Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que A. Fernández escriba una noticia?

Arrancamos con el debate en rojo y blanco

04/02/2010 23:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Sevilla está a un paso de la primera final de la era Jiménez en el banquillo, gracias a un triunfo sobre el Getafe donde la mano del entrenador fue fundamental, pero al que la grada no para de recriminar sus decisiones

El 4 de Febrero de 2010 ha amanecido entre los que sienten los colores del Sevilla Fútbol Club como un día lleno de luz y alegría, por más que San Pedro se empeñe en que la capital andaluza haya intercambiado sus papeles meteorológicos con la gallega. El sevillismo está de enhorabuena. Y sobre todo un sevillista, que por más que ostente un cargo dentro del club, siente esta entidad como parte de sí, como le ocurre a cualquier aficionado más. Esta persona no es otra que Manolo Jiménez, un arahalense que está a las puertas de disputar su primera final sentado en el banquillo del Sevilla, un hito al que no se asomó ni de cerca en su etapa como futbolista y capitán del conjunto de Nervión.

La victoria (2-0) del Sevilla sobre el Getafe ha vuelto a poner (una semana más) a Jiménez como principal protagonista en las portadas de los periódicos y en las tertulias de barra de bar. Por norma general, este protagonismo era enfocado hacia sus deficiencias como estratega y entendido del deporte del balón, y en la primera parte del encuentro de ida de las semifinales, sí, las semifinales de la Copa del Rey, parecía que los palos iban a caer en cascada sobre la ya dolorida espalda del entrenador. Los palos se cambiaron casi por granadas de mano cuando a Jiménez, por fin, fue fiel a su estilo balompédico y quitó a un delantero por un centrocampista. A la mayoría de los aficionados del Pizjuán les dolió en el alma este aparente paso atrás de su equipo ante un rival inferior en teoría. Una hora y poco tiempo después ese cambio encumbraría a Jiménez en una de las noches donde se acredita que sacó el carné de entrenador por algo y para algo.

Más sobre

De aquí a final de temporada el debate seguirá siendo la tónica general dentro del sevillismo y en las propias entrañas del club de Nervión en torno a la figura de su actual entrenador. Las miras hacia el pasado reciente son continuas, lo cual es normal y hasta entendible, pero en vez de cuatro años, que se mire a ocho u doce atrás, y así sucesivamente con múltiplos de cuatro (por poner un número). Ahí se verá el cambio del club. Pero también como hay que echarla al suelo (en la más pura terminología futbolística) y celebrar con vino que una final, que sí, una finalísima, está de camino. Y con uno de la casa al frente de la nave.


Sobre esta noticia

Autor:
A. Fernández (1 noticias)
Visitas:
783
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.