Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bellezaideal escriba una noticia?

Bottega Verde Crema corporal de vainilla y cardamomo

26/07/2011 13:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Crema corporal con vainilla y cardamomo de Bottega Verde A estas alturas no es ningún secreto que me encanta cuidarme y siempre tengo algún potingue en el punto de mira. No pretendo que hagan milagros ni me considero una persona que vive para su físico, más bien se trata de una afición. Al igual que unos disfrutan con los videojuegos, el ciclismo o el dibujo (por decir los primeros ejemplos que me vienen a la cabeza), yo me siento feliz con mis cremitas, mi maquillaje y demás. Me gusta comparar las fragancias de los cosméticos, buscar cuál se adecúa más a mi tipo de piel, etc. Pequeños gestos para verme (y sentirme) mejor. Entre ellos, no puede faltar la crema hidratante corporal: mi piel tiende a estar seca, y me parece importante compensar las agresiones externas con una pequeña ayuda después de la ducha.Por otro lado, aunque escribo esta opinión en verano, en realidad la crema apareció por primera vez en una colección especial de Navidad que salió hace algunos años. No obstante, tuvo tantoéxito que pasó a formar parte de la oferta permanente de Bottega Verde y ahora mismo podéis haceros con ella en cualquier momento del año (aun así, hay que reconocer que los aromas dulzones y de vainilla en particular suelen sentar mejor en invierno, sin el calor que a veces nos hace aborrecer las fragancias intensas).La crema en cuestión se presenta en el típico envase que emplea la firma para las cremas corporales: un tubo de plástico, esta vez de color beige y decorado con motivos granates que en efecto sugieren Navidad y fiestas. Se soporta sobre su base, lo que facilita la salida del producto cuando queda poca cantidad. La unidad contiene 200 ml , que me parecen pocos pero es la cantidad habitual de las cremas de Bottega Verde. Su precio sin descuentos es de 12, 49€ (caro, sin duda, aunque ya sabéis que en esta marca las ofertas están a la orden del día y por ello no recomiendo comprar nada a su precio normal).Pese a su exterior beige y su fragancia de vainilla, la crema en sí es de un color blanco muy corriente. Su textura me parece más bien ligera y de rápida absorción (eso sí, sin llegar a parecer un gel o un fluido), cosa que agradezco porque no soporto sentirme pringosa o pegajosa después de aplicarme un producto de estas características. Aprovecho para comentar que cunde bastante, no hace falta aplicar mucha crema porque esta se extiende muy bien por la piely los resultados no tardan en verse. Sigo pensando que podría traer más cantidad, pero al menos lo que hay se amortiza.El principio activo estrella de esta crema de vainilla y cardamomo no es otro que la manteca de karité (procedente de agricultura ecológica), que como sabéis se trata de un ingrediente muy empleado en cosmética gracias a sus múltiples propiedades: nutre la piel en profundidad, le aporta elasticidad y tonicidad, la calma y la suaviza. En definitiva, toda una barrera reparadora y protectora frente a las agresiones externas alas que nos vemos sometidos día tras día. Con esto, podéis suponer que es una buena aliada para las pieles secas , aunque Bottega Verde la recomienda para todo tipo de pieles.

Su aroma Antes de nada, debo advertiros que soy un poco especial para la vainilla. En ocasiones me encanta, es la nota de algunos de mis perfumes preferidos; sin embargo, otras veces me resulta empalagosa y no la puedo soportar. Depende mucho de los otros olores con los que se mezcle. Cuando compré la crema de vainilla y cardamomo lo hice a través de su tienda online y sin haber probado muestras previamente, por lo que soy consciente de que me arriesgué bastante cuando la añadí al carrito. Aun así, me había llamado la atención y preferí no quedarme con el gusanillo dentro.¿El resultado? No me gusta nada su aroma. Me parece una mezcla de vainilla y caramelo, una combinación que me disgusta muchísimo , aunque soy consciente de que a otras personas les entusiasmará porque por separado son dos notas que suelen funcionar. No es que sea demasiado fuerte o empalagoso (hay fragancias intensas y dulzonas que me encantan), sino que esta mezcla en particular me resulta desagradable. Bottega Verde nos dice que la nota de salida es de limón y cardamomo, pero yono noto la frescura y el carácter afrutado del primero por ninguna parte. El cuerpo, en efecto, es de vainilla y caramelo, y el fondo de almizcles.

Mi experiencia Ante todo, digo que mi experiencia está directamente condicionada por su aroma. Siempre he creído que las cremas hidratantes de precio algo elevado se compran por su olor, no tanto por sus propiedades nutritivas (en el supermercado las hay muy buenas y más baratas), de modo que si la fragancia en cuestión no cumple tus expectativas, el producto no puede convencerte. Aun así, y si alguien no está de acuerdo conmigo, al menos dejo la explicación para justificar mi valoración antes de que saltéis a decirme que la crema os parece fantástica. En cuestión de hidratación, la crema está bastante bien , le daría un notable. Pese a tener una textura ligera y de rápida absorción, sus efectos se notan y no es la típica crema que la piel se bebe enseguida y al rato vuelve a estar como si no te hubieras puesto nada. Tampoco es la mejor del mercado (en este aspecto, me quedo, entre otras, conla nutritiva de aceite de oliva de Deliplus), pero lo dicho: me parece una crema digna de notable en este aspecto. Lástima que en mi caso haya tenido que relegar su uso a las piernas porque no soporto su olor y esta es la única manera de notarlo menos (porque anda que no se sigue apreciando en la piel...).Si la tengo que comparar con otras cremas, la primera que me viene a la cabeza esla deámbar de Bottega Verde. Al igual que esta de vainilla y cardamomo, apareció por primera vez en una colección de Navidad y se ha convertido en uno de los artículos fijos de la marca. Las dos tienen envases similares y se caracterizan por sus aromas dulzones y elaborados, aunque para mi gusto me quedo conla deámbarpor mucho. A la hora de cumplir su función, ambas son cremas que se extienden con facilidad y, además de perfumar la piel, la nutren de verdad.En definitiva, ni la recomiendo ni la dejo de recomendar por diversos motivos. De entrada, porque el tema de los olores es algo muy subjetivo. Creo que la fragancia de esta crema es de las que amas u odias, sin término medio, así que seguro que habrá personas a las que les encante y en tal caso puede ser una opción que tener en cuenta, pues como digo sus propiedades hidratantes cumplen lo que prometen. Sin embargo, si no sois entusiastas de la vainilla o sencillamente os da igual el aroma de las cremas, considero que tenéis opciones mejores y más asequibles. Sin ir más lejos, la citadacrema de aceite de oliva de Deliplusola Babysmile de Schlecker.


Sobre esta noticia

Autor:
Bellezaideal (24 noticias)
Fuente:
belleza-ideal.blogspot.com
Visitas:
661
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.