Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

¡Bendito año electoral!

16/05/2015 01:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tenemos ante si un movidito año electoral, elecciones municipales, autonómicas y nacionales. Los partidos políticos han puesto toda la carne en el asador, pletóricas propuestas teóricas no faltan…

Este año 2015 está marcado por las elecciones municipales, autonómicas y nacionales. Viviendo la gravísima situación económica por la que atraviesa un altísimo porcentaje de la población, vemos con impotencia como los diferentes partidos políticos, especialmente los que gobiernan actualmente el país, aprovechan las necesidades más elementales de la población para lucrarse de sus votos. Publicidad televisiva, radiofónica, prensa, publicidad callejera… Millones de euros invertidos en campañas electorales, mientras millones de personas viven en riesgo de pobreza o exclusión social

Ya en los primeros meses del año han comenzado con sus “dádivas” confusas, exclusivamente destinadas a captar votos. Ayudas destinadas a colectivos vulnerables y a quienes se encuentran en situaciones límites, muchos de ellos lamentablemente pisando los umbrales de  exclusión social. En los últimos días se han anunciado más medidas económicas reservadas a intentar captar el beneplácito de los votantes. Ayudas para la mujer trabajadora, familias monoparentales, familias numerosas, con minusválidos a cargo… Más “limosnas” de un gobierno que recién ahora se ocupa de “intentar” solucionar el caos económico en el que ellos mismos nos han sumido. Han tardado todo un periodo de gobierno para darse cuenta de la difícil situación con la que convive un grueso muy importante de la población. Aunque los “genios” pensantes de estas “soluciones relámpagos y con periodo de caducidad” -seguramente a fuerza de usar sus neuronas- están fuera de entrenamiento. Ayudas a las mujeres trabajadoras ¡perfecto!, y bien merecido, lo tienen…  La fortuna de tener un trabajo ya de por sí, es un logro. Aunque el hecho de tener trabajo no significa que posean un estado de bienestar envidiable; debido esto a los contratos basuras y los sueldos miserables que se pagan en la actualidad. Lo que no se dice, cuando se anuncian estas “espectaculares” medidas con bombos y platillos, es que las tan mentadas ayudas se las pagan ellas mismas con sus aportes a la seguridad social e IRPF. Éstas, no deberían ser ayudas esporádicas y otorgadas para “lavar” la cara de un partido político. Un gobierno que durante toda su legislatura ha “ayudado” específicamente a los más poderosos, facilitándoles el camino a serlo más aun y a aumentar sus riquezas. Todo mientras la población se vio sumida en el infortunio del paro, el hambre, los desahucios y la precariedad sanitaria, social y educativa.

Pero a mí se me ocurre una pregunta más, ¿Qué sucede con las mujeres que no trabajan? ¿Son acaso mujeres de segunda? Ellas también son madres, monoparentales, familias numerosas, desempleadas y muchas veces desahuciadas ¿No son acaso merecedoras  de un tipo de ayuda especial?, ¡Aunque en este lamentable caso se trate de un subsidio con segundas intenciones!, dadas la condicionantes infaustas serían bienvenidas.

Vivimos los coletazos de una economía sumergida que ha sumido en el abismo a un grueso importante de la población, mientras se pregona a los cuatro vientos una recuperación económica que solo la ven empresarios, políticos, grupos económicos, holdings y bancarios.

La clase media, la clase trabajadora han sido víctimas del “verdugo”  más aciago de la actualidad, restándonos derechos inalienables y legítimos. Hemos perdido el derecho al trabajo, a una remuneración justa, a la estabilidad laboral y con ellos nos han arrebatado hasta la dignidad. Lo que intentan hacer, es inclinar la balanza a su favor vestidos con pieles de mansos corderos, y dar una encubierta imagen de benefactores. Es en esta época donde el “circo” para el pueblo se torna más creativo, hemos visto a muchos personajes de la política nacional montados en bicicleta, acercándose a la población, visitando pueblos de los que no se acuerdan jamás. Pero lo que me parece más repulsivo es el dinero que se gasta en las campañas políticas de casi todos los partidos, cuando hay millones de personas que están en la miseria más absoluta. Sin mencionar el dinero que nos cuesta a todos los ciudadanos la puesta en marcha de cada una de las elecciones y el dinero que con ellas se embolsan los partidos. Nuestro voto tiene un valor monetario además del decisivo para su elección  o reelección. La tensión electoral depende de los matices que se utilicen para la misma, toda estrategia es válida a la hora de lograr su cometido. Armas electorales que van desde los deslucidos discursos destinados enfangar a los oponentes y sobre todo a promesas faltas de contenido, porque a sabiendas que no se cumplirán, son solo un trampolín para lograr sus objetivos elitistas.

Lo más apocalíptico de las políticas electorales son sin lugar a dudas el engaño, las mentiras, las falsan promesas que jamás cumplirán; éstas junto a las “ayudas” económicas son el cumulo del desmedro total a la inteligencia de la ciudadanía. Intentan convencernos de una quimera que solo vive pura y exclusivamente en su mente. ¿De dónde sale el dinero que financian las diferentes campañas electorales? A lo largo de estos años hemos tenido noticias de “dineros” negros, provenientes de diferentes fondos nada claros por cierto y de hecho en entredichos en diversos juzgados. ¿Qué tipo de moral y ética tienen aquellos que despilfarran millones y millones de euros en campañas con carteles, pasacalles, papeletas, dossiers, publicidad, spot publicitarios en radio y televisión? ¿Los asesores políticos, técnicos, no han pensado que todo ese dinero botado a la calle, podría dar solución a los millones de parados, a la gente que no percibe ninguna retribución? Las diferentes ONGs, como Caritas o la Cruz Roja por ejemplo se ven desbordadas por las familias desesperadas que acuden a ella en busca de ayudas de comestibles, ropa, medicamentos, transporte, trabajo etc. etc. Yo misma doy fe de ello porque hace unos catorce años atrás cuando solo tenía por delante la intemperie y la precariedad,  recibí ayuda de Caritas. No solo ayuda de alimentos y ropa, sino también ayuda para pagar el alquiler, asistencia jurídica, ayuda para la medicación tan necesaria para mi salud entonces,   inserción laboral, atención psicológica y psiquiátrica que me ayudo a sobrellevar esa etapa adversa…  ¡Ahora que lo pienso entonces, casualmente gobernados por el mismo partido!

Pero estas instituciones caritativas existen para paliar situaciones difíciles que las oficinas de bienestar social no llegan a cubrir. Sin embargo y debido a la ineficaz política económica del gobierno, a la crisis y a los recortes antisociales  perpetrados en las diferentes partidas, han dado como resultado una recesión casi imposible de superar.  Las medidas políticas, económicas, laborales y sociales ponderadas por los gobernantes de turno, han resultado ser tan deficientes que la beneficencia se convirtió en la única tabla de salvación de una franja muy importante de la población. Si no fuera por ellas  millones de personas vivirían en la más completa miseria, porque las diversas oficinas de bienestar social no cumplen con su cometido. ¿Por qué no cumplen? Lisa y llanamente porque las partidas de dinero presupuestadas para tal fin son insuficientes  y porque quienes las gestionan carecen de la suficiente sensibilidad y empatía.

La financiación de los partidos va desde las donaciones legales-ilegales, hasta las condonaciones de deudas por parte de las diversas entidades bancarias. El 80 % del dinero que perciben proviene del Estado, es decir de todos los ciudadanos. Una vez conseguidos los votos y escaños, el Estado les paga un dinero proporcional al número de votos. Por esto los partidos suelen pedir créditos, incluso antes de presentarse a las elecciones. Hay algunos  Bancos que les perdonan las deudas a los políticos ¿Sospechoso verdad?... Sobre todo cuando inescrupulosamente se desahucia a familias sin ningún tipo de miramientos. Se los despoja de su vivienda y aún así mantienen la deuda ¡Un despropósito total! Existe un cierto “protocolo” que impide acceder a este tipo de información debido a que  el Banco de España  facilita  información alguna sobre las entidades bancarias que perdonan los préstamos que les deben los partidos políticos. De Hacienda tampoco es posible recibir este tipo de información y menos aun del Tribunal de Cuentas…

Algunas empresas constructoras o promotoras otorgan donaciones a las diferentes Fundaciones de los Partidos. Una manera  solapada de hacerlo dado que legalmente no pueden hacerlo directamente al Partido en sí. Lo que generalmente se da es que “casualmente” tienen vigente algún contrato con alguna administración pública, con lo cual hacen su donativo por ejemplo  a la Fundación Faes o a la Fundación Ideas, y éstas fundaciones  conceden “prestamos” a los partidos. ¡Hecha la ley, hecha la trampa! Hasta el año 2007 eran admisibles las donaciones anónimas, con lo cual  era factible recibir dinero negro y/o mal habido. A partir de ese año quedaron  especialmente prohibidísimas, aunque el Tribunal de Cuentas aparentemente no  hace pública ningún tipo de donación... Las cifras anuales percibidas mediante donaciones de diferentes empresas pueden llegar a alcanzar los 100.000€.

Votar es la única arma que disponemos para cambiar una situación que se torna insostenible

En las elecciones generales por cada escaño obtenido en el Senado o en el Congreso perciben  una subvención que puede superar los 20.000.000€ y se otorgan además 0, 83 € por cada voto obtenido por cada lista al Congreso y 0, 33€ por cada voto a cada candidatura al Senado, siempre que estos votos se traduzcan a escaños en esa circunscripción. Estas cifras en más o en menos también se perciben en las diferentes autonomías de la geografía española. Todo este “despilfarro” de dinero público destinado a financiar los diferentes partidos, sale del bolsillo de TODOS los contribuyentes. En épocas de crisis como la que atravesamos me parece un despropósito total. Mientras exista una sola persona, un solo ciudadano en la calle, hurgando en los contenedores y cubriéndose con cartones, cualquier tipo de erogación económica que este no esté dirigida a ayudas sociales es un absurdo, una insensatez. Lamentablemente la realidad pavorosa que merodea en las calles de cada rincón español, dista mucho de la que se esfuerzan por hacernos creer,  ésta es la verdadera  realidad, mucho más palpable que lo que admiten públicamente. Disfrazan la situación, pintándola con bonitos y coloridos colores para engañar a los más incautos. Lo hacen a conciencia y ofendiendo así nuestro raciocinio y nuestra inteligencia. Intentan engatusarnos con “regalitos”, “ayudas”, subvenciones” que son pan para hoy y hambre para mañana. Prometieron y no cumplieron, una vez obtenido el poder defraudaron olvidándose de su plan de gobierno y de sus promesas, e intentan volver a hacerlo.

En las diferentes “paradas” de los partidos podemos recibir souvenirs” de todo tipo: coloridos globos, bolígrafos, caramelos… hasta bollos. ¡Es igual que en la época de la conquista, espejitos a cambio de oro o piedras preciosas! Lo único que no toman en cuenta es que entonces los aborígenes eran analfabetos, y ahora la civilización ha avanzado, es ilustrada e inteligente, no pueden tomarnos por burdos catetos.

El 27 % de la población española está en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que es uno de cada cuatro ciudadanos… ¿No es una aberración destinar tanto dinero en las campañas electorales, sin beneficio alguno para la ciudadanía? Sinceramente es un despropósito y  una burla, ante la necesidad de las personas. Existen partidos políticos  surgidos ante la indignación del ciudadano de la calle, que se costean a sí mismo y cuya única financiación es a través de microcréditos que serán devueltos una vez finalizadas las elecciones ¡Esto es mucho más trasparente y real que todo lo anterior! No se puede hacer ostentación a costa del sufrimiento y el dolor  de millones de personas.

Hasta hace apenas unos años, muchos éramos mileuristas, hoy por hoy ese privilegio está reservado solo a unos pocos. Los salarios han perdido poder adquisitivo, se han subvaluado con una política de “abaratamiento” y con un desprecio total a la dignificación del trabajador. Es ahora también, tras largos años de “devaluación” de los salarios cuando el gobierno anuncia con mucho orgullo un aumento del 1%... Éste aumento constituye un insulto más al trabajador. Los “sobresalientes” economistas saben perfectamente que nadie puede subsistir con 648, 60 €, monto correspondiente al salario mínimo interprofesional. El gobierno de turno ha materializado una vez más una ridícula subida del SMI a comienzos del año 2015 con un aumento de un 0, 5 %. Los montos oficiales son: Salario mínimo diario 21, 62 €, Mínimo anual 9.080, 40 € por 14 pagas… y ahora en plena campaña electoral promueven un aumento de un 1 %... ¡No es más que un mero maquillaje destinado a engañar tontos! Pregonan que en UE somos los que más hemos crecido y superado el crecimiento económico de todos los países que la conforman. Sin embargo, en cuanto a política salarial, estamos muy por debajo  de países vecinos como por ejemplo Francia, Reino Unido u Holanda cuyo salario mínimo supera ampliamente los 1.000 €. Han intentado convertir a España en un país competitivo para atraer inversores, sin preocuparse que la economía de los ciudadanos cayera en picado…

¡Así están las cosas! ¿Seguiremos entonces andando por el mismo sendero? O será hora del cambio, pero de un cambio en serio y TOTAL. Un cambio que nos permita volver a ser personas, dignas, respetadas, valoradas; recuperar el perdido bienestar, Un cambio en el que podamos formar parte de una “verdadera” recuperación económica  que nos contenga a todos y no solo a unos pocos privilegiados. Debemos despertar del letargo y  no creer como sumisos corderos en las engañosas promesas de los mismos de siempre, que  son los únicos responsables  de situarnos en nuestra aciaga realidad.

Tampoco debemos dejarnos embaucar por nuevas orientaciones de derecha que no son más que una “sucursal” de la “casa Madre”, destinada a captar los votos que emigran del PP. Este partido  ha surgido y ha sido impulsado por la derecha extrema. Ambos provienen de la misma cuna, poseen los mismos pilares y cometidos disimulados para atraer incautos. Una de las técnicas predilectas de estos grupos políticos, es el desprestigio de sus contrincantes, el descredito, el engaño y el sembradío del temor y la duda. No debemos dejarnos engañar, debemos pensar no solo en nuestro propio bienestar sino también en el bienestar general que es el de todos y también del país. Necesitamos un cambio, pero un cambio en serio, alejándonos de viejos cánones que jamás nos han favorecido. De estos decanos partidos ya tenemos más de una muestra… sabemos los que son y lo que dan ¿Podemos esperar algo ms de ellos?

Merced a esta última legislatura  hemos transitado por espinosos caminos que nos han clavado las más fieras espinas. Las familias se han desmembrado, los jóvenes han emigrado en busca de lo que su país les niega. Han volado del nido en procura de un trabajo justo, en derechos y retribución y sobre todo, lograr hacerse un hueco en el mundo laboral y encontrar un trabajo estable.

Hoy por hoy, en cada mitin, en cada entrevista, debate o entrevista, podemos oír promesas de creación de 600.000 puestos de trabajo a corto plazo y a largo plazo de 3.000.000… Durante toda su legislatura no solo no se han creado puestos de trabajo, sino que se han destruido en cantidad, contenido y calidad. Hemos  perdido puestos de trabajo y los pocos que han creado son mucho menos que precarios. Contratos de miedo y sueldos miserables… ¿Es ese el futuro “brillante” que intentan vendernos? ¿Por qué los diferentes personajes de la escena política se   aumentan compulsivamente sus salarios en porcentajes muy por encima del 1 % que nos “regalan” este año?

Preguntas todas sin respuestas o por lo menos con respuestas nada deseables para quienes intentan ganar nuestros votos. VOTAR es la UNICA manera posible de lograr un cambio, y de demostrarles que no somos IGNORANTES y que estamos hartos de su politiquería barata y favorecedora solo para un grupo determinado de su elite, que se ha beneficiado del infortunio del pueblo. PODEMOS cambiar nuestra realidad, nuestro futuro y principalmente el futuro de nuestro hijos. Debemos ir TODOS A VOTAR en cada una de las citas electorales que tenemos por delante, para ponerle punto final a tanto oprobio e intolerancia. Votar libremente, ejerciendo libremente  nuestro legítimo derecho a sufragar y elegir lo que consideremos mejor para el bienestar general, sin dejarnos avasallar por el miedo, tal y como lo hicieron nuestros antepasados quienes lucharon en post de un futuro mejor para sus familias, para el país… Muchos de ellos dieron su propia  vida por hacer valer sus derechos, su dignidad en  libertad. Es menester acabar de un plumazo con un pasado y un presente que  solo ha gestado desocupación, hambre… y pérdida de los derechos fundamentales de la ciudadanía y para ello tenemos la obligacion y el derecho de propiciar un cambio. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
841
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.