Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Anarquismo de la derecha

01/03/2017 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa discusión reciente de Patrick Ford sobre el "problema libertario" señaló cómo la resistencia a los neoconservadores había producido una inusual alianza en la Derecha, entre elementos divergentes como "anarquistas hedonistas y católicos medievales". Patrick expresó escepticismo respecto si la alianza tradicionalista-libertaria podía perdurar, dadas las marcadas diferencias que se encuentran entre los respectivos fundamentos filosóficos de los dos campos. Las objeciones tradicionalistas al libertarismo generalmente están arraigadas en lo que a menudo se describe como "individualismo atomístico" del libertarismo, donde una concepción ideológicamente construida de "libertad abstracta" se eleva por sobre materias más concretas e inmediatamente tangibles de cultura, historia, tradición, comunidad, familia, religión y tantos otros. Los libertarios son acusados de divinizar la economía como un fin en sí mismo y no como un medio para satisfacer las necesidades humanas, independientemente del impacto de las fuerzas económicas sobre valores no materiales. Los tradicionalistas dirán que mientras que los libertarios pueden negar la igualdad innata de los individuos, implícitamente estarán de acuerdo con un ethos igualitario respecto a los grupos humanos, tales como naciones, culturas, religiones, regiones, razas y géneros. El economicismo libertario simplemente considera estas cosas como bienes intercambiables y no más importantes que las diversas marcas de desodorante o comida rápida. En otras palabras, los libertarios son simplemente liberales [N. del T.: progresistas] que rechazan el Estado de bienestar, según la crítica tradicionalista. Por esta razón, muchos libertarios consideran que la inmigración masiva del Tercer Mundo en Occidente no es gran cosa, ya que las culturas humanas y las poblaciones étnicas son intercambiables, siendo la economía y la ideología política lo que realmente importa.

Esta crítica es bastante precisa, aunque no se aplica a todas las marcas de libertarismo. Murray Rothbard, por ejemplo, rechazó este tipo de perspectiva reduccionista y se convirtió en un abierto crítico de estas tendencias entre los libertarios en la última parte de su vida. Además, no significa que el bebé de la política anti-estatista deba ser arrojado con toda la tina liberal-reduccionista. En la última década, ha habido una proliferación de tendencias radicalmente anti-estatistas que podría describirse colectivamente como un "anarquismo de la Derecha". Comúnmente etiquetado como "nacional-anarquismo", este nuevo anarquismo está menos inspirado en Ayn Rand o Milton Friedman y más en fuentes divergentes como De Benoist, Nietzsche, Junger, Evola, Schopenhauer, Belloc y filamentos más viejos del anarquismo como los de Proudhon, Bakunin, Tolstoi, Stirner y Kropotkin. Sus principales proponentes actuales son Troy Southgate, Flavio Goncalves, Hans Cany, Peter Topfer, Andrew Yeoman, Welf Herfurth, Chris Donnellan y, al menos periféricamente, yo mismo. El "Anarquismo de la Derecha" difiere significativamente de otros filamentos ideológicos con la etiqueta "anarquista". Comparte la política anti-estatista y la oposición a la guerra imperialista con los anarcocapitalistas rothbardianos, pero rechaza sus fundamentos filosóficos neo-lockeanos a favor de una perspectiva "tradicionalista radical" nietzscheana o evoliana. Mientras que los libertarios y anarcocapitalistas tienden a estar orientados a la economía, los anarquistas de la derecha prefieren destacar lo particular y defender la soberanía, la autonomía y la preservación de culturas, regiones, etnias, identidad, religiones y tribus únicas contra la homogeneización y la universalización de las fuerzas de la economía global, la tecnología y el imperialismo. En cuestiones económicas, estos anarquistas probablemente tienen más en común con los distributistas católicos, Southern Agrarians, Proudhon, los anarcosindicalistas clásicos o Kirkpatrick Sale, que con los editores de Reason. Tampoco los anarquistas de la derecha comparten los sentimientos liberales justicieros de las tropas de asalto antifas. De hecho, es más probable que sean un objetivo a atacar por parte dichos elementos indeseables.

Más sobre

Central en esta nueva pero creciente forma de radicalismo anti-estatista son los conceptos de comunidad y tribu. Con este fin, anarquistas de la derecha favorecen el desarrollo de comunidades autónomas que existan independientemente por encima de los sistemas estatales para mantener la identidad y los ideales de la tribu y, por lo tanto, miran con recelo a la inmigración masiva, prefiriendo en su lugar la autodeterminación comunitaria con pleno derecho de exclusión. Asuntos de etnia y raza son sin duda esenciales para esta perspectiva, aunque de una manera no tan exclusiva ni tan reduccionista. Por ejemplo, una "tribu" puede ser un grupo de personas comprometidas con una forma particular de vida, un conjunto de normas culturales o ideales políticos. La "tribu", por lo tanto, puede ser una comunidad de ascetas sectarios religiosos, ecologistas radicales comprometidos con la no utilización de la tecnología industrial, comunitarios hippies, homosexuales, neopaganos, survivalistas radicales, separatistas raciales o consumidores de drogas. La Derecha Alternativa es un medio realmente diverso de ideas y creencias. Esto está en agudo contraste a la "diversidad" oficial con su énfasis en una diversidad de colores de la piel, órganos genitales y hábitos sexuales, pero con completa uniformidad de pensamiento. Tal vez una de las características más comunes que compartimos es nuestra condición de parias ante los ojos de la clase política dominante de izquierda. Los Estados terapéuticos-multiculturalistas-de bienestar que actualmente rigen nuestras sociedades occidentales son claramente nuestros enemigos. Un anarquismo de la derecha podría ser una parte esencial del arsenal intelectual contra nuestro enemigo, el Estado.

Traducido por Francisco Albanese. El original puede encontrarse aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (353 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
396
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.