Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Garavitotfe escriba una noticia?

Se les acaba el ocio y el negocio

25/10/2010 01:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy me he tropezado con un artículo editorial, publicado en un rotativo mensual de carácter local llamado Ocio & Negocio, cuyo título reza: No todo es Jaime González Cejas, hay que currar más la comunicación

Para empezar, a cualquiera se le hace difícil comprender por qué se encabeza el artículo del editor con este imperativo, cuando la propia publicación dedica la portada y cuatro páginas completas a hablar de quien dicen que no lo es todo, Don Francisco Jaime González Cejas. Es lógico, el compañero Jaime es mucho Jaime y lo ven en todas partes, lo ven hasta en sueños, y esta es la causa de que el subconsciente del escribidor de editoriales se manifieste libremente en el teclado de su ordenador.

Pero lo bueno viene ahora; en un tono pesimista, advierte que el tripartito no ha sabido vender mediáticamente su gestión y “no están al loro de lo que pasa en la calle, (…) lo que es decisivo el día del juicio, del Apocalipsis”, anticipando lo que en su opinión supondrán las elecciones tanto para el tripartito granadillero como para el escribidor de O& N.

En un interminable párrafo lleno de parrafadas, remata con lo siguiente: “Y sería terrible que otra vez los socialistas se hicieran con el poder, que volvieran a gobernar, sería un duro golpe y no se puede permitir tal proeza, porque es muy raro que el descabalgado vuelva a cabalgar y aunque puede ser una norma, uno no se puede confiar, ni siquiera en este implacable axioma.” ¡Casi nada! Y se queda tan pancho… Como esto merece análisis aparte, procedamos.

Primero: ¿A quién le resultaría raro que un jinete que se apea o lo hacen bajar de su montura, retome su cabalgadura después de haber descansado un poco? Otra cosa es que el hombre se haya caído y se haya roto el lomo; en ese caso, aparte de raro sería sumamente peligroso para la salud del jinete, que volviera a subirse al caballo. También cabe la posibilidad de que alguien haya robado el rocín y hasta la silla, con muy malas artes. Todo es posible en la hípica, como en la política.

"porque es muy raro que el descabalgado vuelva a cabalgar y aunque puede ser una norma, uno no se puede confiar, ni siquiera en este implacable axioma"

Segundo: dice que “puede ser una norma”, no se sabe muy bien qué, ¿el descabalgar y cabalgar? ¿Permitir tal proeza? Por ejemplo, la norma es: todo el que descabalgue puede volver a cabalgar y viceversa.

Tercero: que no se pueda confiar en un axioma es rematadamente complicado, pues al tratarse de una proposición clara y evidente que no necesita demostración, caeríamos en una contradicción propia de un orate. Si para colmo lo adjetivamos con un “implacable”, es como para pegarse un tiro en la cabeza y dejar este mundo cruel definitivamente.

Todo este complicado razonamiento en un solo párrafo, algo extremadamente difícil de compensar por más toneladas de ignorancia que queramos añadir al otro platillo de la balanza. Y para concluir, después de toda una sarta de incorrecciones gramaticales y muchas frases sin sentido; el sesudo escribidor vuelve a mostrar su evidente canguelo al final del artículo, cuando escribe: “Sino lo hacen, Jaime, con sus abrazos y sus paliques falsos les comerá las piernas y los mandará a la oposición, donde siempre se pasa frío. Y a todos nos gusta estar calentitos y bien comiditos y no es cuestión. ¿No les parece?”

Como decía al principio de este largo escrito, el acojone del escribidor es tanto, que en sus oníricas vivencias siempre aparece la figura imponente del compañero Jaime, con su constante presencia, con su fluido verbo; echándole a perder el placentero sueño que estaba teniendo mientras dormía acunado en el regazo de su amada alcaldesa. Un desasosiego que, reitero, se manifiesta en la compulsiva tendencia a hablar de quien no desea hacerlo. Una obsesión que invade su subconsciente y que no lo deja descansar, motivo por el que cuando consigue cerrar los ojos y dormir, va y se pone a escribir.

Nota: Los entrecomillados son fieles transcripciones del original, nada ha sido suprimido ni añadido, ni una coma, ni un espacio, solamente he destacado con negrita lo que me parece relevante.


Sobre esta noticia

Autor:
Garavitotfe (19 noticias)
Visitas:
289
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.