Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sergio Cano escriba una noticia?

Bur-Rita Barberá se carga el Cabanyal

08/04/2010 20:46 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valencia hace oídos sordos al clamor popular y desafía al Ministerio de Cultura

Recuerdo con claridad la primera vez, que por error, di con mis huesos en el Cabanyal. Quedé fascinado de que, dentro de una gran ciudad de grandes edificaciones como Valencia, existiera aquel reducto de casas bajas y edificios modernistas que daban colorido a la ciudad además de ser una pieza de indudable valor arquitectónico.

Tiempo después, hablando con un amigo valenciano y, ante los rumores incesantes en torno a la demolición del barrio, éste me tranquilizó afirmando con rotundidad que en el Cabanyal era poco menos que imposible derribar un edificio porque estaba protegido.

Ahora, años después de esta charla y estos temores, se han cumplido los peores pronósticos y las máquinas de demolición han entrado en el barrio apoyados por las fuerzas de seguridad y el equipo de gobierno que lidera Rita Barberá. Nada puede hacerse: la mayoría absoluta del Partido Popular en la ciudad hace que cualquier medida, aunque sea irracional, pueda ser secundada y aprobada pese a la oposición de la mayoría de los ciudadanos y vecinos.

Es increíble al tiempo que vergonzoso ver como los miembros de la policía arrastran por la calle a políticos, vecinos y propietarios de las casas que van a derruir. Gente que lleva toda una vida en el Cabanyal y que no puede entender su vida fuera de allí.

La zona, para prevenir una situación como la que se está viviendo, fue protegida por el Ministerio de Cultura como Bien de Interés Cultural (BIC) pero de poco ha servido: Los “perros de Rita”, señores trajeados y muy bien educados, conocedores de la ley implacable se llenaron la boca con fútiles argumentos tales como la no pertenencia de los edificios derrumbados a la zona protegida por el Ministerio. Mentira o verdad (en política nunca se sabe) lo que no son capaces de comprender es que en el barrio no hay que demoler sino restaurar, sanear y adecentar.

Su cercanía al puerto y a la Malvarrosa tal vez sea su final. El ayuntamiento ha proyectado ampliar la Avenida de Blasco Ibáñez, que atravesaría sin piedad el corazón del barrio, partiéndolo por la mitad y no respetando su estética y estructura.

Qué metáfora tan cruel, el barrio que vio nacer a los grandes artistas valencianos como Benlliure y Blasco Ibáñez derrumbado y profanado por la calle que lleva su propio nombre.

Ha sido tan sólo un par de edificios y todavía hay tiempo de actuar ante tal aberración que atenta directamente contra las señas de identidad y la cultura valenciana. El dinero, la especulación, los nuevos tiempos, los PGOU etc. no tienen cabida aquí.

Si nadie hace nada, tal vez en un futuro no muy lejano, encontraremos en el Cabanyal, entre casitas pequeñas de pescadores, un nuevo edificio frío y distante de Calatrava allá donde antes había esencia y vida en estado puro.

“ No estás sol, no tingues por, ja ningú embrutará el teu cos

No estás sol, no tingues por, ja ningú destruirá el teu cor”

Obrint Pas


Sobre esta noticia

Autor:
Sergio Cano (22 noticias)
Visitas:
1922
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
2
+ -
Responder

Arnau (09/04/2010)

Vergonzosa una vez más la actuación de la señorita Rita Barberá.
Pese a todo, allí estaremos todos los días que hayan derribos inconstitucionales y con intereses de todo tipo.

-6
+ -
Responder

Guillermo (09/04/2010)

Este comentario ha sido marcado como spam.
Mostrar
0
+ -
Responder

sunta (09/04/2010)

los valencianos teneis la culpa por votar aql PP yo visite el cabañal y mss me encantaron
uchas de las casa