Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Artacano escriba una noticia?

El arte callejero de Cynthia Rossi, la "bisnietísima" de Francisco Franco

14/05/2014 21:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La manzana nunca cae lejos del árbol. Sin embargo, hubo un tiempo en que Cynthia Rossi (29, recién cumplidos) intentó distanciarse del palo de su familia: estudió Derecho y Criminología y trabajó una temporada como abogada en un bufete de París, su ciudad natal. Incluso llegó a pensar en ser comisario de Policía e investigadora criminal. Pero siendo hija de Carmen Martínez-Bordiú (musa efímera de Salvador Dalí en el ocaso del régimen) y Jean-Marie Rossi («el decano de los anticuarios parisinos»), solo era cuestión de tiempo para que la casi desconocida hermana de Luis Alfonso de Borbón se adentrara en la jungla del arte.image«Con la abogacía sentía que me faltaba algo y empecé a pintar. Llevo casi tres años, estoy vendiendo bastantes cuadros gracias al boca a boca y me dedico a ello. Pintando soy muchísimo más feliz», explicaba Cynthia esta semana en un evento en Madrid por el que dicen que cobró más de 36.000 euros (ella misma lo ha desmentido con un tajante «ni la mitad de la mitad»). La hija pequeña de Martínez-Bordiú pinta en la casa de su padre , a las afueras de la capital francesa, y ya puede presumir de «vivir» de la venta de sus obras. «Es un sueño hecho realidad», reconocía en su muy publicitado encuentro con los medios españoles. Un sueño que ya tenía su bisabuelo, el general Francisco Franco, quien ?tal como relata Francis Franco en su libro «La naturaleza de Franco»? «sentía fascinación por la pintura, tenía talento y era un gran dibujante». Pero los óleos de la «bisnietísima» nada tienen que ver con aquellos clásicos bodegones que trazaba el dictador en las tardes soleadas de El Pardo, obras que por cierto tienen una calidad y realismo excepcional para un simple aficionado como era el general. Los cuadros de Cynthia ?quien tampoco ha pasado por la Escuela de Bellas Artes? se acercan más a la figuración libre , al vibrante «bad painting» de Jean-Michel Basquiat y Julian Schnabel, que al sobrio y refinado naturalismo de Enrique Segura y Fernando Álvarez de Sotomayor, los retratistas fetiche de Franco . «Mi estilo es una mezcla de «street art» y pop art, con muchos colores», aclaraba a unos periodistas más interesados en su opinión sobre la pareja de su madre, el empresario del desguace Luis Miguel «Chatarrero» Rodríguez, que en sus influencias artísticas.Clientes muy ricosCynthia dice que por ahora solo tiene encargos y que no le sobran piezas para exponer. Aunque ya ha podido enseñar sus obras en la galería parisina del cotizado marchante Albert Benamou, una galería que, curiosamente, se encuentra a solo una calle de Aveline, el anticuario que Jean-Marie Rossi tiene frente al Palacio del Elíseo . «Benamou es una galería para ricos, especializada en cosas caras de calidad artística un poco discutible. No figura en el ránking de las galerías que marcan tendencia en el terreno puramente artístico», dice a ABC un entendido en el mundillo artístico parisino. «La galería donde expuso Cynthia está a dos pasos de la de su padre. Es un tipo de galería que no hace exposiciones... por el contrario, expone lo que Dios les da a entender . Quizá no tenga nada que ver con el arte. Pero si debe tener mucho que ver con la pasta», añade otro «connoisseur».En su paso por Madrid, la artista de la familia Franco ha achacado el éxito de sus cuadros al «boca a a boca», porque muchos de sus clientes son amigos y clientes de su familia. Entre esas amistades, que tienen suficiente tiempo libre y dinero para apreciar el arte de mademoiselle Rossi, figuran los Mitterrand-De Lacharrière , los De Castellane, los De la Baume, los De Botton y Van Weddingen, entre otros ilustres apellidos imprescindibles de la crónica social parisina.Todo en familiaLos hermanos de Cynthia, Marella Rossi-Mosseri, mano derecha de su padre en el prestigioso anticuario Aveline, y Fritz, un brillante abogado especializado en fusiones y adquisiciones, también ejercen de mecenas de su «bad painting» y lo promocionan entre sus famosas amistades, entre las que se encuentran la exmodelo Inés Sastre, la heredera de las bodegas Domecq Lorene Ricard, la princesa Marie Sayn-Wittgenstein-Berleburg y la princesa Lorenza de Liechtenstein.

Más sobre

Pero no hay mejor benefactor que un padre. Carmen Martínez-Bordiú tiene cuadros de su hija en sus casas de Santander y Madrid. «Mi madre es mi mayor fan. El resto de la familia también tiene cuadros míos, regalados por supuesto», ha reconocido Cynthia. Eso sí, de precios no ha querido hablar, porque «los artistas no hablan de dinero». Es difícil imaginarse las coloridas pinturas graffiteras de esta it girl «in pectore» compartiendo muro con los corzos, faisanes y bodegones firmados por Franco. Pero allí están, colgados en los salones Carmencita y Francis. En el universo de los Franco todo es posible, incluso un diálogo artístico entre el pop art y el naturalismo del Antiguo Régimen.El material para tus cuadros (lienzos, pinturas, aditivos, ...) en www.tiendadelartista.com

-El Arte de Divertirse-


Sobre esta noticia

Autor:
Artacano (2425 noticias)
Fuente:
elartededivertirse.com
Visitas:
2187
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.