Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crearfuturoglobal escriba una noticia?

El Alcohol y el Alcoholismo dos Socios Letales para el Éxito

21/11/2014 02:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El alcoholismo ha sido desde tiempo inmemorial, hace más de tres mil años A.C una enfermedad y epidemia social que toma por sorpresa a quienes coquetean con el alcohol o el licor y lo frecuentan

El alcoholismo ha sido desde tiempo inmemorial, hace más de tres mil años A.C una enfermedad y epidemia social que toma por sorpresa a quienes coquetean con el alcohol o el licor y lo frecuentan  para comenzar muchas veces un viaje sin retorno hacia la catástrofe personal y física, social y económica.

El alcohol es la droga social con mayor aceptación y está tan enraizada en la sociedad pues no existe casi ninguna reunión social o familiar, o sitio de diversión que no promueva su consumo lo cual hace que escapar a sus lazos mortales sea toda una odisea para muchos que sucumben ante las tentaciones y terminan en el alcoholismo como una enfermedad crónica, lacerante y definitiva que los despoja de su salud, relaciones y trabajo.

Muchas personas piensan que controlan el alcohol de manera efectiva cuando por el contrario es el licor el que toma control de ellos, apropiándose de su cerebro el cuál se vuelve tolerante y cuyos efectos endémicos pide el cuerpo por el uso incontrolado que de él ha sufrido o al cual se ha visto sometido.

Cuando una persona ingiere licor el proceso inicia en el estómago para luego ir al intestino delgado donde el alcohol es absorbido por el torrente sanguíneo. Sólo una pequeña parte ingresará a la sangre a través de las paredes estomacales. Una vez en la sangre viaja hacia el cerebro afectando en primer lugar al Sistema Nervioso Central.

Inicialmente el bebedor experimenta una sensación de exitación pues el alcohol deprime varios centros cerebrales responsables de controlar las tensiones e inhibiciones, y reemplaza esto con sensaciones expandidas de sociabilidad y euforia. Vemos esto claramente cuando las personas que se encuentran en un entorno social bajo el efecto del alcohol comienzan a hablar en voz alta sin percatarse de que han perdido el control sobre un volúmen normal dentro de la conversación.

En adelante ante el consumo progresivo de licor el cerebro sufre trastornos parciales o severos según el alcohol va afectando a las neuronas y se producen distorsiones visuales, temblor y confusión mental, deterioro en la coordinación motriz, el lenguaje y el balance por lo que el cerebelo órgano responsable del equilibrio se ve seriamente afectado.

En todo este proceso el alcohol comienza a ser metabolizado en la sangre mediante el efecto químico de la oxidación donde se fusiona con el oxígeno liberando CO2 o Dióxido de Carbono y Agua para que el organismo aproveche el alcohol que necesite y elimine lo que no requiera a través de la sangre.Sin embargo este proceso puede ser lento, razón por la cual los efectos en el bebedor pueden tardar horas.

El hígado es el órgano que se ve más comprometido y afectado en este proceso, pues es ahí donde se descompone la mayor cantidad de alcohol que ingiere la persona. A razón de un 50% metabolizado en una hora.

Los efectos del consumo del alcohol frecuente en el organismo humano son devastadores.Entre ellos tenemos las siguientes patologías severas o mortales:

  • Cardiopatía e Hipertensión.
  • Cáncer.
  • Diabetes.
  • Trastornos Mentales y Neurológicos.
  • Problemas Gastrointestinales.
  • Cirrosis.
  • Impotencia.
  • Deficiencia Inmunológica.
  • Desnutrición.
  • Dificultad Respiratoria Aguda.
  • Insomio.
  • Cefalea.

A esto se unen los costos económicos que trae para la persona que consume habitualmente licor.Donde francamente no hay presupuesto que alcance y muy pronto el alcohólico o bebedor habitual se encuentra en la ruina económica y moral, convirtiéndose en una carga para sí mismo, su familia si la tiene y la sociedad.

Otro efecto aún más grave ocasionado por el consumo habitual de licor está en que la persona enferma y suceptible por esta adicción buscando sensaciones y distorsiones psicológicas y mentales aún mayores a las que le da el alcohol, puede utilizar este primer vicio para entrar en otros complementarios que destruyen aceleradamente su salud y su vida como el tabaco y las drogas alucinógenas: cocaína, marihuana, bazuco, etc.

De esto dan vivo testimonio los tugurios de las grandes ciudades del mundo donde van a parar como indigentes quienes alguna vez comenzaron su destrucción física, moral y emocional con el licor y avanzaron hacia peores tormentos.

Por otra parte los efectos mentales que produce el alcohol son responsables de la gran mayoría de tragedias familiares y sociales. Pues un porcentaje mayor al 80% de riñas, asesinatos, violaciones y accidentes físicos ocurren bajo los efectos del alcohol.

La familia además, siendo el principal núcleo de desarrollo social, sufre como ninguna los ataques constantes de sus integrantes alcohólicos que habitualmente pueden ser uno de los padres, el cual precipita su hogar a la separación y división, creando traumas severos entre sus miembros y cuyas consecuencias altamente negativas generarán nuevos daños en los hijos que o bien imitarán el mal ejemplo de su progenitor y multiplicarán las desgracias familares y sociales más adelante, o lo aislarán y romperán con su padre o madre la comunicación por años, afectando de manera definitiva la convivencia y las relaciones familiares.

Lamentablemente a este mundo de horror y ruina moral y física ingresan tanto hombres jóvenes, mujeres, adolescentes e inclusive personas mayores que comienzan a acercarse al vicio del alcohol ya sea por frecuentar ambientes sociales donde se tolera y se incentiva el consumo de licor o por aburrimiento o depresión.

Quizá el caso más deplorable es el de los jóvenes y aún el de las mujeres que en épocas anteriores muchas de ellas tenían en mejor valía su salud y su autoestima. Pero que ahora gran cantidad de la población femenina joven y adulta en el mundo ha entrado a competir con los hombres en este tenebroso mundo de infelicidad y degradación física, mental y emocional.

Los jóvenes por su parte hasta los venticinco años en promedio debido a que tienen todavía en formación la corteza prefrontal del cerebro son dados a cometer osadías y a ingresar en el mundo del alcohol por impresionar a sus amigos o por creer que tomando licor son superiores a su edad y se sienten poseedores de una personalidad agresiva y decidida.

Pero la verdad es que muchos jóvenes de hoy ingresan en el fatídico mundo de los vicios llámese: tabaco, alcohol o drogas alucinógenas porque sus padres son irresponsables, complacientes o ausentes en su crianza y no se preocupan de instruir a sus hijos, vigilarlos en sus compañías, aconsejarlos, defenderlos y muy importante enseñarles a vivir la vida con un sano ejemplo, pues muchos de ellos contradicen sus enseñanzas cuando sus hijos los ven borrachos, fumando y ausentándose del hogar por infidelidades conyugales, trabajo, etc.

Como se sabe en el ser humano existen diversidad de temperamentos y por ello existen personas más débiles y suceptibles a las malas compañías que son las que generalmente inducen a los vicios, especialmente al del alcohol. Y en esto los jóvenes son presa fácil de sus “amigos” más recorridos y corrompidos que sienten gran placer en pervertir a los ingenuos y jóvenes compañeros que buscan compañía y generar aceptación y admiración de los viciosos empedernidos.

En las personas adultas el panorama no es más alentador pues el licor trae muy malas compañías: toda clase de parásitos sociales, prostitución, vividores(as), enfermos mentales, holgazanes y hasta delincuentes que no descansarán en asaltar y destruir a su presa económica y moralmente hasta verla acabada o muerta. Al mejor estilo de la ley de la selva.

Ahora bien entrando en materia de éxito hay que decir categóricamente que el licor es enemigo asérrimo del éxito a todo nivel: personal, familiar y social. Y especialmente en el aspecto económico que tanto estimula la sociedad de consumo, pues el vicio del alcohol así sea poco frecuente alienará, minará y acabará con cualquier estabilidad económica que tenga una persona tarde o temprano. Y ni hablar de tener una fortuna o tratar de hacerla acompañada del licor pues la aparente prosperidad económica que se logre así tiene los días contados.

Haciendo un paréntesis muchas personas quieren el dinero y el estilo de vida de los exitosos, sin primero cambiar sus hábitos de vida.Entre los cuales el de los vicios y las malas compañías que inducen a ellos son terreno vedado para quienes tienen y saben la responsabilidad que conlleva manejar grandes capitales económicos.

Muchas personas que son alcohólicas o que no lo son todavía, tienen el hábito de tomarse unos tragos y fantasear con los logros que han obtenido en su vida y con los que creen que van a obtener, pero que nunca se convierten en realidad porque no existen principios y valores morales y éticos que respalden esas metas y mucho menos un sueño real con un plan de acción, disciplina y perseverancia para lograrlo.

Con todo lo expuesto de esta terrible realidad social surge un interrogante crítico y es ¿hasta dónde puede un prospecto a alcohólico controlar el desarrollo de una adicción al licor y desatar esta devastadora enfermedad?

Y la respuesta es que nadie puede controlar ese riesgo. Lo mejor es tomar precauciones y evitar los ambientes y las compañías que promuevan el consumo porque una vez seducido para el nuevo bebedor, escapar será toda una pesadilla.

Esto equivale a acercar un fósforo encendido hacia un tanque de gasolina con el grifo abierto para ver a que distancia explota.

Por eso conscientes de esta terrible realidad del vicio del alcohol y sus efectos que viven millones de personas en el mundo daremos una serie de estrategias claves y recursos para impedir su avance y recuperar por lo menos en gran parte la salud y la intergridad moral y física de los afectados:

  • Toma consciencia de que la salud es el bien físico por excelencia en tu vida.Y sin ella la vida es muy corta y dolorosa.Y el alcohol es un gran catalizador para acabar con ella.Usa el alcohol para otros usos que no sea acabar con tu vida y tu salud.
  • No te hagas ilusiones con las fantasías de la vida exitosa que creen tener los amigos del alcohol. No existe ningún borracho que sea exitoso y casi todos están en la ruina o se precipitan como locos hacia ella.
  • Protege tu familia y lucha por la unidad familiar. Si ya estás en este oscuro mundo de la bebida y tu familia se está viendo afectada, pide el apoyo y colaboración de tu cónyugue e hijos y busca ayuda profesional e imagina las consecuencias de perder el amor y el respeto de tu familia cada vez que te veas tentado(a) a beber nuevamente.
  • Comienza a realizar una rutina de ejercicio físico a diario.Puede ser caminar, correr o montar bicicleta y hazlo por espacio veinte minutos o media hora. La razón de esto es muy sencilla, tu cuerpo se verá renovado en gran parte de la contaminación etílica que ha sufrido y tu sistema nervioso central liberará las endorfinas que son las hormonas del bienestar para tu cuerpo y con ellas recibirás una oleada de verdadera alegría y sin tener que recurrir a las falsas emociones que desarrolla el licor en tu cerebro.
  • Ten muy presente que no existe nada parecido a buenos amigos cuando se trata de beber licor.Ese tipo de personas que rodean los ambientes del alcohol están ahí para degradar a otras personas y degradarse ellos mismos.Y en la primera oportunidad que tengan buscarán tomar ventaja y arruinar moral, económica y físicamente a quien se encuentre con ellos.
  • Renueva tu vida espiritual, asiste a tu iglesia periódicamente y utiliza el poder de la oración y la meditación. Busca en Dios el verdadero sustento y alimento emocional que no te pueden dar las fantasías ni los amigos del alcohol. Estamos hablando claro si tienes todavía el deseo de salir de ese mundo de engaño y perdición.
  • Comienza un programa de Desarrollo Personal a través de la lectura diaria de mínimo quince minutos de libros recomendados de Superación que te ayudarán a purgar los traumas y las frustraciones causantes de tristeza y mucho dolor en quienes buscan la bebida para remediar su propio conflicto interno mental y emocional .Y utiliza la gama de recursos autodescargables que brindamos en Crear Futuro Global para reprogramar tu mente y sanar las heridas del pasado. Todo este material hará que recuperes en mucho tu autoestima y cambiando tu manera de pensar, cambiarás tus emociones y tus actos, y llegará el momento en que no volverás a las antiguas andansas.
  • Asóciate con personas que admires y respetes.Así sea por poco tiempo mientras recuperas tu autoestima y tu credibilidad. Y sobre todo que sean personas respetables en su vida personal, entorno familiar y social.
  • Si no te sientes capaz de administrar el dinero que recibes de tus actividades laborales poco o mucho, entrégalo a tu cónyugue o alguien de extrema confianza para que te entregue cantidades programadas de dinero. Evitando así el derroche ante las tentaciones de beber alcohol.
  • Si eres padre o madre de familia y eres bebedor(a) frecuente o casual no pretendas corregir a tus hijos con las palabras si hacen lo que tu haces.En lugar de eso enseña con el ejemplo de una vida renovada en sobriedad.Sin embargo no prentendas cambiar tu adicción de un día para otro como pretenden hacerlo muchos alcohólicos frustrados que les dura muy poco las buenas intenciones. Debes trabajar con ahínco en tus cuatro partes: espiritual, mental, emocional y física por lo menos durante seis meses a un año. Recuerda que los hábitos que han llevado años construir no se pueden cambiar mañana.
  • Contrario a lo que muchos piensan, los estudios científicos han demostrado que las personas sobrias pueden pasar ratos muy agradables en las reuniones sociales, experimentando grandes niveles de bienestar, disfrute y satisfacción sin necesidad de recurrir al alcohol o al licor para que ello ocurra.Y tienen la gran ventaja de que su alegría y euforia se mantienen por mucho tiempo, lo cual no ocurre con los bebedores sociales o los alcohólicos que después de experimentar euforia y alegría se desdoblan, deprimen o enloquecen.

Para obtener mejores resultados en la práctica, sanar tu vida de las adicciones, y ampliar los conceptos vistos en este artículo sobre las “El Alcohol y el Alcoholismo dos Socios Letales para el Éxito”, visítanos ahora en:

http://www.crearfuturoglobal.com/el-alcohol-y-el-alcoholismo-dos-socios-letales-para-el-exito/


Sobre esta noticia

Autor:
Crearfuturoglobal (236 noticias)
Visitas:
1384
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.