Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

10 años de Chillida-Leku

16/09/2010 13:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Un día soñé una utopía: encontrar un espacio donde pudieran descansar mis esculturas y que la gente caminara entre ellas como por un bosque". Este fue durante mucho tiempo el sueño del escultor guipuzcoano Eduardo Chillida, hasta que un día de 1983 visitó, junto a su mujer Pilar Belzunce, la finca Zabalaga en Hernani y quedaron impactados por la magnitud del caserío originario de 1543 que da nombre a la finca.

En ese preciso momento Chillida descubrió que ese idílico enclave era exactamente el lugar con el que tanto tiempo había soñado para acoger su obra. Su leku, su hogar, el futuro Chillida-Leku.

En 1984 deciden comprar una parte de la finca que incluía el caserío en ruinas. Se trataba de un lugar ideal para albergar sus esculturas durante el proceso último de oxidación del material. Una vez terminado este proceso, las obras salían desde aquí para ser exhibidas y vendidas por el mundo.

Poco a poco van restaurando el caserío bajo la supervisión del arquitecto Joaquín Montero, mientras Chillida comienza a coleccionar su propia obra de modo que Chillida-Leku se va convirtiendo en un verdadero conjunto escultórico que empieza a dar forma a su antigua idea de levantar un museo que sirviera de hogar para sus esculturas.

El museo finalmente se inauguró de forma oficial el 16 de septiembre de 2000, solo un par de años antes de que el escultor, ya con su sueño cumplido, falleciera, en agosto de 2002. Un recinto compuesto por un jardín de 12 hectáreas dominado por hayas, robles y magnolios en el que se encuentran más de 40 esculturas, un auditorio donde se exhiben imágenes del artista mientras trabajaba, una zona de descanso con tienda y por último, como pieza central, el caserío Zabalaga que alberga las obras de menor formato realizadas en acero, alabastro, granito, terracota, yeso, madera o papel.

Una obra más, "tallada" por el propio Chillida

Chillida-Leku es un espacio escultórico en sí mismo, una obra más del artista donde se plasma de modo perfecto su visión de la forma, el espacio y el tiempo acumulado. "Mi padre salió de Hernani y volvió al mismo sitio. Este lugar es su alma", declaraba hace poco en una entrevista al Diario Vasco su hijo Luis, director del museo.

La financiación de todo el proyecto fue asumida exclusivamente por el patrimonio familiar, lo que en todo momento permitió a Eduardo Chillida afrontar libremente su idea y el trabajo de llevarla a cabo, consiguiendo un conjunto final que se correspondía exactamente con lo que el soñó en su día. De acuerdo con sus deseos, todas las esculturas situadas en los jardines pueden ser tocadas y disfrutadas por los visitantes, aunque no así las que se encuentran expuestas en el interior del museo, realizadas en materiales más frágiles o delicados.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
198
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.