Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Se acercan a su fin 150 años de expansión del crédito bancario?

27/12/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDesde el cambio de milenio ha habido dos crisis crediticias bancarias globales: la primera fue la deflación de la burbuja de las punto com en 2001-2, y la segunda la crisis financiera de 2008-9 que aniquiló a Lehman Brothers. De estos hechos se desprende claramente que el debate sobre el riesgo moral se resolvió a favor de apoyar no sólo a los bancos, sino también a las grandes empresas y a las valoraciones bursátiles. Además, los déficits presupuestarios de Estados Unidos se estaban convirtiendo en un elemento permanente.

Esto nos lleva a la situación actual, que parece estar cada vez más al borde de otra crisis cíclica. De ser así, marca el final de un período de expansión monetaria y crediticia mucho mayor que el observado en ciclos anteriores, coincidiendo con un parecido a Smoot-Hawley en la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Los siguientes factores a gran escala son relevantes para el momento probable de una crisis crediticia:

  • La deuda mundial se ha acumulado hasta un estimado de 255 billones de dólares, frente a los 173 billones de dólares en el momento de la crisis de Lehman Brothers. Una proporción alarmante de la misma es improductiva, ya que se trata de deuda pública, préstamos al consumo y financiación para la especulación financiera, así como deudas de empresas inviables.
  • Con los pagos anuales de la deuda que ya representan la mayor parte del déficit presupuestario de los EE.UU. y ese déficit cada vez mayor, cualquier aumento en las tasas de interés del dólar sería ruinoso para las finanzas del gobierno federal. Los gobiernos de la eurozona se encuentran en una situación financiera igualmente precaria. Los gobiernos están atrapados en la clásica trampa de la deuda.
  • Se estima que unos 17 billones de dólares de bonos globales están dando resultados negativos, lo que no tiene precedentes. Se trata de una distorsión del mercado tan extrema que no puede normalizarse sin una perturbación financiera generalizada y la destrucción de los deudores. No hay salida de esta condición.
  • La crisis del mercado de repos en Nueva York indica que el sistema bancario está en cuidados intensivos. El inicio del mismo coincidió con la finalización de la venta del principal concesionario del Deutsche Bank al BNP. Sería comprensible que los grandes depósitos no se hubieran transferido con el negocio y hubieran ido a parar a los rivales. El problema ha continuado, lo que indica que el pensamiento de los banqueros de alto rango ya está pasando de la codicia al miedo.
  • La exposición de los bancos estadounidenses a las obligaciones de préstamos garantizados y al mercado de préstamos apalancados, compuesto principalmente de préstamos y bonos basura, es el equivalente de la mayor parte de la suma estimada de 1, 9 billones de dólares de capital bancario. Confirma la tesis de este artículo de que el nivel de ignorancia sobre el riesgo bancario es la última etapa del ciclo de crédito bancario y es probable que sea catastrófico.
  • Los precios de las acciones de Deutsche Bank y Commerzbank indican que no sólo son insolventes, sino que tendrán que ser rescatados, y pronto. Los bancos de otras jurisdicciones de la zona euro se encuentran en una situación similar. Sin embargo, todos los países de la eurozona han aprobado leyes de rescate y no esperan rescatar a bancos individuales. El resultado es que a la primera señal de que se está considerando un rescate, es muy probable que se produzca una fuga de grandes depósitos y que los precios de los bonos bancarios de todos los emisores de la eurozona se desplomen. El margen de error en la gestión de crisis por parte de los bancos centrales es considerablemente mayor que en la época de la crisis de Lehman de hace once años.

Una cantidad extrema de creación monetaria en los últimos diez años y la guerra comercial entre Estados Unidos y China en los dos últimos años nos recuerda horriblemente a finales de 1929, cuando la combinación del final del ciclo crediticio y el creciente proteccionismo comercial se combinaron para provocar la destrucción financiera a escala mundial.

Incluso si se acuerda el cese de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en las próximas semanas, la crisis se ha desencadenado y nuestra evidencia empírica sugiere que empeorará. Parece que es poco probable que prevalezca el sentido común en las políticas comerciales, porque el conflicto es mucho más profundo que el mero comercio, con los disturbios de Hong Kong como parte del panorama general.

Los chinos creen que Estados Unidos ha desestabilizado Hong Kong, y con razón: el Tesoro estadounidense ha pasado a depender de la recepción de la mayor parte de los flujos de cartera internacionales para apoyar al dólar y financiar el déficit presupuestario de Estados Unidos, y las propias demandas de inversión de China son una amenaza. Con la hegemonía del dólar bajo ataque y China buscando esos mismos flujos de cartera para invertir en sus propios proyectos de infraestructura a través del enlace Hong Kong Shanghai Connect, Hong Kong tuvo que ser desestabilizada.

Por esta y otras razones, los aranceles comerciales son sólo una parte de una guerra financiera más amplia, que es cada vez más probable que se intensifique en lugar de disminuir. Con sus políticas comerciales que han salido mal paradas, el presidente Trump se encuentra ahora bajo presión y el tiempo se acaba antes de las elecciones dentro de un año. Se le amenaza con un juicio político por parte del Congreso sobre el caso de Ucrania, y su popularidad antes de un año de elecciones sigue siendo moderada. Incluso ha apelado a Jay Powell, presidente de la Reserva Federal, para que introduzca tasas de interés negativas que impulsen la economía. Retroceder sobre China es poco probable, porque sería un fracaso de la política presidencial.

¿Cómo será la crisis en desarrollo?

Es evidente que los bancos centrales responderán a la próxima crisis crediticia con una expansión aún mayor de la cantidad de dinero que en el momento de la crisis de Lehman de hace once años. La consecuencia de esta inflación monetaria parece segura de que conducirá a una tasa de pérdida de poder adquisitivo de las monedas fiduciarias aún mayor que la que indican actualmente las evaluaciones independientes de la inflación de precios.

Es probable que la inflación monetaria se dirija a resolver dos problemas generales: proporcionar una red de seguridad para los bancos y las grandes empresas, así como financiar el aumento de los déficit públicos. Por lo tanto, la cantidad de expansión cuantitativa, que será fundamental para satisfacer estos objetivos, se disparará.

El efecto en los mercados diferirá de ser una repetición del ejemplo de 1929-32 en un aspecto clave. Hace noventa años, las dos principales monedas, el dólar y la libra esterlina, estaban en un patrón cambiario de oro, lo que significó que durante la crisis los precios de los activos y de los productos básicos se medían efectivamente en oro. Hoy en día, no hay respaldo de oro y los precios se medirán en cantidades cada vez mayores de moneda fiduciaria.

Los precios medidos en monedas fiduciarias serán determinados en última instancia por el curso de la política monetaria. Pero en términos reales, las perspectivas son de que se repitan las condiciones que afectaron a los mercados y las economías durante y después de la crisis de Wall Street de 1929. Otra diferencia con respecto a los años de la Depresión es que hoy en día los gobiernos occidentales tienen amplias obligaciones legales para proporcionar bienestar a sus ciudadanos, cuyo costo está aumentando en términos reales. Si a esto se añade el coste del aumento del desempleo y la disminución de los ingresos fiscales, podemos ver que los déficits y las deudas públicas aumentarán rápidamente incluso en una recesión moderada.

Esto nos lleva a un problema adicional, que probablemente será evidente en una fase secundaria de la crisis crediticia. Como es evidente que el poder adquisitivo de las monedas fiduciarias está siendo socavado a un tipo de interés imposible de ocultar mediante métodos estadísticos, el valor descontado del dinero futuro reflejado en su preferencia temporal aumentará con independencia de la política de tipos de interés. En consecuencia, los prestatarios tendrán que hacer frente a un aumento de los tipos de interés para compensar tanto la creciente preferencia temporal como el riesgo adicional de préstamo al que se enfrentan al conceder préstamos a diferentes clases de prestatarios.

Además de cerrar prácticamente toda la financiación de la deuda de las empresas y de los consumidores cada vez más endeudados, esto causará estragos en los gobiernos acostumbrados a pedir préstamos a tipos de interés suprimidos o incluso negativos. Los precios de los bonos existentes se desplomarán, y los bancos cargados con deuda pública para beneficiarse de las regulaciones del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea encontrarán que su escaso capital, si es que les queda alguno, se erosionará rápidamente.

El mundo de las monedas fiat se enfrenta nada menos que a su último hurra. De hecho, algunos de los banqueros centrales más previsores parecen preocupados de que el sistema actual se esté quedando sin camino, ya que el dólar como moneda de reserva del mundo ya no es apta para este propósito. Quieren encontrar una forma de reiniciarlo todo, explorar soluciones como la digitalización de la moneda a través de cadenas de bloques, eliminar el dinero en efectivo y encontrar otras vías para intentar controlar los llamados caprichos del libre mercado.

Ninguno de ellos funcionará, porque incluso una nueva forma de dinero requerirá inflación para rescatar las finanzas del Estado y evitar el fracaso financiero y económico. El ritmo acelerado de la creación monetaria para abordar estos problemas seguirá siendo el único problema central del fracaso de un sistema de crédito y creación monetaria: la imposibilidad de resolver la trampa de la deuda que nos ha atrapado a todos.

Al igual que Alemania encontró en 1923, la inflación monetaria como medio para financiar el gobierno y otros pasivos económicos es un proceso que rápidamente se sale de su control. Eventualmente, la gente entiende el fraude de degradación y comienza a deshacerse de la moneda fiduciaria lo más rápido posible. Entonces no tiene ningún valor.

El final del régimen monetario fiduciario está obligado a poner fin a los ciclos de repetición del crédito bancario legitimado desde 1844 . El socialismo del dinero a través de la degradación inflacionaria será expuesto como un fraude masivo perpetrado contra la gente común.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1141
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.