Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Alfonso O'Shanahan, 8 años después

27/11/2017 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Era un compañero generoso y solidario. Miembro de un grupo generacional de periodistas y escritores que deseaban cambiar la realidad en la última fase de la dictadura. Se han cumplido ocho años de la muerte de Alfonso O'Shanahan, en noviembre de 2009. Sangre irlandesa en la isla, inmigrantes que vinieron a este territorio lejano huyendo de la persecución inglesa, las guerras de religión, los conflictos de la identidad. Precisamente la identidad canaria fue uno de sus motores en la vida. Siempre tomó partido por la causa de los más débiles. Y más allá de las escuetas notas necrológicas que se publicaron en su momento, creo necesario hoy hacer este pequeño tributo a su memoria. Pues Alfonso todavía no ha recibido el homenaje que se merece.

Vivió solo 65 años, pero los últimos de su vida fueron marcados por el desarraigo que marcó el alzheimer. Luchador por la democracia, militante de la izquierda, periodista con vocación social y autor de Antípodos, Premio Prensa Canaria, una novela importante, así como de numerosos trabajos poéticos y del monumental Diccionario del español que se habla en Canarias, un empeño descomunal que editó el Centro de la Cultura Popular Canaria. Tanto tiempo después, Alfonso sigue mereciendo el homenaje de sus antiguos compañeros de generación: gente que acompañaron en su empeño como Pepe Alemán, Herminia Fajardo, Rafael González Morera, incluso José Carlos Mauricio y hasta yo mismo, pues junto con personas ya fallecidas como Pepe Rivero, Santiago Betancor Brito, Paco Cansino y otros compartimos espacios en los periódicos de la entonces Editorial Prensa Canaria. Era una camada de comunicadores comprometidos con el avance social, con el testimonio político de la disidencia en los últimos años de la dictadura, aquellos finales de los 60, aquellos 70 todavía dubitativos. Eran los tiempos atrevidos de Sansofé, una revista que padeció innumerables multas y expedientes. Eran los tiempos de hablar de las injusticias sociales: por ejemplo la lacra de la aparcería, con sus reminiscencias feudales.

Más sobre

Alfonso O'Shanahan, periodista, narrador, poeta, solo vivió 65 años en la isla en la que pasó casi toda su vida, excepto el tiempo que marchó a Madrid para estudiar matemáticas, hasta que se convenció de que su porvenir eran las palabras y la poesía, el periodismo y la literatura. A la escritura se dedicó siempre; su primera pasión, la primordial, fueron los versos; lo recordamos recitando poemas suyos y de otros, acompañado, siempre, por la inquebrantable Marta Álvarez Hidalgo, su amor de toda la vida, su mujer. Eran los tiempos de la poesía militante, la de Agustín Millares Sall, Pedro Lezcano, Francisco Tarajano, Juan Jiménez, José Luis Pernas y tantos otros de aquella generación de la poesía social en los 60. Tras la muerte de Franco, fueron los tiempos de los mítines calientes en los campos de fútbol y los terreros de lucha canaria, con voces como la de Fernando Sagaseta, aquel trueno en el Congreso de los Diputados. El periodismo fue el alimento de Alfonso; lo ejerció, a veces más al lado de la literatura o la cultura y otras veces más al lado de la política, sobre todo en los medios del grupo Prensa Ibérica, de cuyo periódico La Provincia fue subdirector; dirigió también la radio del grupo, aquella meritoria Radio Canarias-Antena 3 que en su tiempo fue muy innovadora. Era, sobre todo, un hombre noble, tranquilo y apasionado cuando era necesario defender los ideales, la injusticia y el caciquismo eran sus enemigos. Era un canario humilde pero pertinaz en su empeño, y se mantuvo a pie firme hasta el fin, hasta cuando la enfermedad le arrebató el conocimiento y el recuerdo. Su esperanza se la dio el testimonio personal, la crónica urgente que significa sacar a la calle el periódico de cada día, la crónica urgente e imprescindible. La enfermedad que padeció es la mayor crueldad, porque borra hasta los últimos depósitos de tu memoria, te aísla, te enajena. Te sitúa al margen. Hijo del doctor Rafael O'Shanahan, una figura destacada de la psiquiatría, a quien está dedicada la plaza delante de la sede de la Presidencia del Gobierno canario en la ciudad de Las Palmas, siempre había en el ejercicio de su vocación poética un aliento de su oficio, que era fijarse en la actualidad, y enfadarse con ella, indagar en ella para estar en desacuerdo. La suya fue una generación de la contestación y de la rebeldía, y él ejerció el empeño sin doblez, contra esto y aquello, como periodista, como narrador y como poeta, y como conversador atento. Eran tiempos de protestar: estaba Franco vivo, el desarrollismo económico y turístico no traía aparejado el florecimiento de las libertades. Estaba también la guerra del Vietnam y por eso recordamos una proclama que escribió en sus años universitarios, toda una reclamación contra la guerra, uno de los asuntos que fueron metáfora de la rabia de su generación: "Para execrable memoria de nuestro tiempo...", comenzaba aquel escrito, en el que despuntaba su retórica tranquila y a la vez exigente, de un militante que nació en la época en la que militar ya conllevaba una condena del belicismo y del imperialismo. Eran tiempos de Bob Dylan y Joan Báez, tiempos de gritar no.

Cursó sus primeros estudios en el Viera y Clavijo, desde donde se fue a La Laguna, para luego marchar a Madrid a cursar Ciencias Matemáticas en la Complutense. Sin embargo, como decíamos antes, abandonó sus estudios para dedicarse de lleno a su pasión: escribir. Durante sus más de treinta años de trayectoria profesional estuvo vinculado a la Editorial Prensa Canaria. Fue redactor y más tarde subdirector de La Provincia, director de Radio Canarias-Antena 3 entre 1986 y 1994 y articulista de Diario de Las Palmas y de Canarias Económica, publicando series como Ideograma, Crónicas mundanas y seculares, Crónicas diacrónicas, El laberinto de las hadas, Memorial para un fin de siglo, así como Torres de Viento, en las que reflexionaba sobre distintos temas de actualidad. En la literatura cultivó la poesía, la novela y el ensayo. Entre sus obras destacan Trabajadoras, Caminos viejos de Gran Canaria, La Luz, puerta de Canarias, Antípodos, cien años de expiación, una novela seria; además, Solsticio de verano y Torres de viento. Una de sus últimas publicaciones fue el Diccionario del habla canaria, un trabajo que le llevó años de estudio y elaboración y que recopila más de trece mil voces del habla de las siete islas.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (1027 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
2564
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.