Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Keagoyoaki escriba una noticia?

Algo más sobre Marta

29/05/2009 20:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Algunos apuntes sobre Marta del Castillo, la joven sevillana desaparecida a principios del año en curso, que no son más que la opinión de uno más de nosotros

Ya no la busquéis más. Quitad los carteles con su fotografía y datos de contacto de farolas, porterías de inmuebles, comercios, cabinas telefónicas, camisetas y vehículos de transporte.

Porque ya no va a aparecer. Otra niña más. O menos, según os lo planteéis. Otra niña que no llagará a convertirse en mujer: a parir hijos, a querer a hombres. Otra niña que, desconociendo los motivos, ha sido juzgada y ejecutada.

Y esto ocurre en una sociedad en la que la pena de muerte está abolida. La pena de muerte oficial, u oficilialista. Porque la realidad dicta otras directrices, otras pautas. La realidad sentencia cada día a jóvenes, sobre todo niñas, que ingenuas de su devenir, están o estarán sentenciadas a muerte.

Y el juez sentenciador somos todos. Todos estamos permitiendo que las leyes del machismo, las normas del cavernismo y la primigenia se impongan y prevalezcan sobre las normas de la razón, del consentimiento, de la cooperación y del amor al prójimo.

Y esto ocurre en una sociedad en la que la pena de muerte está abolida

El individuo que asesta el golpe final sólo es el verdugo. Y sólo es eso, porque éste también tuvo una madre y un padre, un maestro y unos amigos; unos familiares y unos conocidos, seres, aparentemente humanos, que debieran haberle enseñado lo correcto.

Pero entre todos ellos fueron incapaces de inseminarle norma tan sencilla como la de no dañar a quien más tarde o más temprano tendrá hijos como él o como otros. Hijos que quizá algún día sean el médico que le sane, el policía que le socorra, el asesor que le atienda.

No se lo hemos enseñado y claro, eso no se aprende solo.

Es más, a lo mejor lo que aprendió a base de observar, no fue otra cosa que el dañar, el manejar e imponerse por medio del maltrato y de la fuerza.

Otra niña que no llagará a convertirse en mujer: a parir hijos, a querer a hombres. Otra niña que, desconociendo los motivos, ha sido juzgada y ejecutada


Sobre esta noticia

Autor:
Keagoyoaki (1 noticias)
Visitas:
107
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.