Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Antonio Molero: "Prefiero el teatro, podría vivir sin hacer televisión"

0
- +
30/01/2020 06:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Asociar a Antonio Molero con sus personajes de Poli en Médico de familia y Fiti en Los Serrano es inevitable. Aunque las nuevas generaciones seguramente pensarán en su papel de Benito en Amar es para siempre, serie de la que rodó casi 500 capítulos. En paralelo, el actor ha desarrollado una intensa carrera teatral, faceta en la que podemos verle ahora en Madrid.

Compartiendo escenario con Kira Miró, Leo Rivera y Marina San José, se pone a las órdenes de Joel Joan y Hèctor Claramunt para meterse en un Escape room (hasta junio, en el Teatro Fígaro) donde la comedia y el terror se dan la mano.

¿Había ido alguna vez a un 'escape room' antes de embarcarse en esta obra? Antes de hacer la obra, no... y no tenía ninguna intención. Pero el director nos sugirió, con muy buen criterio, que durante los ensayos teníamos que pasar por eso. Y la verdad es que tenía razón. A veces, por mucho que uno interprete...

¿Se les dio bien? Fuimos todo el reparto con el director y el productor, los seis. Contra todo pronóstico, porque yo no iba muy convencido, nos lo pasamos muy bien. Recomiendo ir con un grupo de amigos.

¿Tuvieron que pedir ayuda? No, porque tanto el director como Leo Rivera sí que habían estado ya y pilotaban bastante. Hay un patrón de conducta en estos sitios y ellos ya lo controlaban. Fue muy divertido, cuando conseguimos salir aún nos sobraban cuatro o cinco minutos. Los chicos del local nos dijeron que habíamos estado muy bien.

¿Ha sido complicado trasladar esa tensión real al escenario para que sea creíble? Nos ayudó mucho vivirlo y, en seguida, los cuatro dimos con la clave. Aquí hay que jugar en un medio camino entre la comedia y el terror que es muy divertido, aunque también es un género difícil porque hay que hacerlo de verdad. Si el público ve que tú estás a medias, no va a funcionar. Hay que jugarlo hasta las últimas consecuencias para que sea miedo-miedo. Que sientan que lo estamos pasando realmente mal.

¿Es usted más de comedia o de terror? Como persona, no soy para nada de terror, me da mucho miedo. No entiendo cómo la gente puede pagar por pasar un mal rato... Como actor, me parece muy divertido.

Así que, en realidad, no están tan alejados... No, claro, estamos educados en esa cultura desde pequeños. ¡Desde Scooby-Doo! Y funciona muy bien.

El público se va a poner de los nervios viendo la obra, cuando vean que pasa el tiempo y no salen. ¿Es lo que se busca? Se pretende eso, pero tampoco queremos que la gente venga asustada. No interactuamos con ellos ni les ponemos un petardo debajo del asiento para darles un susto, pueden estar tranquilos en ese aspecto... A ver, hay un punto de tensión porque, además, van a estar viendo todo el rato una cuenta atrás en la pantalla y jugamos toda la peripecia a tiempo real.

Entonces la idea es que los espectadores se metan con el reparto, digamos, en el juego de escape. Exacto. Y todo lo que pasa... hay muchos sustos y cosas inesperadas para los personajes y para ellos. Pistas falsas...

En la vida real, ¿qué habilidades tiene que ayuden a superar algo como esto? Porque hay perfiles... Yo soy más de quedarme en la segunda fila y verlo de una manera panorámica. Ese era un poco mi perfil y las dos o tres cosas que resolví fue por ahí, porque lo vi un poco más desde lejos. No soy de probarlo todo ni tocarlo todo como un sabueso. Y de cosas esotéricas, porque había que resolver como un tarot, no tenía ni idea.

¿Qué situaciones le dan ganas de salir corriendo? El día del estreno a las ocho de la tarde, y es algo que me pasa desde que me dedico a esto. Un estreno para mí es algo horrible, de verdad. De eso que dices: "¡A qué hora se me ocurrió a mí meterme en este lío!". Ese puntito de pensamiento siempre lo tengo.

Pero es bueno para un actor mantener esa tensión, ¿no? Sí, desde luego.

Se hizo un gran 'escape room' en Madrid con 'La casa de papel', la serie española más exitosa de los últimos años, incluso a nivel internacional vía Netflix. Usted participó en 'Médico de familia' y 'Los Serrano', que también marcaron una época. ¿Cómo está viviendo esta nueva edad de oro de las series? Como espectador lo estoy disfrutando un montón.

¿Qué está viendo? Ahora nada porque estoy con la obra a tope y no puedo, pero disfruté mucho precisamente con La casa de papel. Y me parece estupendo porque nos ofrece un montón más de posibilidades de trabajo.

¿Lo está notando? Pues mira, hay tanto trabajo que, ahora que estoy haciendo una serie, hemos cambiado de equipo técnico tres veces porque la gente se va a otros proyectos. Eso está muy bien. No sé hasta dónde va a llegar, pero mientras...

¿Es un poco burbuja? No sé si hay tanto público para tantas cosas. Como actor, parece que hay movimiento o al menos da esa sensación. Aunque también tengo que decir que a mí nunca me ha faltado trabajo en televisión, afortunadamente. Y las condiciones económicas han mejorado un pelín al haber más posibilidades de trabajo.

¿Mejor en televisión que en teatro? No, yo prefiero el teatro y podría vivir perfectamente sin hacer televisión. Pero tampoco voy a decir que no al trabajo, que nunca sabes. Hay que agarrarse a todo, que esto no es Hollywood, adonde me llamen voy. Pocas posibilidades tengo yo de elegir en televisión. En el teatro, en cambio, sí que puedo permitirme decir que no a algunas cosas.

¿Qué puede contar de sus próximos proyectos? Debe estar a punto de estrenarse la serie Madres en Telecinco, donde hace de marido de Carmen Ruiz con un hijo en coma. Eso espero porque estamos ya rodando la segunda temporada y va muy avanzada. Esta es una serie descaradamente dramática y femenina que habla de los grupos de mujeres que se juntan en los hospitales, un poco por obligación, porque tienen familiares ingresados de larga estancia, y forman una especie de familia paralela a la propia. Son actrices buenísimas y luego estamos los secundarios que somos un poco satélites de ellas.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (52850 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
5
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.