Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Aborto: ¿derecho de la gestante o agresión?

9
- +
09/09/2021 09:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimage

imageCuando tenía dieciocho años, decidí abortar. En consecuencia, la pregunta que estoy abordando aquí es nada menos que si he cometido un asesinato. Si el feto es un ser humano con derechos individuales, entonces yo soy una de las millones de mujeres que han cometido un asesinato premeditado en primer grado, y debería estar sujeta a las penas que se impongan a ese crimen. El hecho de que yo no supiera que estaba matando a un ser humano es irrelevante, así como el estado de conocimiento de un racista que mata a negros creyendo que son animales es irrelevante para el hecho de que ha cometido un asesinato. Si huyes de ese enjuiciamiento, estás huyendo de la posición antiabortista.

Antes de avanzar en la posición proelección, a la que me suscribo, es necesario distinguir entre moral y derechos, entre lo moral y lo legal.

Las actividades pacíficas pueden ser morales o inmorales, pero nunca violan derechos. Tomar drogas, apostar o mentirle a un amigo puede ser o no inmoral, pero no es una violación de los derechos. En el libertarismo, el propósito de la ley es proteger los derechos, no imponer la virtud; como tal, la ley no se preocupa por la moralidad de una acción, sino que sólo pregunta si es invasiva.

Muchas personas se oponen al aborto por motivos morales sin considerarlo una violación de derechos que deberían ser abordados por la ley. No tengo ningún argumento con esta posición particular contra el aborto. Mi argumento es con los antiabortistas que intentan traducir sus convicciones morales personales en leyes que restringen lo que puedo hacer con mi cuerpo... aquellos que abogan por la maternidad obligatoria.

Aunque el libertarismo a menudo se expresa como «la no iniciación de la fuerza» o «cualquier cosa que sea pacífica», hay un tema más fundamental que atraviesa el pensamiento libertario. Los Niveladores en Gran Bretaña del siglo XVII lo llamaron 'autopropiedad'; Josiah Warren, el primer anarquista americano, se refirió a 'la soberanía del individuo'; los abolicionistas al oponerse a la esclavitud utilizaron el concepto de 'autoposesión', es decir, todo ser humano por el simple hecho de ser un ser humano tiene jurisdicción moral sobre su propio cuerpo. El principio que subyace al libertarismo ?la razón por la que está mal iniciar la fuerza contra alguien? es que viola la autoposesión de esa persona. Esta jurisdicción moral es lo que quiero decir con el término derechos individuales.

El concepto de derechos es clave en el tema del aborto. Los antiabortistas afirman que el aborto viola los derechos del feto. Sostengo que la legislación contra el aborto viola los derechos de la mujer embarazada. También sostengo que el feto no es un ser humano [n. del t.: ser humano en su significado de filosofía moral como persona o agente moral, no como taxonomía de especie]. No posee derechos. Hasta el momento de su nacimiento, no es dueño de sí mismo.

Decir esto no es negar que el feto está vivo en algún sentido, o que el cigoto es un ser humano potencial. Sin embargo, un potencial no es un real; es una posibilidad hipotética. Hay que reconocer que Libertarians for Life (la organización libertaria antiabortista) no atribuye derechos individuales al feto sobre la base de su potencial, sino sobre el supuesto de que en el momento de la concepción ?en el momento en que hay un óvulo fertilizado? hay un ser humano con derechos individuales.

La pregunta esencial es: ¿Qué significa ser un individuo? Porque solo siendo un individuo puede el feto poseer derechos individuales. Al definir una cosa, es necesario descubrir las características centrales, las características sin las cuales sería algo más. Con los seres humanos, resta características accidentales como la raza, el sexo y el color del cabello hasta que se quedan con las cosas que no se pueden sustraer sin destruir la humanidad misma. Una de esas características es una facultad racional.

Una característica esencial ?de hecho, un prerrequisito? de considerar algo como individuo es que sea una entidad discreta, una cosa en sí misma. Sin embargo, hasta el momento del nacimiento, el feto no es una entidad separada; es un aspecto biológico de la gestante que posee la capacidad de volverse discreto [n. del t.: discreto en lenguaje científico es lo contrario de continuo, es decir, separado, individual]. Al nacer, el feto es biológicamente autónomo y es un autoposeedor con plenos derechos individuales. Aunque no puede sobrevivir sin ayuda, esto no afecta su independencia biológica; es simplemente la dependencia que experimenta cualquier individuo indefenso.

Reformulemos este argumento: tener una codificación de ADN, que es todo lo que probablemente está presente en el momento de la concepción cuando se asignan los derechos, no es base suficiente para reclamar derechos individuales.

¿Lo que falta? La pieza que falta es la individualidad, la autonomía... una persona biológicamente discreta. Mientras el feto esté físicamente dentro del cuerpo de la mujer, alimentado por los alimentos que ingiera, sostenido por el aire que respira, dependiendo de su sistema circulatorio y respiratorio, no puede reclamar derechos individuales porque no es un individuo. Es parte del cuerpo de la mujer y está sujeto a su discreción.

El nacimiento es el punto en el que el feto se convierte en un ser humano real en el sentido legal de ese término. No hay otro punto, aparte de la concepción, en el que se produzca un cambio tan claro y objetivo en el estado del feto. Todos los demás cambios son una cuestión de grado más que de tipo y, por lo tanto, son inadecuados para la teoría legal que exige un punto definible de ejecución.

Los antiabortistas a menudo detallan el desarrollo físico del feto, el desarrollo de los dedos de los pies y las ondas cerebrales, para dar peso a la afirmación de que es humano. Pero este desarrollo, según sus propios estándares, es irrelevante, ya que ya han asignado derechos individuales al cigoto, que no tiene características discernibles.

Por lo tanto, estas características no vienen al caso. Además, este desarrollo en realidad apoya la posición proelección; decir, que el feto es un ser humano potencial más que real.

Un medio por el cual los antiabortistas intentan cargar el tema del aborto en contra de la mujer y en favor del feto es atribuir la responsabilidad a la mujer. Pero hay dos sentidos en los que puede utilizar la palabra responsabilidad. El primero es como reconocimiento de una obligación hacia otra persona. Este es el sentido en el que los antiabortistas usan la palabra, y surge la pregunta. Asume como dado el punto en disputa; es decir, ¿es el feto un individuo con el que se pueden contraer obligaciones?

En contraste, el otro sentido de la palabra responsabilidad no involucra a otra persona. Se refiere al reconocimiento de que una determinada situación resulta de sus acciones y a la aceptación en términos de dinero, tiempo y responsabilidad moral de manejar la situación. Cuando una mujer usa su propio dinero para pagar un aborto, asume toda la responsabilidad del embarazo.

Hay algo extraño e inconsistente en la forma en que los antiabortistas usan la responsabilidad. Se dice que la mujer embarazada es responsable del feto porque fue el resultado de su decisión de tener relaciones sexuales. Entonces, ¿cómo maneja el antiabortista el embarazo por violación?

Un individuo no es moralmente responsable de una situación en la que no tuvo elección. La posición consistente es que el feto sigue siendo un ser humano y el aborto sigue siendo un asesinato, en cuyo caso uno se pregunta por qué el tema de la responsabilidad tiene alguna relevancia. Sea la mujer responsable o no, tiene prohibido abortar. Por otro lado, si se hace una excepción en los casos de embarazos por violación, los antiabortistas deben explicar cómo su teoría libertaria puede aprobar el asesinato intencional y premeditado.

Existen problemas similares en el modelo de embarazo por contrato mediante el cual se supone que la mujer tiene obligaciones contractuales con el feto. Esto supone que el feto no es solo un individuo que puede contratar, sino que estuvo presente en el punto del sexo del que se dice que surgió la obligación.

Sin embargo, en un sentido más fundamental, la cuestión del contrato es irrelevante. Derechos individuales son atribuidos al feto y la protección de los derechos es independiente del contrato. No tengo que contratar a vecinos para que no me maten ni me roben; mi cuerpo y mi propiedad son míos por derecho. El contrato entra en escena solo cuando deseo algo a lo que no tengo derecho, como el trabajo de otro. Mediante contrato, adquiero una solicitud negociada sobre esa persona. Si se otorgan derechos individuales al feto, entonces un contrato es superfluo para la protección de esos derechos. Si no se reclaman derechos individuales, entonces no es posible ningún contrato, ya que un contrato es un intercambio voluntario entre dos seres humanos.

Pero, ¿y si, por el bien de la discusión, se reconociera que el feto posee derechos individuales? ¿Qué consecuencias tendría esto para la posición proelección?

El principio de autoposesión establece que todo ser humano, simplemente por ser un ser humano, tiene jurisdicción moral sobre su propio cuerpo. Por lo tanto, incluso si el feto posee derechos, esos derechos nunca podrían incluir vivir dentro y del cuerpo de la mujer, ya que esto equivaldría a afirmar que un ser humano podría poseer las funciones corporales de otro ... que dos personas pueden tener derechos en un cuerpo. La palabra que se usa para describir un sistema en el que un hombre tiene derechos de propiedad sobre otro es esclavitud.

Uno de los conceptos sobre los que descansan los 'derechos', del que deriva el significado de la palabra, es el concepto de 'una armonía natural de intereses'. Esto no significa que todos los hombres sientan benevolencia entre ellos y que sus deseos nunca entren en conflicto. Significa que el ejercicio de mi autoposesión, mis derechos, de ninguna manera viola el ejercicio similar de tus derechos. Mi derecho a creer en Dios no entra en conflicto con tu derecho a ser ateo. Si entrara en conflicto, no podría ser un derecho inalienable que posean todos los hombres; más bien sería un privilegio que poseo a tus expensas. Dos características fundamentales de los derechos individuales son que todos los seres humanos los tienen y que no entran en conflicto.

Imagínese un mundo en el que el acto de tragar una pastilla mata a otro ser humano. ¿En qué sentido podría reclamar el derecho a tragar? Por un lado, ¿en qué sentido podría reclamar el derecho a mi propio cuerpo cuando no puedo controlar adecuadamente lo que se pone en él?

Este es el dilema que plantean los antiabortistas que otorgan al feto el derecho a controlar el cuerpo de la mujer que compite y entra en conflicto con su propio derecho. El resultado no son derechos en conflicto, sino la destrucción del marco del que los derechos derivan su significado. A diferencia de las áreas grises de la teoría libertaria en las que surgen disputas porque los derechos no están bien definidos, los supuestos derechos son claros y están en contradicción directa. La vida del feto requiere un reclamo sobre las funciones corporales de la mujer; el derecho de la mujer a su cuerpo requiere la muerte del feto.

En términos randianos, esto es 'la falacia del concepto robado'. En esta falacia, se usa una palabra mientras se niegan los fundamentos conceptuales que son necesarios para la definición de la palabra. Por lo tanto, los antiabortistas usan el concepto de 'derechos' sin tener en cuenta el hecho de que el feto no es un individuo discreto, el supuesto conflicto de derechos, y los derechos involucran a dos personas que reclaman el control de un cuerpo. Cualquiera que sea la versión de los derechos que se le atribuyen al feto, no son los derechos naturales defendidos por libertarismo.

Los antiabortistas a menudo replican que el feto debería tener derecho al cuerpo de la mujer porque es una cuestión de vida o muerte. Pero los derechos no se basan en la importancia de tenerlos. Tampoco hay una tabla de costo-beneficio que nos indique cuánto dolor equilibra cuánto uso de la fuerza. Los derechos no se otorgan ni se pueden ajustar; son inalienables. Y se derivan de una sola fuente: el derecho a controlar su propio cuerpo. Los antiabortistas no están privando a la embarazada de un porcentaje de sus derechos; están negando por completo el derecho a la autoposesión.

Lo importante de la posición antiabortista no es que esté equivocada, sino que tiene consecuencias desastrosas. A los antiabortistas no les gusta lidiar con estas consecuencias y consideran que tal discusión son 'tácticas de miedo'. Sin embargo, siempre que el impulso básico de su posición sea "debería haber una ley", es razonable preguntarse cómo sería esta ley.

Si el feto es un ser humano, entonces el aborto es claramente un asesinato premeditado en primer grado y debería estar sujeto a las penas que merezca esa categoría de delito. Las mujeres que abortan y los médicos se expondrían a un castigo que podría incluir la pena de muerte. Si esto 'da miedo', la culpa no es de la persona que lo señala, sino de quien lo defiende. Los antiabortistas a veces dan marcha atrás en este tema al afirmar que, dado que históricamente el aborto no ha estado sujeto a tales sanciones, no hay razón para suponer que ocurrirían en el futuro. Pero esto es una evasión. El debate no se refiere a la historia, sino a la teoría moral. Según los estándares antiabortistas, el aborto es un asesinato premeditado y deberían estar denunciando la tradición de las penalidades con palmetazos en las manos en lugar de utilizarlas para tranquilizarnos.

Además, si admite la idea de que el feto es un ser humano del que la mujer es legalmente responsable, entonces la mujer no puede tomar ninguna medida que ponga en peligro la vida y el bienestar del feto. Casi todo lo que ella pone en su sistema se introduce automáticamente en el sistema del feto y, si la sustancia es dañina, constituye un asalto al feto al mismo nivel que sujetarme y forzar la entrada de drogas en mi cuerpo. Además, los actos que pongan en peligro la vida, como el salto en paracaídas, pondrían al feto no consentido en un peligro irrazonable. Si la mujer no tiene derecho a matar al feto, no puede tener derecho a poner en peligro su vida y bienestar. Así, si el feto tiene derechos, no se trata simplemente de prohibir el aborto; significa que la mujer es responsable penalmente por los daños causados al feto al mismo nivel que lo sería por dañar a un bebé.

La pregunta importante sobre la protección del feto es, por supuesto, ¿cómo se logrará esto? No hay forma de que esto se pueda hacer sin una interferencia masiva de las libertades civiles de la mujer embarazada. Una vez más, los antiabortistas protestan porque los problemas de aplicación de la ley no son parte propiamente del tema del aborto, dicen que simplemente están investigando lo correcto y lo equivocado del asunto. Pero los mismos antiabortistas van más allá de esta línea al defender leyes para remediar la situación. Los defensores de la elección simplemente insisten en que esta solución se defina claramente, especialmente en lo que respecta a si la legislación contra el aborto se puede hacer cumplir sin violar los derechos. Porque incluso si el feto ameritara protección, dicha protección no se podría brindar a expensas de terceros inocentes. El impacto de la posición antiabortista sobre el control de la natalidad es otra implicación inexplorada de ese argumento. Dado que se dice que existe un individuo con plenos derechos humanos en el momento de la fertilización y dado que los DIU funcionan interrumpiendo los óvulos fertilizados, las mujeres que usan estos dispositivos deben ser culpables de intento de asesinato, si no del asesinato en sí. Otras formas de control de la natalidad que funcionan no previniendo la fertilización sino destruyendo el cigoto serían armas homicidas y los médicos que las suministran serían cómplices. Por absurdo que parezca, es la implicación lógica de considerar a un cigoto como un ser humano.

La posición antiabortista es débil, plagada de contradicciones internas y peligrosamente equivocada. Es un argumento incompleto que no aborda cuestiones clave. Utiliza la palabra 'derechos' de una manera contradictoria que niega el marco del que deriva el significado del concepto. Aunque el mensaje es "debería haber una ley", los antiabortistas se niegan a abordar la cuestión de qué implicaría o cómo se haría cumplir. Creo que esta negativa tiene un propósito. Permite a los antiabortistas argumentar del lado de la compasión y los niños sin tener que enfrentar las consecuencias verdaderamente inhumanas y brutales de su teoría. La autoposesión comienza con tu piel. Si no puedes decir claramente, "Todo lo que hay debajo de la piel soy yo; esta es la línea que nadie tiene derecho a cruzar sin permiso", entonces no hay fundamentos para los derechos individuales o el libertarismo.

Fuente


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2333 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
128
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.