Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Potencia escriba una noticia?

La banca siempre gana

21/10/2009 12:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras una larga temporada de crisis económica, en la que España no levanta cabeza, ni ve un futuro cierto a corto plazo, asistimos todos al debate sobre el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Ya sólo el nombrecito se las trae, pero es lo de menos. Lo importante es que el FROB pone a disposición de la banca una cantidad ingente de capital. Capital que ahora mismo necesitan las empresas, especialmente constructoras para poder acudir a las licitaciones, contratistas para aceptar obras y aguantar las moras en los pagos, proveedores para financiar las ventas de equipos y materiales... pero no lo tienen. La razón: los bancos y cajas no dan crédito. Por mucha publicidad que veamos en la tele y mucha propaganda oficial sobre la disponibilidad del ICO, lo cierto es que los datos son los que son, y el crédito en España está en estos momentos en dique seco. El sector bancario no suelta ni un céntimo, pero entre todos vamos a financiarles a ellos.

A estas alturas huelga explicar que el dinero es la sangre de todos los sectores productivos. Se juega con capital ajeno para financiar la marcha de cualquier negocio y cada uno tiene su papel en ese juego. La banca es la que tiene el dinero y financia, y las empresas la que lo gastan y producen. Este sistema establece un flujo constante de capital que permite el funcionamiento de cualquier actividad, y en cuanto se ha visto interrumpido empiezan los problemas. Y la situación no es que las empresas hayan dejado de pedir, sino que el sector financiero ha dejado de dar. En casi todos los encuentros sectoriales y reuniones con empresarios y profesionales las quejas hacia la restricción bancaria son unánimes. Al tiempo, asistimos a una caída de la productividad en España y las empresas viables pasan apuros al no disponer de la sangre que les permita seguir adelante. Si en los buenos momentos cualquier empresa necesita de financiación para crecer, en la actual coyuntura de dificultad para todos esa financiación es más necesaria que nunca. Quizás no sea para crecer, pero sí para mantener la actividad hasta que la economía recupere el tono. Pero esa necesidad no se está viendo satisfecha y el resultado es un ahondar en la crisis económica y, más concretamente, sectorial.

Con el FROB, a pesar de venderse como una forma de desbloquear el estancamiento crediticio apoyando al sector bancario, lo cierto es que sólo sirve para recapitalizar a la banca. Y no a toda, sino a la que pasa apuros porque su gestión ha sido nefasta. ¿Por qué entre todos vamos a financiar empresas que según la lógica de mercado deberían desaparecer? El Estado no está para sacarle las castañas del fuego a entidades hundidas, sino para garantizar la salud del sistema. Por ello, si hay que apoyar los fondos bancarios, deberían de apoyarse los de bancos solventes y bien gestionados, que es exactamente lo que se hace con cualquier empresa privada de cualquier sector. ¿O acaso se financian empresas cuyo negocio no tiene visos de rentabilidad? No, se financian empresas, que aún pasando apuros, tengan capacidad para ganar dinero. Aquí lo que cabría preguntarse entonces es por qué el Estado no se preocupa de que las empresas que funcionan, producen y generan empleo tengan el dinero que necesitan.

Por contra, nuestros políticos, Gobierno y oposición, de lo que se han preocupado es de ayudar a un sector que no está cumpliendo con su misión principal, que es prestar dinero. ¿Alguien se imagina que un banco financiara a una constructora que no construye, a una ingeniería que no presenta proyectos o a un fabricante que no fabrica? Entonces por qué vemos con naturalidad que se ayude a un banco que no presta dinero... quizás sea por los intereses de partido en las cajas de ahorros, los políticos en los bancos o la simple incapacidad para hacer otra cosa que no sea lapidar el erario público. Lo único cierto es que la banca siempre gana, con crisis o sin ella, y en cambio, las empresas tendrán que financiar, indirectamente, a los que no les quieren dar dinero.

Una de las patas de esta crisis económica es la crisis financiera global, y curiosamente son los creadores de esa crisis los que van a recibir la ayuda, no los que sufren sus efectos. Por ello, alguno ya apunta a que cuando venga la recuperación y cambien los tiempos se tendrá muy en cuenta qué entidades apoyaron al sector y cuáles no. Es posible, pero para entonces puede haber pasado de todo, incluso perder la memoria y no acordarse de quiénes estuvieron apoyando a las empresas en los momentos difíciles. Y así nos va.


Sobre esta noticia

Autor:
Potencia (26 noticias)
Fuente:
potenciainfraestructuras.blogspot.com
Visitas:
286
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.