Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sarenza.es escriba una noticia?

Un adecuado calzado de niño permitirá evitar futuros problemas articulares y de espalda

19/09/2011 21:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El tipo de calzado, el material y el número correcto, son factores que se deben tomar en cuenta a la hora de comprar un buen calzado a nuestros hijos. En esta vuelta al cole, Sarenza.es propone algunos consejos para hacer una buena elección

Como cada año por estas fechas, tanto los padres como los hijos aprovechan los últimos días del verano para disfrutar y descansar, pero no es fácil teniendo ya en mente la vuelta al cole. Libros, material escolar, uniformes…todo debe estar a punto para que el comienzo sea bueno, y mentalmente ¡prepararse para despedir las vacaciones!

Las facturas se disparan con tanto preparativo, pero si hay algo en lo que no se debe ahorrar es en el calzado de los más pequeños. Un calzado adecuado permitirá que el niño realice adecuadamente sus actividades, sin estar al mismo tiempo dañando su espalda o sus pies, que soportan todo el peso del cuerpo. Los problemas articulares en un futuro pueden tener inicio en estas edades si no se cuidan estos aspectos, algo de lo que muchas veces no nos damos cuenta.

A continuación te presentamos los tres factores relevantes a tener en cuenta para elegir un zapato de niño saludable y adecuado.

TIPO DE CALZADO

Los niños suelen moverse ininterrumpidamente. En el colegio juegan con sus compañeros, saltan y corren cuando van a cualquier sitio, hacen deportes y actividades…Por eso, el calzado que lleven al colegio debe permitirles tal movilidad, sin oprimir el pie y dejando libre la articulación del tobillo. El hecho de llevar botas es perjudicial, siendo preferible el zapato bajo con el que pueda mover la parte delantera del pie. Además, la suela no debe de ser rígida, pues esto dificulta el movimiento de la parte anterior del pie y de los dedos, y también evita que el niño perciba los estímulos del suelo que le ayudan en su desarrollo (irregularidades, etc). Una suela flexible es la mejor opción, y si fuera necesario colocar plantillas (lo cual determinará un médico si el niño tiene algún tipo de problema) también deben ser planas y flexibles.

Los tacones son otro tema de discusión. Cada vez más se está intentando potenciar la madurez de las niñas en cuanto a su imagen, a veces reflejo de los deseos de los padres más que del propio gusto de los hijos, siendo una práctica poco saludable, pues el tacón a edades tempranas aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades articulares en el futuro. El tacón supone andar en posición de puntillas, lo cual genera daño en los dedos. Pasa lo mismo con las punteras estrechas, con las que podemos crear deformidades al no permitir el correcto desarrollo del pie.

El modelo más adecuado es un zapato que agarre bien el pie, con cordones o velcro en el empeine. Las chanclas, zuecos o marquesitas no son recomendables, porque obligan a que el pie haga un movimiento de agarre que supone un trabajo extra, ya que con este calzado la sensación de que “se sale” es mayor, y se tiende a hacer ese movimiento.

Sarenza.es propone algunos consejos para comprar zapatos para niños en esta vuelta al cole

MATERIAL

Si podemos elegir materiales naturales en lugar de sintéticos, mucho mejor. La transpiración del pie será mayor, y evitamos problemas que acompañan a la sudoración (hongos, mal olor, etc). Piel, cuero, corcho, algodón…son algunos ejemplos de materiales saludables. Algunas marcas de calzado bio nos ofrecen los mejores materiales al mejor precio: Polliwalks , El naturalista , Western Chief

Para amortiguar los movimientos y evitar heridas, es mejor si el zapato está forrado o acolchado por dentro, tratando de evitar costuras o salientes que hagan daño.

DIMENSIONES

El calzado debe ser suficientemente ancho y largo para que permita el movimiento de los dedos. Éstos no deben tocar nunca la parte delantera final del zapato. Una talla pequeña puede crear juanetes, callos y deformidades; pero una talla grande también genera problemas como ampollas y rozaduras. Por eso es importante seguir siempre una guía de números de zapatos para orientarnos.

Para estar más seguros de que se toma la decisión correcta, una buena opción es dibujar el contorno o silueta del pie del niño en un cartón, y usarlo como guía para ver si se adapta bien al zapato que se quiere comprar. Es bastante normal que un pie sea más grande que otro, por lo que se debe usar el más grande como referencia para buscar la talla.

Y recuerda que los zapatos son solo para la calle. En casa, el niño debe estar descalzo con patucos o solo con calcetines para poder desarrollar los movimientos adecuadamente. De la misma manera no conviene abusar de un tipo de zapato en concreto, como por ejemplo de las deportivas, ya que puede empeorar la transpiración del pie, o los zapatos demasiado planos o con suela muy fina que dañen la planta del pie.

Si ya estás preparando la vuelta al cole …¡no te olvides de que también hay que preocuparse por comprar un buen calzado!


Sobre esta noticia

Autor:
Sarenza.es (1 noticias)
Visitas:
75
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.