Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Porquero De Agamenón escriba una noticia?

Apocalípticas modas informativas, insulto a la inteligencia

07/05/2009 15:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hagan un poco de memoria: vacas locas, gripe aviar, peste porcina, fiebre aftosa, anisakis en el pescado... Sin olvidarnos de "el síndrome de los Balcanes", los perros asesinos, los benzopirenos en el aceite de oliva (o hidrocarburos alifáticos en el de girasol). Ah, y "el efecto 2000", y...

No escarmentamos. Temas que acaparan duarante semanas, meses o años, los titulares de los medios. Asuntos desconocidos hasta el momento en que saltan a la palestra y olvidados por completo con posterioridad. Vaticinando siempre consecuencias nefastas para la humanidad, de las que luego no queda ni sombra, ni siquiera el recuerdo. Comportamiento irresponsable de medios de comunicación, actuaciones precipitadas y erráticas de los gobiernos, preocupación entre la población, enormes perjuicios económicos... Y luego nada, un "bluf", una burbuja.

¿Qué pasará con la gripe porcina, nueva gripe, o gripe A H1N1? Pues exactamente lo mismo. Su incidencia no es ni de lejos comparable a cientos de enfermedades muchos más graves extendidas por todo el mundo. Ni sus efectos superiores a los cualquier gripe común, de las que nos "visitan" cada año. ¿A qué viene semejante revuelo?

El tema daría para una o varias tesis doctorales, en ciencias de la comunicación, en sociología, psicología... Lanzo ideas para quien quiera recogerlas.

Lo de las vacas locas fue una auténtica paranoia. Además, cuando volvió a saltar a la palestra, del año 2000 en adelante, los que tenemos un poco de memoria teníamos una desagradable sensación de "déjà vu". Ya habíamos vivido una situación idéntica, igual de absurda, en 1996, y en medio ya había tenido lugar el correspondiente período de olvido, sin ninguna de las consecuencias tan trágicas que se vaticinaban. Pero eso sí, consecuencias económicas terribles por el sacrificio masivo de reses, el descenso en el consumo de carne de bovino perfectamente sana y apta.

Y lo mismo, o muy similar, con la peste porcina, la gripe aviar, el famoso anisakis o la fiebre aftosa. ¿Se acuerdan Uds. de las ridículas alfombrillas en los aeropuertos? No había que desinfectar los zapatos que trajera Ud. en la maleta, o las maletas mismas, pero sí las suelas de los zapatos que traía Ud. puestos.

Y, sin que hubiera enfermedades animales de por medio, ¿se acuerdan de la matraca del "síndrome de los Balcanes"? No había, ni de lejos, mayor incidencia de cánceres diversos entre los soldados que habían estado en la antigua Yugoslavia que entre la población general. Pero venga, dale que te pego, durante un par de meses con los cánceres de los soldados.

¿Y qué decir de la época en que tantos perros, especialmente "pitbull" y "rotweiller", se volvieron locos, especialmente asesinos, y se dedicaron a morder salvajemente a todo el mundo? Porque dichas razas parecían haber sido mansas hasta el momento, y después lo han vuelto a ser, pero mira que pasaron un época... A lo mejor tuvo que ver con el cambio de milenio.

Que, hablando del cambio de milenio, hay que ver las previsiones apocalípticas sobre la debacle que se iba a producir cuando todas las máquinas del mundo se volvieran locas con las fechas... Un sacacuartos que hizo ganar barbaridades de dinero a firmas de consultoría, desarrollo de software, etc.

Recientemente, el año pasado, vivimos una situación surrealista con la posible presencia de hidrocarburos alifáticos procedentes de aceites minerales en el aceite de girasol. Reacciones y medidas desproporcionadas y sin sentido, con graves daños para el consumo y los productores. Pero es que no aprendemos. Ocurrió algo similar siete años antes con los benzopirenos en el aceite de orujo de oliva. Y de hecho, la UE tiró de las orejas al Gobierno español por su actuación, y recientemente el Tribunal Supremo ha condenado al Ministerio de Sanidad a indemnizar a los productore, pero ¿quién se acuerda?

Pienso que el escaso rigor y el sensacionalismo con el que se trata casi todo en los medios de comunicación, y la "murga" que se da con determinadas cosas que se demuestran luego sin mayor trascendencia, son cuando menos un insulto a la inteligencia. O a lo mejor no, a lo mejor es que somos más tontos de lo que parece y tenemos lo que nos merecemos porque lo consentimos.

 


Sobre esta noticia

Autor:
El Porquero De Agamenón (24 noticias)
Visitas:
519
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.