Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Andrés Sorel narra "la reconcentración en la Guerra de Cuba" desde el diálogo de "la razón y la barbarie"

04/11/2010 15:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El escritor segoviano Andrés Sorel presenta este jueves en Sevilla 'Las guerras de Artemisa' (El Olivo Azul), donde narra "el terrible" episodio de la "reconcentración en la Guerra de Cuba", perpetrado por el general Valeriano Weyler, desde el diálogo de la razón y la barbarie de los protagonistas.

El autor de 'Las voces del estrecho' ha confesado, en una entrevista concedida a Europa Press, que siempre le ha gustado trabajar la memoria histórica para estudiar el pasado, un instrumento que le sirve para interpretar el presente, ya que "se escribe para intentar analizar el presente". El libro, según ha explicado, "recupera el viejo diálogo que aparece en 'El Quijote' de las armas y las letras", un tema fundamental para él como es el de "la civilización y barbarie".

En este sentido, ha precisado que el sitio idóneo para abordar este diálogo lo encontró en uno de los hechos "más traumáticos para los españoles del siglo XX, la guerra de Cubra, el desastre del 98 o la pérdida". Así, ha señalado que aparecieron muchos de los libros y análisis de la contienda, pero su idea es "novelar y narrar con la mayor de verosimilitud posible y datos verificables, lo que fue la terrible reconcentración llevada a cabo por el general Valeriano Weyler en la Guerra de Cuba, un antecedente de los campos de concentración de judíos de la II Guerra Mundial y, sobre todo, de la experiencia de los norteamericanos en la Guerra de Vietnam.

Por otro lado, ha asegurado que "el tema el vino dado, encontrándose con los personajes fundamentales para la historia". Así, ha comentado que la figura del general unía la doble característica de "general de estilo prusiano y de los africanistas españoles". Por su parte, el escritor Manuel Ciges Aparicio es un hombre interesante y conocido de la primera mitad del siglo XX, cuya participación en la guerra parte desde "una izquierda, no de partido, pero si crítica, fusilado en el año 1936 por los falangistas a los pocos días del alzamiento militar".

Ciges, según ha contado, fue el sargento del general que denunció los campos de reconcentración creados por éste, por lo que fue detenido, condenado en Consejo de Guerra y preso en la cárcel de La Cabaña de La Habana hasta el fin de la guerra con el control de la isla por parte de los norteamericanos.

Por otro lado, el escritor, que presenta este jueves el libro en Sevilla, ha resaltado el marco físico de la novela, reflejo de su pasión por Cuba. De esta manera, ha desglosado que el paisaje físico y humano de la isla recoge la sensualidad, la explosión de la naturaleza, las circunstancias de habitantes y cultura, dando lugar a "la obra de su vida".

En este sentido, ha aclarado que, tras trabajar tres años sobre ella y después de 50 años escribiendo, la historia le sumergió de lleno en la obra. Sorel ha visitado Cuba para conocer el terreno de los acontecimientos como Pinar del Río y en la búsqueda de documentos e historiadores que le contarán recuerdos.

HOMENAJE A 'MACBETH' Y SHAKESPEARE

Sorel ha asegurado que en todo momento ha pretendido que los personajes prevalezcan sobre la historia, ya que "no quería una novela de cartón piedra donde los personajes fueran estatuas o seres sacados de lo que cuentan los libros de historias sobre ellos". En este sentido, ha señalado que ha seguido a los personajes a través de los libros de Ciges, que han facilitado el trabajo, en sus documentos, intentando, homenajeando en este punto a William Shakespeare y su obra 'Macbeth', "entrar en su espíritu, contradicciones, en su lado humano, donde tan pronto sean malvados como solitarios o sufrientes, es decir, hombres que puedan tocarse con los sentimientos y la razón y no se conviertan en estatuas", ha resaltado.

La novela recoge, según ha declarado a Europa Press, el diálogo "entre la razón y la barbarie, las armas y las letras", pues "la Historia se ha delimitado a dar cuenta de datos, cifras, nombres y batallas", mientras a él le interesaba "los seres humanos que las hacen, porque a través de ellos puedes explicar el tiempo histórico", ha comentado. Asimismo, ha afirmado que la novela recoge también otros aspectos esenciales para comprender el momento como "la sensualidad de la mujer, el sexo o el papel de los revolucionarios, entre otros, demostrando que el lado humano de la historia es infinitamente más importante que las cifras".

Sorel ha matizado que, más que cambiar la visión del conflicto, la novela ofrece "un cierto acercamiento nuevo para quienes buscan que la historia no sea de cartón piedra, sino humana". En este sentido, ha indicado que los libros y análisis que se escribieron sobre el desastre de Cuba influyeron en la Generación del 98 y en el primer tercio del siglo XX, pero "sólo ofrecían datos, causas y efectos, no el lado humano del terrible episodio".

"UNA VENDA ANTE EL DRAMA"

Continuando con la repercusión de la reconcentración en la Guerra de Cuba en la península, Sorel cree que "fue demasiado dramático para que fuera asumido por los protagonistas de la hecatombe". Entonces, se hablaba de un tercio de la población cubana muerta por efectos de la reconcentración, aunque "da igual las cifras", lo que importa, como demuestra el hecho de que uno de cada diez soldados españoles que mueren en Cuba lo hace por causa de la guerra, son las repercusiones, pues "los otros nueve fallecen por efectos que tiene que ver con las condiciones de vida, enfermedades infecciosas, el hambre, el clima o la falta de hospitales".

Sorel lamenta que el mismo Weyler reconociera que "la reconcentración la hace para que se mueran de hambre". El general, según ha indicado, "fue utilizado cuando pensaron como solución a los problemas en castigar a la población y aislarla de los combatientes, al precio que fuera". "Los efectos son tan terribles que prefirieron ponerse una venda antes que entrar a analizarlo en profundidad", opina el escritor sobre la ausencia de repercusión literaria de la reconcentración en la época y posteriormente, pues cree que ésta es la primera vez que se hace.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
238
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.