Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Treinta años tras la pista de un Van Dyck

18/03/2011 15:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El profesor e investigador de Historia del Arte Matías Díaz Padrón llevaba treinta años tras la pista de un copia de Van Dyck que permanecía "arrinconada" en el sótano de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Tras las tareas de limpieza y restauración y varios años de investigación, Padrón concluye que 'La Virgen y el Niño con los pecadores arrepentidos' es un auténtico Van Dyck.

Díaz Padrón explica este descubrimiento como una "aventura" que empezó en los años 70 durante la elaboración de su tesis doctoral en la Universidad Complutense y visitando fondos de museos. "Cuando menos te lo imaginas, puedes encontrarte una joya", alega este investigador, que también trabaja como conservador del Museo del Prado.

Además de 'La Virgen y el Niño con los pecadores arrepentidos', este investigador ha descubierto en la academia un boceto y un dibujo preparatorio de Van Dyck. "Antes no teníamos ningún Van Dyck y ahora tenemos tres", destaca este investigador, quien prepara una estudio 'Van Dyck en España', que publicará Prensa Ibérica.

HILANDO PISTAS

La obra, de la que se acaba de verificar su autoría, se había creído copia de Van Dyck desde principios del siglo XIX. Pero Sánchez Padrón advirtió que esta copia tenía la "calidad suficiente" para pertenecer a un gran maestro. Hilando pistas y revisando las grandes colecciones, Díaz Padrón consiguió componer la historia de este cuadro durante tres siglos.

Así encontró referencias de su presencia en El Escorial, donde lo cita Velázquez en su 'Memoria' de 1656 y el Padre Santos en su 'Descripción', siempre con grandes elogios.

Un siglo después, esta obra formaría parte del lote de cuadros de pintura española que José Bonaparte quería regalarle a su hermano Napoleón. En este lote la obra de Van Dyck se le atribuía erróneamente a Mateo Cerezo, pintor que habitualmente se confunde con Van Dyck, precisa Sánchez Padrón.

A partir de entonces se quedó en la Academia y profesores y estudiosos pasaron por delante de este cuadro, considerándolo una copia, según explica el profesor Matías Díaz Padrón. Así figura en un inventario de 1964 de la Academia como "copia antigua de Van Dyck".

Esta 'Virgen con el Niño y los pecadores arrepentidos' muestra a María Magdalena, el Rey David y, entre ambos, el hijo pródigo. Postrados ante María y Jesús, son un símbolo del arrepentimiento. Según Padrón, el cuadro es un ejemplo del énfasis que la Contrarreforma católica pone en el sacramento de la penitencia.

"EL BRILLO DE LOS OJOS"

Asegura que la mirada de la Virgen y el "brillo de sus ojos" fue clave para determinar que era obra de un gran pintor. Tras proceder a una limpieza y restauración, que ha durado seis meses, Díaz Padrón y la Academia de Bellas confirmaron que se trataba de un auténtico Van Dyck.

La gran calidad de su estilo y técnica permite catalogar la obra en el periodo italiano de Van Dyck. Un pintor "desconcertante", según Díaz Padrón, que en sus obras de juventud consiguió un refinamiento inusual. "Es una obra refinada de su primera época", argumenta Díaz Padrón y comenta que existe otra versión "idéntica" en Tarazona.

Este cuadro, unido a otras obras de gran interés, se podrá ver en la próxima exposición 'Ecos de Van Dyck' patrocinada por la Fundación Cajamurcia (1 abril-8 mayo) y en las salas de la Academia, durante los meses de mayo y junio.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
282
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.