Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marea Roja escriba una noticia?

Diez años en el torbellino: Licenciados low cost: Mileuristas

03/01/2010 14:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La incursión de los veinteañeros españoles en el mundo laboral les ha convertido en nuevos pobres. Su situación económica está por debajo de la que tenían en el hogar paterno, pese a estar mejor formados que sus progenitores

Por primera vez hay una generación de españoles que, de forma masiva, no consigue vivir mejor que sus padres, a pesar de estar mucho más formada que ellos. Eduardo tiene 28 años, es licenciado, habla idiomas, trabaja en una buena empresa y cobra 900 euros. "Soy un nuevo pobre", bromea. sus padres le han permitido una buena vida, hasta que se independizó. "Mi padre guarda cada día la calderilla en un cajón y después la reparte entre los hijos. ¡Es como cobrar una paga extra!", explica. Los salarios bajos siempre han existido. Pero con el cambio de siglo llegó la novedad: se asocian también a licenciados universitarios. El mileurismo ya existía, pero se daba en el empleo puente, el que lleva hacia algo mejor. Ahora, para muchos, es una trampa, un empleo precario de que es muy difícil salir. "Nos creímos que la formación te hace avanzar personal y socialmente, pero esta fórmula deja de funcionar cuando la formación es masiva, porque baja su precio en el mercado", razona el profesor de Economía del Trabajo Ernest Cano. La formación se alarga, y laboralmente se considera joven a alguien de 30 años, por lo que aumenta ese segmento de población con unas expectativas que no se cumplen porque el sistema productivo parece que avance en otra dirección. No hace demasiado que la profesión más demandada en España era la de carretillero. Por eso, hay economistas ejerciendo de administrativos, arquitectos trabajando en un comedor escolar. Se desvaloriza el esfuerzo y el trabajo y se crea frustración. El mileurismo tiene también una vertiente sociológica, la de los que dicen: "Papá, yo no quiero ser como tú, llegar adonde tú has llegado, esforzarme como tú". "La generación de la posguerra no tenía otro remedio que salir a patadas. Todo era miseria, todo era gris", dice el profesor de ESADE Ceferi Soler. "Esta sociedad ha alcanzado un confort extraordinario, que no ayuda a plantearse cambios. Para salir adelante falta poner una gran cantidad de esfuerzo, y eso no se compra en el supermercado", concluye.

El concepto del millar de euros nació en un contexto literario para denunciar un problema asociado a los jóvenes, pero también sirvió para poner sobre la mesa el debate salarial en un momento de crecimiento económico de una magnitud y una duración desconocidos. El salario medio en el 2007 era 1.686 euros brutos; un estudio de técnicos de Hacienda dice que el 63% de los asalariados en España cobra menos de 1.100 euros; una encuesta similar establece que en Francia es el 10%. Puede haber divergencias de cálculo, pero la realidad es evidente. El peso de los salarios en el PIB español ha bajado del 67, 9% en 1976 al 54, 5% en el 2006 (tres puntos por debajo de la media comunitaria).

Según un estudio, el 63% de los asalariados en España cobra menos de 1.100 euros. La realidad es evidente. El peso de los salarios en el PIB español ha bajado del 67, 9% en 1976 al 54, 5% en el 2006

Eduardo vive con su novia, Pilar, licenciada y mileurista, en un piso de alquiler, ni pensar en uno de compra. Otra diferencia con sus padres: los precios de la vivienda llegaron a niveles nunca vistos. Tampoco se plantean ampliar la familia: es una de las decisiones que dejan "para más adelante". Viven en la provisionalidad, adultos obligados por las circunstancias a comportarse como eternos adolescentes. Aunque a su alrededor todo parece fácil, y gracias a la cultura del low cost pueden crear un espejismo de hogar decorado en Ikea y de grandes vacaciones a base de escapadas con Ryanair. El poder adquisitivo a la baja se ha sobrepuesto a sí mismo tirando de crédito. Hasta que se cerró el grifo. La década termina inmersa en una crisis con muchas caras, una de ellas, la del consumo. Y para consumir, hace falta disponer de dinero. La patronal clama contra los aumentos salariales porque hunden a las empresas. "Siempre nos apretamos el cinturón los mismos", denuncia Chakir el Homrani, portavoz de los jóvenes de UGT. Históricamente, este es un círculo vicioso que tiene mal arreglo. Pero también dicen que en época de crisis surgen las oportunidades. Se habla de diversificar los modelos de producción para generar más valor, dejar espacio al espíritu emprendedor... Eso significa riesgo, pero también estar abiertos al futuro. "Ojalá tuviéramos la solución", dice la Secretaria de Estado de Empelo, Maravillas Rojo. "Pero hundir el entusiasmo de los jóvenes es dinamitar el futuro de la sociedad. No nos podemos conformar".


Sobre esta noticia

Autor:
Marea Roja (4 noticias)
Visitas:
1246
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.