Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

El advenimiento del demonio : La llave del paraíso (cap III)

21/09/2014 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un hombre había separado a Frederick y a Nora de la entrada al portal del infierno, una historia quedó pendiente, la historia de Ricardo Acosta. Noel por su parte comienza a padecer de las trampas del infierno, es el comienzo de una agonía

La historia de Ricardo Acosta :

Son las once y cincuenta y nueve, solo a un minuto para llegar a la media noche, a esa hora fallecí, un ataque cardíaco fue el culpable, no me dí cuenta, estaba en coma, había tenido un accidente de transito, manejaba luego de salir del trabajo, estuve hasta tarde, cerraba una cuenta importante, todo a través del poderoso Internet, en vídeo conferencia con empresarios de Japón, un gran trato, en una esquina me esperaba un camión del aseo, me imagino que estaba en su ronde nocturna, me embistió, pude salvarme en inicio porque fue por el lado del pasajero, no fue un golpe seco, pero si lo suficiente para enviarme en coma al hospital, ¿como supe que morí así?, porque lo vi, salí de mi cuerpo, vi como los médicos peleaban por mi vida, luego una luz, un camino que no podía resistir, caí en el mismo lugar que ustedes, pero me estaba esperando alguien, un ser que me hizo sentir paz, y entonces hablamos.

 

-¿Donde estoy? <pregunte>

 

-En el limbo Ricardo.

 

-¿Como sabes mi nombre ? <sorprendido>

 

-Se todo de ti, desde que naciste, el quiebre, tu vida y tu muerte <respondió con un tono de sabiduría>

 

-Estoy muerto ¿verdad? <con pesadumbre>

 

-No, estas de visita, solo eso.

 

-Ven camina conmigo <le dijo a Ricardo>

 

Me llevó a través de todo el limbo, pasamos por el camino de rocas, el bosque de la muerte, el camino del desierto y por último el portal del infierno, ahi vi como las puertas se abrieron y los seres mas horrendos que jamas pude ni siquiera imaginar emergieron de ahí, en filas iban saliendo, un peso enorme se sintió, la maldad era tangible en ese sitio, era como una lluvia, arropó todo, luego me llevó a un camino, bordeaba la montaña que cubría al infierno.

 

-¿Ves ese camino? <me dijo>, es el camino a las puertas de la salvación, pero es un camino con muchos peligros, las bestias que cuidan el escape de almas del infierno lo cuidan.

 

-¿Y porque me dices eso a mi? <con la curiosidad de una conversación inédita >

 

-Porque tu eres el responsable de llevar las almas a su salvación. <respondió tajante>

 

-¿Yo?, ¿porque? <abrumado>

 

Por que el destino está escrito y tu estás en él, has muerto, el infierno no contaba con eso, pero vas a vivir, como dice el libro del destino, volverás y tu cuerpo, luego será tomado por el demonio, en ti vivirá Satanás, el rey del mal, el tiene el conocimiento del libro del destino, pero no de sus abolladuras, tu volverás acá, al limbo, dos chicos y un hombre estarán contigo, ustedes deberán llevar a los salvos a su destino, a los chicos los encontrarás en el camino por el cual llegaste y te lleve al portal del infierno, con ellos deberás ir en busca de la llave del paraíso, esta al final del camino que te mostré, encontrarán muchos peligros y pruebas, tienen el libre albedrío para su destino, pero para lograr llevar a los salvos deberán obtener esa llave, luego deben regresar por el mismo camino y enfrentar al último de los obstáculos, él solo se manifiesta si la llave ha sido tomada, los esperará en la entrada al infierno, ahí entra tu otra ayuda, un hombre que no veraz ni conocerás, el será la espada de la justicia, soló si logra cumplir su destino podrán unir fuerzas, y que el destino de los salvos se cumpla, es hora de volver Ricardo Acosta el destino esta contigo.

Las preguntas son contestadas, la misión está por comenzar

 

ERan las doce en punto, todo lo vivido sucedió en un minuto, sentí la vida y la muerte en un instante, un enorme energía negativa paso por mi cuerpo, luego regrese acá, los esperé, los seguí hasta la entrada, ahora debemos terminar lo que nos encomendaron.

 

"Es momento de comenzar la búsqueda de la llave del paraíso."

 

Mientras Noel :

Noel continua en el laberinto de la eternidad, el primer castigo de las almas en el infierno, transitar por una eternidad entre túneles y túneles, así estuvo, el tiempo no era una necesidad, un minuto de antes era un siglo de ahora, no envejecías, no dormías, solo caminabas eternamente.

<EL olor nauseabundo era el sello de esta pocilga, las paredes húmedas, sucias, el piso fangoso, sin vida, solo la multitud, entrando y entrando en cuevas dentro de cuevas, no puedo parar, no controlo mis acciones, dentro de mi esta necesidad de encontrar algo, es como morir de hambre y no encontrar comida, hambre, ya me acostumbre a ese martirio, sed, mi garganta se desgarra pero no muero, solo sufro, es un castigo eterno, ¿que hice?, ¿que?> (se dijo)

Una puerta aparece entre la multitud de pasadizos internos, nadie pasa, él para frente de ella, la puerta es tallada en piedra, con detalles perfectos, su rostro esta en el centro, signos que desconoce la componen, rodean su rostro, aparece una luz alrededor de la puerta, una luz intensa, con ribetes dorados, se abre, poco a poco, la luz sale con forma etérea, desplazándose, detrás queda la oscuridad, un frio pasea entre él y la entrada, notable entre el calor que reinaba y al cual ya se había acostumbrado, ya el sufrimiento era costumbre, era parte de ser un alma perdida del averno, levanta la mirada y ve como la luz dio paso a la oscuridad, entró y camino unos pasos, todo era oscuridad, un calor que calaba hasta los huesos, el piso era irregular, casi filoso, una luz se dejo ver al fondo, estaba cerca, llega a ella y ve, esta en una habitación, había una hermosa mujer, estaba acostada en la cama, le parecía conocida, muy conocida, estaba con una bata transparente, solo eso la protegía, sus senos reflejaban el frío en la habitación, luego un hombre, entra la posee, de muchas formas, todas llenas de sadismo, ella grita, gime, lo toma, lo araña, luego, el se va, ella queda sudorosa en la cama, desnuda, él la ve, sabe que la conoce, ella se levanta, se toca, se sonríe, va al baño, se ducha, se coloca ropa interior grande, una bata que le ocultaba toda su belleza, el rostro ya no estaba pintado como una obra de artista renacentista, ahora era una cara sin vida, solo agua y jabón paso por su rostro, se acostó, unos minutos pasaron, la puerta sonó, un hombre entra en la habitación, lo ve, lo detalla, lo reconoce, queda atónito, ya sabe quienes son, pero estaban muy jóvenes, cambiados, eran sus padres, él llego se duchó, salió en pijamas, se acostó al lado de ella, algo pasó por encima de ellos, Noel fijó la vista, era algo oscuro, una sombra, giró su rostro y lo miró de frente y se sonrió, era una cara demoníaca, reflejó una risa maléfica, entró en su padre y tomo a su madre por los senos y la hizo suya, luego la imagen cambió estaba en otro sitio, era una clínica, estaba su padre, nervioso, paso al lado de él, no lo podía ver ni tocar, estaba claro que estaba haciendo una especie de viaje al pasado, una mirada, su padre iba de un lado a otro, luego vio en la parte alta de una puerta, había dos luces, una roja y otra azul, de repente la luz azul alumbró y el padre salto alocado, abrazo a todos a su paso, fueron una media hora de euforia, lo llamaron, fui tras él, estaba mi madre con un bebe en sus brazo, mi padre la abrazó, la besó, le pregunto si tenía un nombre y ella le dijo que si, Noel era el nombre, él lo tomo en sus brazos y le dijo <mi hijo, Noel>, estuvo con ella toda la mañana, luego salió y le dijo que regresaba en la noche, debía atender cosas del trabajo, pero no antes de irse le dio un beso emocionado a ella y a su hijo, Noel, él se quedo presente, viéndola, contemplándola abrazándolo de bebe, lo amaba, luego, la puerta se abre, alguien entra, los ojos de ella se iluminan, una sombra pasa por detrás de Noel, el hombre que entra es el amante, el que sostuvo relaciones el mismo día que su padre con ella, el la vio fijo, Noel sentía el peso de la maldad en su espalda, voltea y ve la figura maligna, la que le sonrío el día que su madre cometió adulterio y le dijo, <oye>, luego giro su rostro, la ansiedad lo mataba, vio como su madre y aquel hombre se comían con la mirada, ella le dijo, <Noel, pensé que no venías>, una risa macabra se dejo sentir, todo cayo en Noel como plomo en el agua, Su padre no era su padre, fue el fruto de una pasión prohibida, y su nombre lo tendría toda la vida como recordatorio del pecado, salio corriendo, como si la historia de su vida lo perseguía para no dejarlo ir, salió de aquella puerta infernal, era la primera de las puertas del alma, la que te lleva al sufrimiento, a recordar tu mal, donde el oscuro se nutría, y donde Noel debía sufrir eternamente los desmanes de ser hijo del pecado.

 

Próximo capítulo : La caverna sangrienta.

Puede ver el Capitulo uno en :http://es.globedia.com/advenimiento-demonio-bosque-muerte-cap

Puede ver el capítulo dos en : http://es.globedia.com/advenimiento-demonio-cap

Sigame en @richarsulbaran

 


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
12936
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.