Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Padron Sabina escriba una noticia?

Adelgace ya, caramba

30/07/2009 15:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Está harta de estar gorda cual morsa? ¿Eh…? ¿Y usted de estar gordo cual tonina? ¿A que sí…? Pues será porque quieren, porque en el mercado y sus alrededores mediatos, hay tropecientos mil productos para dejarlo a usted cual sílfide en un pispas

¿Está harta de estar gorda cual morsa? ¿Eh…? ¿Y usted de estar gordo cual tonina? ¿A que sí…? Pues será porque quieren, porque en el mercado y sus alrededores mediatos, hay tropecientos mil productos para dejarlo a usted cual sílfide en un pispas. (–Oiga, joven, me puede decir lo que es la sílfide esa, o ese, si no es mucha molestia. –Pues verá usted, ignorante mío, una sílfide, según los cabalistas, es un ser fantástico o espíritu elemental del aire. –¿Y un cabalista? –Ah, no; esto no es la Universidad a Distancia caballero: consulte al farmacéutico, y no de la lata.)

Y precisamente tenemos hoy con nosotras a doña Florinda y a doña Gertrudis, dos personas normales, vamos que disponen de una sola cabeza, dos brazos y tres piernas, digo dos, que decidieron un buen día recuperar definitivamente su figura eliminando los kilos sobrantes con nuestro producto estrella Sacagrasax 550. ¿O es 556? Bueno, da lo mismo.

–Díganos doña Florinda, ¿cómo le dio a usted por usar la porquería, digo la maravilla esta de la ciencia posmoderna?

–Pues verá usted, resulta que un día, hace de esto dos semanas, me fui a la boutique Muchapast a comprarme unos pantalones fucsia preciosos, y entonces le dije a la dependienta: “Mi niña, dame una talla 38 de estos”. Y fue la mala bruja y me soltó: “¿Pero cómo va usted a pretender meterse en una 38, jodía loca, si está gorda como una…?” Y ya no pudo seguir. No pudo seguir, porque le di por la mamona. Con el bolso. Pero después, haciendo examen de inconsciencia, me pregunté: ¿Y si es verdad que estás gorda, Flori? Luego me contesté que quizás, y me dispuse a comprar esa porquería, digo esa cosa del Sacagrasax 550.

–¿Y por qué, si puede saberse, se decidió por el Sacagrasax 550? ¿Eh?

–Pues porque a mí me gusta una barbaridad escuchar la radio y ver la tele, y como ustedes anuncian su porquería, digo su maravilloso producto, cada dos por tres, o sea seis, pues como que me vi influenciada y esto y lo otro.

Y díganos, prenda, ¿qué tal le ha ido con Sacagrasax 550?

–Ha sido fantástico. Muy rápido, muy sencillo y sin complicarme la vida. Además, en el mismo tiempo que mi amiga Gertrudis, a la que metí en el folclore este de bajar de peso; pero yo he perdido bastante más peso que ella, casi cuarenta kilos…

–¡Será mentirosa, la lagarta esta de la Florinda! La que ha perdido más kilos he sido yo y nadie más que yo; que precisamente el otro día casi me escurro por el bajante de la bañera.

–¡Todavía te meto un jalón de pelos, Gertrudis, por levantarme columnas, digo calumnias!

–Bueno, dejen eso para luego, para cuando la publicidad. En cuanto pongamos la publicidad ustedes se pelean todo lo que quieran, lo grabamos, y lo damos luego en nuestro programa estrella “Vagina de Verano”, digo “Corazón de Verano”.

Nuestro fabuloso invento Sacagrasax 550, queridos telebobos, digo telespectadores, está hecho con productos naturales. Absolutamente naturales de Pechuguilandia o por ahí. Se trata de la famosa bosta de búfalo de los pantanos procelosos que, convenientemente tratada en nuestros laboratorios de Miami, según se sale de la nacional 7 a mano derecha, es de efectos inmediatos. Los nativos de Pechuguilandia, o sea los pechuguinos, usaban esta bosta habitualmente para tirarla al contendor de residuos más cercano; pero nuestros científicos, que son unos fieras, y más nuestras científicas, comprobaron que vendiendo esta mierda a un alto precio, y diciendo que con ella se adelgazaba, caerían en la trampa cantidades apoteósicas de pardillos.

–Díganos, doña Gertrudis, ¿recomendaría Sacagrasax 550 a otros tortolines, digo personas humanas?

–Absolutamente. Es muy fácil de utilizar, no huele a bosta, no pasas hambre, no te pones de mal humor, vas bien de vientre, no se te cae el pelo, lo puedes usar como bronceador y hasta hacer croquetas con él en caso de necesidad. Los kilos se pierden rápido y no tienes que cambiar tu ritmo de vida. ¡Una ganga, el Sacagrasax 550! (Oiga, individuo: ¿cuánto se cobra, por haber dicho todas estas guanajadas de la bosta de búfalo…? ¡Cállese, cristiana, que están los micros encendidos!)


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Padron Sabina (56 noticias)
Visitas:
236
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.