Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Mundo escriba una noticia?

Arroz imperial en La Habana

10/06/2013 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Son la diez de la noche aproximadamente. Acabo de salir del concierto del español Ismael Serano en el Museo de Bellas Artes

Espero un P-4 que por suerte no demora en llegar y para más suerte aún llega con asientos vacíos. Camino hacia el fondo y ocupo uno de los puestos cercanos a la ventanilla. Unos amigos llegan también del concierto y me acompañan durante el viaje. Mientras damos nuestros criterios sobre el cantautor español unos papeles son lanzados hacia dentro del ómnibus. Son muchos papelitos, parecen promociones de un concierto.

Son promociones, pero no de un concierto. Uno de los volantes pide la libertad de Roberto Hernández y Wilber Parada: “Libertad para todos los presos políticos encarcelados por luchar por una Cuba libre, próspera y justa”, finaliza un lado de los papelitos. Por el otro dice: “UNPACU lucha por tus derechos; está con quien sufre injusticia. Da voz a los que temen decir la verdad en voz alta. Por una Cuba con todos y para el bien de todos, ¡¡Únete!!”. Finaliza así, con dos signos de exclamación en los extremos. Como si gritaran. Comienza el debate en el ómnibus. La polémica. Esto huele a grupitos financiados por los 20 millones que Estados Unidos dedica para la subversión de Cuba. ¿Qué significa UNPACU? Intentamos descifrar las siglas: Unión Nacional de Patriotas Cubanos. No no no no. Luego supimos que es la Unión de Patriotas Cubanos. Casi que aceptamos. -“Qué nombre tan feo, eso suena a empaquetado. Vaya, son brutos hasta para poner los nombres”- exclama uno. -“Qué mas tú le vas a pedir a esa gente compadre -riposta el otro- si ellos solo están pa´ estafarle el dinero a los yumas”. Continúa el debate: - “¿Quién le dijo a ellos que me tienen que dar voz para decir algo? Estos discursitos son tan fáciles de desmontar. No es fácil lo que se plantea”. -“¿Y quiénes son esos tales Roberto Hernández y Wilber Parada?”- pregunta el de al lado. -“Seguramente unos tipos que están presos por robar gallinas y de la noche a la mañana hicieron conciencia, se percataron que robar gallinas en Cuba era el significante y su significado era que ayudaba a una Cuba libre, próspera y justa; y así por arte de la semiótica, se convirtieron en presos políticos.” - “Pero si al menos dijeran quiénes son. Estos discursitos son tan fáciles de desmontar”- repite la voz. Y otro debate, que desvió la atención de todos, sucedía atrás. A un hombre de unos cincuenta y cinco años, los papelitos le dio por ponerse a comparar épocas pasadas de abundancia y épocas recientes y actuales de escasez, lo que también deviene en comparación de generaciones. - “La generación de hoy no sabe lo que es un conejo relleno y un arroz imperial, pa´ ellos eso ni existe. Hoy de qué te sirve ser universitario, si no puedes ni comprar los mandados de la bodega. Antes uno pedía un conejo relleno y un buen arroz imperial y la cerveza estaba a la patá´. Esta generación está acostumbrada al arroz con huevo, ellos nunca van a saber lo que es un conejo relleno y un buen arroz imperial”. Parada de Coppelia. El hombre del conejo relleno parece que se baja. Ya se desahogó, ejerció su libertad de expresión en pleno ómnibus a las once de la noche. Ahora nos toca a nosotros ejercer la nuestra antes de que desembarque: -“Abajo el arroz del imperialismo”- una voz. -“Abajo”- otras voces. Por Claudio Pelaez Sordo Para: Tremendo Explote


Sobre esta noticia

Autor:
El Mundo (4808 noticias)
Visitas:
4154
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.