Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Isufer escriba una noticia?

ASIA: Partido político de nuevo cuño

03/01/2011 14:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Modos y formas vergonzosas de la clase política avilesina y sus espurios intereses particulares o partidistas

Isidro Suárez, Tipógrafo del Far West

Al socaire de la hostelería − si no recuerdo mal, llegaron a tener los Villalba dos bares de copas en Avilés, además del que tienen o tenían en Gijón al lado de la Playa del Arbeyal− , se asentaron en Avilés éstos que al poco tiempo crearían un partido político cuya denominación guerrera fue, y sigue siendo, ASIA (Agrupación Social Independiente de Avilés) como si de una empresa familiar más se tratara para sacarle buena tajada. Van, como casi todos los que descubrieron la política como forma de enriquecimiento rápido y seguro, a por la pasta gansa del erario público. Eso a nadie cansa.

Fotografía de D. Miguel Angel Villalba Menéndez

La inscripción de tal partido político en Avilés parece ser que contó con el amparo del mecenazgo de un importante empresario de esta villa marinera asturiana − creo que aún no se ha podido demostrar su autoría, por lo tanto…− . Y cuando se presentaron como tal partido político en el 2003 ante la sociedad avilesina, con un alarde de medios propagandísticos impresionante, al estilo circense, esperábamos encontrarnos con una experta tripulación y un avezado timonel, pero no para tal barquito de papel, claro. Porque Miguel Ángel Villalba Menéndez, presidente de tal invento político avilesino, debiera de asumir que como ideólogo y patrón de un partido papirofléxico en Avilés no tiene buen tirón. Y por muy inútiles que sean sus contrincantes políticos, que lo son casi todos, no tiene parangón. Lo sé porque lo he vivido muy de cerca apoyándoles para bajarle los humos a otro político impresentable: Díaz Rañón, responsable de Izquierda Unida en Avilés, que, en esta ocasión, de cuatro concejales habidos se quedó con dos (él y su purificadora Purificación). “Todo fue, Antonio Sabino, por apoyaros a vos” y tumbar al impresentable Díaz Rañón ¿..?

Fotografía de D. José Fernando Díaz Rañón

Faltándole Antonio Sabino, a Miguel Ángel Villalba ya nadie le da crédito, salvo aquellas personas preñadas de candidez que siguen ingenuamente su huera verborrea que persigue adoctrinarles. Sus espurios anhelos quedaron chafados en más de una ocasión, además de pasarse como costumbrista fardón. Y es que, claro, tiene los derechos de autor de tal invento social que unos pocos seguíamos al comienzo del periplo para saber de qué iba tal invento aunque no fuese en la mar.

Ahora ya lo sabemos: fue la botadura de un barco papirofléxico llamado ASÍA, no la de un recio bajel deseado por su tripulación…¿o mejor troupe?, con la intención de surcar los procelosos mares de la política avilesina utilizando, no la razón, sino la sinrazón de la avaricia de los descontentos con lo que tienen ¿..?

No se trata de una fabulación gratuita si decimos que es la mera realidad cotidiana de tal personaje salido de la pluma de cualquiera de nuestros mejores autores de la picaresca española del Siglo de Oro pretendiendo embarcar a sus afiliados y simpatizantes en su barquito papirofléxico saliendo a mar abierto desde la ría de Avilés. Y es que, a mi juicio, Miguel Ángel Villalba Menéndez es más falso que un billete de cinco céntimos. Y, mal que nos pese, su cara dura es una realidad indescifrable. Llegué a conocerlo bien porque apoyé su candidatura siguiendo casi todos los pasos para llegar a tener luego cuatro concejales gracias a la entrañable imagen que Antonio Sabino tiene, y seguirá teniendo, en Avilés y toda la comarca cuando, precisamente, estaba prevista su desaparición del mapa político avilesino tal montaje de aprovechados individuos. O sea que los cuatro concejales conseguidos por ASÍA fueron el resultado de la imagen que Antonio Sabino prestó al grupo político de ASÍA. Sin duda alguna.

…los cuatro concejales que salieron de las urnas las pasadas elecciones municipales fueron fruto de la prestación de imagen de Antonio Sabino, …

Fotografía de D. Antonio Sabino García González Fotografía de Dª María Isabel Area Gutiérrez

Por eso y más, Antonio Sabino, que fue cabeza de lista por el tal grupo político de ASÍA, los dejó con un palmo de narices cuando, en compañía de la concejala del mismo grupo, Isabel Area, abandonó tal invento político casi a mitad del camino para pasar al grupo de los “No Adscritos” sin abandonar sus actas de concejales. Ahora, el presidente de ASÍA, Miguel Ángel Villalba Menéndez, apoyado por los dos concejales de IU ¿..?, mantiene una lucha sin cuartel para que les entregue las actas de concejales del ayuntamiento avilesino, sin tener en cuenta que tal formación política estaba llamada a desaparecer. Y, pese a quien pese, la realidad es que los cuatro concejales que salieron de las urnas las pasadas elecciones municipales fueron fruto de la prestación de imagen de Antonio Sabino, presidente que fue de la Camara Oficial De Comercio Industria Y Navegacion De Aviles y Delegacion en el Aeropuerto durante 24 años, además de haber representado a todos los empresarios de suministros electromecánicos de toda la Europa de los 12 de entonces, y que por ese y otros motivos se puede permitir gozar en toda la comarca avilesina de una envidiable imagen. Imagen que perdería si se hubiese mantenido contra viento y marea en la papirofléxica embarcación de ASÍA.

Y a pesar de que a Antonio Sabino se le debe la supervivencia de ASIA, también le reclama el presidente del grupo, Miguel Ángel Villalba, 10.993 euros por la publicidad en la pasada campaña preelectoral. Y a Isabel Area lo mismo. O sea, 21.986 euros del ala. Es el resultado de embarcarse por aguas procelosas ASIATICAS papirofléxicamente.

“Te lo advertí, Antonio Sabino: Hay demasiada mierda entre esa clase política. Te avisé a tiempo sobre los personajes de inficionados cerebros con los que ibas a lidiar. Y no me has hecho mucho caso cuando te lo dije. Aún así te seguiré admirando como persona porque eres de lo más íntegro que tenemos en el patio político avilesino y toda la comarca. Sabes que digo lo que pienso y pienso lo que digo. Y también sabes que lo sé. Pero sigue manteniéndote firme en tus convicciones, no merece la pena perderlas por nada ni por nadie. Lo genuino eres tú, no los demás con los que tropezaste. Pero lucha por tus derechos hasta el último suspiro. No te dejes amilanar.”

La política avilesina, y seguramente en cualquier otro lugar de España, es como en la selva: Los leones y leonas, por ejemplo, marcan su territorio a base de meadas alrededor del mismo. Y pobre de aquel animal que traspase la señalización urinaria de prohibido el paso. En Avilés, aunque las meadas de los animales políticos son más discretas, aquél o aquella que tiene la osadía de entrar en política es desollado vivo. Y es que, Antonio Sabino aportó con su imagen cuatro concejales que restó a otros grupos políticos (PP e IU principalmente). Y eso no se lo perdonan.


Sobre esta noticia

Autor:
Isufer (55 noticias)
Visitas:
5819
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.