Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alvaro G escriba una noticia?

El amor de un artista, engloba la sinrazón; Capítulo 1: Modigliani

25/06/2018 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando el amor cruza la frontera del tiempo, y se convierte en eterno,

¿De qué se sustenta el arte?, ¿Qué veneno ingiere para hacerlo delirar? o ¿Solo estamos elevando su estatus? 

 

 

Todo comienza un día del mes de marzo aproximadamente del año 1917, una mujer llamada Jeanne Hébuterne se cruza en el camino del joven escultor y pintor, este paseaba con el libro de la divina comedia bajo el brazo y como era de costumbre, con su sombrero de ala ancha. Tras intercambiar unas miradas y producirse un encuentro entre los dos amantes (según las lenguas populares el encuentro fue propiciado por la joven), este genio tan elocuente se quita su sombrero y se lo coloca con un gesto suave en la cabeza de la intercerceptora, no sabemos muy bien que es lo que intentaba lograr el bohemio, si tenía la esperanza de verla sonreir, de encontrar la musa perfecta, de que ese momento fuese eterno o solo era un gesto sin misterio, algo que estaba acostumbrado a hacer, pero propicio esta historia que os quiero contar. 

Amadeo Modigliani nació en el seno de una humilde familia judía de comerciantes en Livorno (Italia), con tan solo 22 años se traladó a vivir a la escena bohemia, la gran ciudad de los artistas (París), allí empieza a fomentar los circulos literarios y artísticos, muy cerca de la mano del escultor Costantin Brâncusi, el cual fue uno de los grandes inspiradores de su arte. Pero no solo era su encanto y su distinguida actitud, la cual fue alabada por muchos artistas como Picasso o la poetisa rusa Anna Ajmatova la que hizo enamorar a muchas mujeres, para Modigliani, solo existía un pequeño paso del amor a la locura, solo hace falta saber el romance que tuvo con Beatrice Hastings años antes que nuestra protagonista, relación que terminó con un grave problema de violencia, por las palabras que le dedicó a nuestro artista al finalizar este vendaval enamoradizo, nos dá mucho para pensar: "Es un cerdo y una perla, hachís, ferocidad y glotonería". 

En 1917 sin mucho dinero en la cartera y sin mucha fama a sus espaldas, el ilusionado joven vé como aminora su salud debido al alcohol y a las drogas, durante esta fecha empezó una serie de obras consistentes en desnudos femeninos, obras que en la actualidad admiramos y se encuentran en la cima, rodeadas de dinero, dinero que nunca vió, un ejemplo de ello, podemos encontrarlo en su cuadro "Reclining nude" que ha conseguido el puesto de segundo cuadro más caro del mundo vendido en subasta, alcanzando la estimada cifra de 158 millones de euros. La única exposición que consiguió, para mostrar este arte fue suspendida el día de la inaguración, debido al escandalo que desataron sus desnudos.

Y en este momento es cuando aparece nuestra encantadora protagonista, una joven francesa que se quería dedicar a la pintura, con tan solo 18 años cae enamorada del excéntrico y rebelde Modigliani.

Dicen que el magnetismo que trasmitían los dos amantes hacía que todo quedase a segundo plano, una relación tormentosa que esperaba ansiosa que amainase la lluvia.

Los amantes se fueron a vivir juntos en su estudio, estudio que vió el incesante ir y venir de la esporádica e impresionante inspiración del artista, más de veinte lienzos contuvieron el arte, la visión que tenía de la joven Jeanne.

En 1919, tras una noche de excesos y una pelea con unos vándalos en la calle, encuentran a Modigliani delirando en la cama, y de la mano de Jeanne embarazada de casi nueve meses, una viñeta celestial, si no fuera porque su salud había empeorado, el médico cuando llegó, solo le dió tiempo a constatar de su gravedad. Muere de meningitis tuberculosa (según los últimos indicios).

Tras el emotivo funeral, al que acudieron grandes y relevantes artistas, Jeanne Hébuterne, llevada a casa de sus padres, se suicida tirándose por la ventana de un quinto piso, embarazada del artista.

El viaje que les llevó a descender al inframundo, también les convirtió en eternos. Aún Modigliani consigue despeinar a una sociedad, con un vendaval de genialidad y de locura. Ahora descansan juntos. 


Sobre esta noticia

Autor:
Alvaro G (2 noticias)
Visitas:
5342
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.