Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que J. De A. escriba una noticia?

Un afectado de esclerosis múltiple está dispuesto a poner en riesgo su integridad física a cambio de un trabajo

07/01/2010 21:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lleva más de un año desempleado y no encuentra un empleo que se amolde a sus características

La historia de F.D.R. es similar a la de muchas personas que viven, soportan y sobreviven como pueden a una crisis económica que camina a acabar con muchas esperanzas, muchas economías familiares y genera tantas angustias. F.D.R. es un afectado por una enfermedad degenerativa, esclerosis múltiple, que sólo ha dejado leves huellas en su cuerpo, casi indetectables a simple vista, pero que le condenan en un futuro a vivir en una silla de ruedas. F.D.R. se fatiga en exceso con un excesivo esfuerzo físico, el mismo esfuerzo que realizaba en sus tiempos jóvenes trabajando como mozo de almacén.

Hasta diciembre de 2008, F.D.R. desarrollaba con toda normalidad su labor como administrativo en una empresa de comunicación. Sin embargo, su fábrica, en la que llevaba cuatro años, cerró sus puertas de manera imprevista, como lo han hecho muchas en estos años infortunados. F.D.R. se convirtió en uno de los 3.128.026 parados que había en nuestro país al concluir el 2008, y hoy, un año después, sigue engrosando la lista de parados, que ahora asciende a 3.923.603 (datos publicados el miércoles 6 de enero por El Mundo).

Desde esa fecha, F.D.R. ha estado en paro. Y sigue estándolo. Limitado por su deficiencia física, que le impide coger cargas con toda normalidad, y sin un grado de minusvalía que certifique su anomalía, F.D.R. no ha encontrado ni siquiera una oferta de trabajo acorde con sus capacidades físicas, reconocidas levemente con un grado de minusvalía del 24%. “Es insuficiente para acceder a cualquier ayuda”, declara el afectado con desesperación.

A todas estas características antes detalladas se une la edad del infortunado trabajador, cercana a la cuarentena, por lo que no se puede beneficiar de las ayudas a la contratación que las administraciones ofrecen a la contratación de los jóvenes y de los mayores de 45 años.

F.D.R. no quiere mostrar su rostro por miedo a que sea rechazado de un trabajo debido a su enfermedad

Acuciado por las deudas y la hipoteca, y ante la inminente finalización de su prestación de desempleo, F.D.R. ha decidido tirar por la calle de en medio. “No quiero seguir viviendo con la angustia de estar sin trabajo y sin la esperanza de encontrarlo pronto”, declama. Por eso, está decidido a buscar empleos basados en el esfuerzo físico, aunque no sean para nada recomendables para su estado de salud.

Posiblemente, esta decisión pase factura a su estado de salud, que se mantiene en un débil equilibrio. F.D.R. hace tres días por semana una hora de ejercicios físicos controlados que tienen el fin de mejorar su calidad de vida. Sin embargo, son insuficientes para mantener un esfuerzo continuado. Su neurólogo le ha aconsejado un estilo de vida relajado y sin sobresaltos que le permitirá seguir manteniendo su actual estado de salud, que sin ser ideal, se puede calificar de bueno. Pero su intención de desarrollar trabajos de fuerte actividad física, “los único que se ofertan en estos momentos de m…” -se queja- pueden agravar su estado de salud y desembocar en lo que nadie de su entorno quiere. Sin embargo, F.D.R. está decidido a aceptar cualquier tipo de trabajo, incluso los que requieran un gran desgaste físico, “aunque me lleve la vida”, exclama. “En estos momentos no hay nada para mí; no son buenos tiempos para los poetas”.

Pese a la oposición de su familia, que antepone su estado físico al trabajo, F.D.R. ha encaminado sus primeros pasos a echar su curriculum en las empresas de trabajo temporal (ETT’s) de su ciudad. A partir de ahora llamará a los teléfonos “de todas las ofertas de empleo que vengan en el periódico, sea de lo que sea”. Sin embargo, para leerlas sabe que deberá bajar al bar de debajo de su casa, porque en casa ya han dio que no le harán llegar el periódico en un intento desesperado de evitar su intención de hacerse daño.


Sobre esta noticia

Autor:
J. De A. (10 noticias)
Visitas:
2192
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.