Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Ángel Lázaro Machado por Francisco Arias Solís

27/03/2010 14:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz de ida y vuelta

ÁNGEL LÁZARO MACHADO

(1900-1985)

“Pero tú, sigues allí,

español, firme, callado

….................................

Allí, guardando a la madre,

estará cuando volvamos.

Alzará el rostro...

En silencio

estrecharemos las manos.”

Ángel Lázaro.

LA VOZ DE IDA Y VUELTA

“En silencio /estrecharemos las manos” son versos escritos durante su exilio, por el admirable poeta orensano Ángel Lázaro, que cierran su libro Sangre de España y que son un canto de esperanza: esperanza en el hombre que se quedó -sufriendo- en España. Ángel Lázaro que pasó una parte de su vida entre un ir y venir de España a Cuba fue también un gran periodista, cronista magnífico de los principales diarios de España y Latinoamérica que alcanzó, además, grandes éxitos escénicos con obras en las que se armonizan bella e intensamente la inspiración patética y siempre de intenso dramatismo y un acusado fondo de melancolía celta. Fue uno de los primeros poetas del exilio español de 1939 que descubrieron las tierras y las gentes de América.

Ángel Lázaro Machado nació en Orense en 1900 y falleció en Madrid el 31 de marzo de 1985. Su padre fue un militar español y su madre cubana. Su infancia transcurrió en Velle, aldea cercana a su ciudad natal. Cuando aún no había cumplido los catorce años emigró a Cuba, donde trabajó en una camisería, en un almacén de pianos como barnizador y afinador, en una talabertería, etc. Regresó a Galicia aquejado de una enfermedad, pero volvió a emigrar a Cuba. Con dieciocho años ya trabajaba en la redacción de El Comercio. Publicó sus primeros poemas en Galicia, Diario de la Marina, Eco de Galicia y en Chic. Después de cuatro años en Cuba regresa nuevamente a España. En Madrid ingresó en la redacción de La Libertad y colaboró en las revistas más importantes del momento como Blanco y Negro, Nuevo Mundo y La Esfera. Frecuentó las tertulias de la época en las que conoció y trató con los maestros del 98. Contrajo matrimonio con una hermana del escritor toledano Emiliano Ramírez. En los primeros años de la guerra provocada por la rebelión militar del general Franco fue enviado por la República española a Cuba en misión cultural, iniciando una campaña a favor de la República en el diario Pueblo. Buen conferencista, dio varias conferencias en el Ateneo de la Habana, la Institución Hispanocubana de Cultura, Amigos de la República Española y la Sociedad Lyceum. En 1938 dirigió la revista antifranquista Revista de España. Colaboró desde el primer número, octubre de 1939, en la revista Nuestra España, dirigida por Alvaro de Albornoz, y que vio la luz en La Habana, en la imprenta del poeta malagueño Manuel Altolaguirre. Ingresó como periodista en la revista Carteles, que dirigía el asturiano Antonio Ortega, y colaboró en Bohemia Social, Facetas de Actualidad Española y La Verónica. Su estancia en Cuba como exiliado se prolongó hasta 1958, con esporádicas estancias en México, Puerto Rico y en Buenos Aires, donde la consagrada actriz española Margarita Xirgu representó algunas de sus obras. En México colaboró en Excelsior y El Nacional y también publicó varios libros. A su regreso a España colaboró en el diario Pueblo. En los últimos años de su vida se le veía con frecuencia en el edificio de la Asociación de la Prensa de Madrid, ya que era un asiduo visitante del consultorio médico.

Su primer libro de poemas aparece en Cuba en 1920, El remanso gris, posteriormente publica Confesión (1927), y más tarde aparece El molino que no muele (1927), considerado su mejor poemario, al que le sigue Romances de Cuba y otros poemas (1937). Ya en 1940 en su Antología poética, hay algún poema nuevo, como el dedicado a Antonio Machado en su muerte. En el prólogo de esta Antología, escribe Manuel Altolaguirre: “... su poesía tiene todas las cualidades de un lujoso ramaje de verdores en los cielos para conquistar el mundo de futuro. Su poesía es trascendente como toda obra que nace de una entrañable condición humana...” En 1941, Manuel Altolaguirre será el editor del nuevo libro, Sangre de España. Elegía de un pueblo. Su próximo libro poético Epistolario y otros poemas no verá la luz hasta 1952. Completa su obra poética durante su estancia en La Habana con dos libros publicados en 1955, Español de dos riberas y su libro en gallego Lonxe, ambos inspirados en temas españoles. En 1973 publicaría en España Homenaje a Aurelio Arteta, cuaderno de poesías como homenaje al pintor vasco.

Ángel Lázaro que pasó una parte de su vida entre un ir y venir de España a Cuba fue también un gran periodista

En 1922, estrenó en el Teatro Principal de la Comedia su obra teatral Con el alma, de la que dijo Jacinto Benavente: “Me parece la más calurosa defensa del teatro hispanoamericano”. Entre sus obras dramáticas más destacadas se cuentan el poema escénico Proa al sol, drama de la emigración, estrenada el 5 de marzo de 1931, en el Teatro Fontalba de Madrid, por la compañía de Lola Membrives, La hoguera del diablo, estrenada el 18 de abril de 1931, en el Teatro Rosalía de Castro de La Coruña, por la compañía de Enrique Borrás, y La hija del tabernero, estrenada en Santiago de Chile en 1932, haciendo el papel de la protagonista Pepita Serrador. Otras obras teatrales suyas son: El arco de la verbena (1933) y La casada sin marido (1936), y, finalmente, señalaremos La tierra del olivar e Imagineros que fueron representadas por Margarita Xirgu en Buenos Aires, en 1948.

Entre sus libros de ensayos y biográficos citaremos: Jacinto Benavente: De su vida y de su obra (1925), La verdad del pueblo español (1939), Retratos familiares (1945), Semblanzas y ensayos (1963), sobre Galdós, Unamuno, Ortega, Menéndez Pelayo, Valle-Inclán, Azorín, Ramón Gómez de la Serna, Marañón..., y la biografía Rosalía de Castro (1966), libros escritos con un estilo directo y sencillo y reveladores de un prosista de fina sensibilidad. Y como dijo este emigrado y exiliado gallego, en su constante ir y venir: “Galicia, verde y triste, madre, / vengo del sol, / vengo del ancho campo tropical / -calma, fuego, resplandor-, / y te encuentro llorando tu lluvia / mansa como una bendición.”

Francisco Arias Solís

Ningún hombre considera que su situación es libre si no es al mismo tiempo justa, ni justa si no es libre.

Portal de Internautas por la Paz y la Libertad y de Foro Libre.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
160
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.