno a unas leyes la realidad social debía tener también "otras" leyes: sólo había que buscar unos "científicos" que las descubriesen. La voluntad humana no contaba para nada, pues tenía que estar sometida a unas leyes no sólo físicas sino también metafísicas. Paradójicamente, y aunque la voluntad humana no contase, se le llamó a este pensamiento: liberalismo.

De ahí nacieron dos tendencias: una el "parlamentarismo", el cual se creía el genuino defensor del liberalismo y de la libertad; y el otro la "democracia", el cual basaba su apuesta en la igualdad, la cual era previa al parlamentarismo y por lo tanto a la libertad.

El campo de batalla de estas dos tendencias han sido los siglos XIX y XX, donde prácticamente ha salido "ganador" (por el tiempo que ha imperado) la "democracia", entendida como igualdad: ahí están los totalitarismos que en el tiempo han perdurado más que los regímenes llamados "liberales"; a finales del siglo XX se han vuelto las tornas y parece que son los liberales los que triunfan, menos en España donde los pretendidos "igualitarios" siguen dominando, máxime cuando se han apropiado de la idea de "justicia", de la cual hablaremos en otro momento.

Pero la Europa democrática de nuestro entorno ya ha superado estos presupuestos, en primer lugar aceptando las crítica que una perspectiva hacía de la otra y viceversa, y en segundo lugar volviendo a presupuestos "distintos" de los ilustrados.

El "liberalismo ilustrado" decía que sólo una libertad entendida como "opinión pública" podía "regenerar" el oscurantismo que la otra perspectiva proponía: así, la opinión pública sacaría a la luz los trapos sucios que no se lavaban nunca en las comisiones y en los trasteros de los partidos políticos, y con dicha publicidad se acabaría toda corrupción. Aún hoy lo sostienen muchas personas de esta tendencia.

Por el contrario, "el igualitarismo ilustrado" decía que el parlamentarismo sólo quería "hablar y hablar" sin solucionar ningún problema; por supuesto, este hablar era propio de una clase pudiente que no conocía ningún problema humano en profundidad, y por último, acabaría en lo mismo que criticaba: por mucha publicidad que se le diese, al final habría un político que asumiese todo el mando y que encarnaría el igualitarismo; por supuesto, no acabaría con la corrupción por mucha publicidad que se diese. En ello estamos todavía, a decir de los hechos.

La ilustración nos ha dado estas dos perspectivas y, después de dos siglos, podemos recordar el cuadro de Goya según el cual "el sueño de la razón produce monstruos", es decir, que quizás el problema es que hemos hecho de la ilustración un mundo y le hemos dado más importancia de la que tenía.

En la Europa democrática se piensan los presupuestos tanto de la libertad como de la igualdad desde ópticas distintas a las de la ilustración que engendró esos presupuestos: es decir, se parte de que ha habido varias ilustraciones, y la menos válida es de la que han derivado los presupuestos que han servido para el enfrentamiento y para las grandes tragedias humanas, tanto europeas como mundiales.

La libertad no es contradictoria con la igualdad ni con la democracia, como se ha planteado, y sus presupuestos están en quien se ha olvidado durante estos dos siglos: la persona concreta, que es quien decide una cosa u otra, dependiendo de las circunstancias, los gustos, las querencias, etc... La libertad no es algo unívoco pues las personas somos diferentes, y podemos decidir lo que queramos y eso hacerlo ley, pero no ley eterna "gravitatoria-progresista" sino circunstancial y que redunde en el bien de las personas.

Pero para eso hay que cambiar la idea de justicia, la cual no está en contradicción con la libertad, como piensan los "igualistaristas"; es decir, que la justicia no "emana" de ningún lugar ajeno al corazón humano, es decir, que también es circunstancial: y eso es algo que no entienden ni los derechas ni los de izquierdas.

Antonio Fidalgo

Secretario de Cultura del CDS

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
231
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Citizen (11/08/2010)

"No alimenten a los trolls" es la formula que el forero ERNESTO CONTRERAS CAZAÑA utiliza en este foro para justificar sus injustificables actos de censura, borrando todos los mensajes que, según su particular y subjetiva visión, no le gustan. Podrá llamarlo como le de la gana, pero eso se ha llamado siempre FASCISMO. Dime de lo que presumes y te diré lo que te falta.