Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

En busca de aromas escondidos. Los japoneses contra los norteamericanos por usar alcohol en perfumes

16/09/2014 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay sinónimos del olor agradable, del olor desagradable y los adjetivos del olor son muchos. Y el olfato está bien definido como el sentido con que percibimos los olores

Hoy se dice en todas partes, en periódicos, internet y televisión que tenemos cinco sentidos pero sin embargo, en la práctica se omite el quinto no sabemos por qué. Y sin embargo la nariz humana es un instrumento fabuloso para el descubrimiento de nuestro entorno, como lo demuestran desde hace siglos los japoneses y otros pueblos de Asia. De ella puede incluso salirles una nueva carrera.

El olor es vital para la atracción entre sexos, aunque muchos crean que es indetectable. El sudor, el “aroma” corporal, tienen un efecto positivo en cualquier relación entre personas de diverso sexo. Los genes del sistema inmunitario determinan la composición de las bacterias de la piel de una persona.

El llamado complejo de Histocompatibildad Fundamental (CHF) influye claramente en el tipo de olor que una mujer encuentra atractivo en un hombre. Los hombres con un CHF diferente al CHF femenino son los que más atraen a ellas. Claus Wedekind lo ha investigado a fondo.

Nuestra olfativa y la de los japoneses: la diferencia de sentir un mal olor y crear el aroma deseado

Según el diccionario de la Academia de la Lengua, oler es una sensación que las emanaciones de ciertos cuerpos producen en el olfato humano o animal. Al olor agradable, se opone el olor desagradable y los adjetivos del olor son muchos, pero ignorados. Y  el sentido con que percibimos los olores parece perdido por lo menos en parte.

Pero a base de no utilizarlo hemos perdido casi uno de nuestros sentidos. Sin embargo hay un hombre que puso de moda el olor (o los olores en Europa). Se trata de Jean Lenoir, de 45 años, que coleccionaba olores como otros coleccionan cuadros o sellos postales.

“El olfato mal conocido y mal explotado es el pariente pobre de nuestras facultades sensoriales y culturales”- deplora Jean Lenoir.

Este personaje que mereció figurar en el Libro Guinness desde el 2000 aproximadamente, se le llamó “La nariz de Europa” o “La nariz del Vino”. Cualquier perfumista de Tokio se reiría de lo que acabamos de decir porque en Japón Lenoir puede que estuviera en el paro. Sabía distinguir olores, pero los japoneses saben crearlos.

Si el análisis químico permite identificar las moléculas olorosas o como hoy se dice odorantes, no permite medir el olor, es decir, establecer una relación cuantitativa entre la concentración de los efluentes y las molestias que sienten quienes huelen o sienten tales olores.

Hay toda una comisión para medir el olor del río Sena

Hace años ante las quejas crecientes de quienes vivían en las riberas del río Sena a causa de los olores nauseabundos procedentes de las industrias, la Comisión para la Energía Atómica de Francia (CEA) pidió a sus técnicos un mapa de los olores de toda la zona. Elegidos por su capacidad de hacerse sentir, los olores se clasificaron en cinco familias: los de azufres, los ácidos, los de alcoholes los ligados a la descomposición de materias vivas y los derivados de la acetona.

 

Fue hacia 1970 cuando los ingenieros de Europa comenzaron a interesarse en la forma de disminuir los olores industriales, pensando por entonces que el conocimiento de sus estructuras químicas bastaría para poner en servicio sistemas de depuración eficaz contra los “vapores nauseabundos”. Pero dos técnicas modernas ad hoc, la llamada cromatografía en fase gaseosa y la espectrografía de masa han resultado ineficaces.

“Pronto tuvimos que abandonar el análisis psicoquímico para lanzarnos al análisis sensorial” –comenta Marie-Line Perrin. La nariz humana triunfaba sobre la nariz química, pero resultaba tener una lectura global de los olores no una lectura analítica.

La nariz es mil veces más sensible que la máquina más sofisticada. El aparato olfativo humano es capaz de diferenciar 10.000 aromas o efluvio diferentes. Pero naturalmente hay que aprender a denominar los olores, y a reconocerlos, ya que su nombre es la única referencia tangible que tenemos para “señalarlos”.

¿Cómo descubrir un olor? Tanto su intensidad como su naturaleza son totalmente subjetivas. El olor no es una propiedad de la molécula sino el resultado de la forma en que lo captamos.

Tokio: el mapa de los olores del mundo, que parece olvidar los inciensos

Los miembros del “Club del olor” de Japón hubieran podido ayudar mucho a sus colegas franceses. Los cibernautas occidentales están llevando sus narices virtuales a todo el planeta mediante una web que no sólo describe los diferentes olores del mundo sino que los ubica en un mapa.

Iniciado en diciembre de 2010, el sitio “Nioi-bu” que significa “El Club del Olor”, ha registrado por ahora más de 160 olores en todo el globo, que van desde “el vapor que sale de una olla con arroz” hasta “calcetines usados en el verano” y los ubica con precisión en un mapa de Google.

Casi 200 miembros, llamados “oledores”, se han unido a la web japonesa, informó Kayo Matsubara, la portavoz de la compañía que lo opera, KAYAC Inc.

Los usuarios pueden pulsar un botón virtual en el mapa mundial del sitio o usar un índice para encontrar olores

 

.

Algunos de los olores ya colocados son algo desagradables como “el olor caliente a estiércol de vaca” en la ciudad de Fujisawa, al suroeste de Tokio.

“Lo que falta en internet es una función para poder oler”, dijo Matsubara. “Ese es nuestro próximo desafío”.

No todos los reportes son de hedores, pues también hay olores de platillos sabrosos, el de la ropa recién lavada y del jabón perfumado. En París, un usuario reportó un “olor a jabón de verbena cerca de un monasterio” y en la capital antigua de Tailandia, Ayuthaya, alguien dijo haber percibido una mezcla de “incienso, césped, tierra y perros salvajes”.

Hay tambien fórmulas para captar las fragancias del dinero

Esta es una información emitida por una agencia para venderla, pero sin ninguna consistencia respecto a lo que realmente pueden los especialistas del olor japoneses, como lo leerán los usuarios de inmediato.

El olor del trabajo y del éxito en Japón

Olores a sándalo, limón, ciprés o eucalipto forman parte de la nueva terapia laboral que han implantado los magnates japoneses en sus oficinas o en los talleres nipones. Dosis de uno u otro aroma esparcidas a horas diferentes influyen en el ánimo de los trabajadores. Ahora surge una pregunta ¿qué olor debe tener el trabajo? Por supuesto, no desagradable dicen todos los que trabajan en Japón.

Pero en su cartera hacia el aumento de productividad los nipones han creado olores en los que puede que se hayan equivocado y otros realmente geniales.

Lo que los responsables del olor en el trabajo en Japón debieran preguntarse es, ¿a qué huele el éxito?. Puede que esta sea la pregunta que, a partir de ahora, tengan que hacerse los maestros perfumistas a la hora de crear nuevas fragancias. Y es que competir por uno de los primeros puestos en el mundo de los aromas es aún más difícil desde que las firmas se afanan en encontrar ese olor mágico que, además de agradar, consiga hacernos disfrutar con los cinco sentidos. Algunos, incluso, aseguran una verdadera experiencia...

Según un reciente estudio japonés, el olor del dinero hace que los empleados sean más eficientes y motiva, por lo tanto, que estos tengan éxito en el trabajo. Lo que para muchos puede parecer ridículo, para otros, como es el caso de Patrick McCarthy, sirve de inspiración.

Este fabricante de perfumes acaba de hacer realidad el sueño de los más materialistas: oler a dinero en efectivo. Así, el nuevo perfume con aroma a cash se encuentra actualmente a la venta bajo el sugerente nombre de Money (His o Her, según sea para él o para ella) por el módico precio de £ 20, o lo que es lo mismo, 30 euros. Su envase tampoco deja a nadie indiferente: el frasco de colonia viene empaquetado sobre una cama de billetes triturados.

El secreto, según McCarthy, para capturar el dulce olor del dinero, está en una mezcla de fragancias compuesta por

pomelo rosa, mandarina, fruta de la pasión, fresa, flor de boda hawaiana y melón, que armonizan a la perfección y dan lugar a este peculiar aroma. Su ‘dinero’ es pues una fusión de la brisa fresca del mar, con brillantes notas cítricas unidas por el romero y el aroma de la hierba y la madera más noble. Dinero líquido al instante.

La jornada laboral japonesa bajo la fuerza de una fragancia

Cuando a las ocho menos cinco de la mañana los habitantes de Tokio salen como en manada hacia los centros de trabajo, se ven acogidos por un penetrante olor a limón, nada desagradable, fresco, acogedor. De las 10 a las 12 en las oficinas se siente una rica fragancia que estimula la capacidad de concentración. El relax al que pueden entregarse los trabajadores en la oficina después del almuerzo en el restaurante de la empresa, lo combaten los “especialistas” con aromas leñosos tales como el sándalo seguido de un nuevo ciclo de esencias agrias como el ciprés o el eucalipto. Los resultados según las estadísticas japonesas han mejorado la productividad general del país en un 20%. Y disminuido el estrés en un 30%.

La idea de este programa de perfumación laboral es de los científicos de Shiseido, gigante de los cosméticos del sol naciente y de fuera ya que tiene oficinas y fábricas en Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suiza y otros países europeos además de americanos y asiáticos. En realidad todos excepto Corea del Norte. Es poderoso y muy competitivo en China y Taiwan. Es una potencia mundial.

Como hemos dicho fue Shiseido el que desarrolló la primera investigación sobre los efectos psicológicos y sociales de los aromas y descubrió centenares de esencias que influyen en el humor y comportamiento personal incluyendo lo estético y lo erótico.

Shiseido es un hombre que en Japón está unido no al olor sino al aroma. Ha contratado también a los mejores perfumistas europeos algunos de los cuales trabajaron y se quedaron a vivir en el archipiélago nipón para siempre

 

.

¿Un escenario digno de George Orwell?

Los que dicen que los perfumistas japoneses son imitadores de George Orwell tal como planteó la sociedad moderna en “1984” pueden tener en gran parte razón. Los patronos de las fábricas en Japón dicen que el aire está cargado de fluvios contaminantes y que hay que cambiarlos. Otros patronos lo han hecho ya y ahora los talleres huelen a algún aroma que excita a la acción. Ya no hay paredes de cemento y en el suelo no hay charcos sucios sino moquetas sintéticas con barnices variables.

Shiseido afirmó hace tiempo que el estado debía preocuparse colectivamente de los sentidos de quienes trabajan por la prosperidad propia y de Japón. Antes se consideraba ideal terminar con los olores de los monos y de las ropas de plástico hasta que aparecieron los desodorantes. Ahora no basta con no oler mal hay que oler bien.

La dictadura del perfume en Japón no admite zonas francas ni treguas. Hoy ya no se hace distinción entre los aromas suaves que les ponen a los niños y los perfumes empiezan a ser agresivos. ¿Entramos en un mundo de locura? Infinite Dolcezze de la casa Chicco italiana, compite con la Walt Disney’s Perfumería y con Giulia, una línea considerada por la casa Chanel tan buena como el nº 5.

 

Se creía que el Chanel nº 5 al que dio renombre Marylin Monroe era (el último “grito” de erotismo y atracción sexual. Pero ahora han aparecido “perfumistas”, cantantes o artistas que superan por lo menos en los nombres todo lo establecido. Por ejemplo el perfume de Rihanna -Reb'l Fleur- hace furor en los comercios norteamericanos. Sus creadores advierten a las interesadas que es casi peligroso, y que quienes quieran llevarlo deberán tener un carácter tan fuerte como el carácter de la cantante. Así lo ha explicado Kathleen Galvin, vicepresidenta de marketing y publicidad de Parlux, la empresa encargada de desarrollar Reb'l Fleur. "Esto no es una fragancia de violetas delicadas".

Esta entrada en el mundo del perfume de personajes que probablemente ni aprecian el olor del mar, ni el campo, nos lleva a decir que como decía Orwell están las grandes figuras bajo el manto del “Gran Hermano”. Pero si pasamos a otras especialidades nada tiene de particular que Beauty Express venda por internet una línea de desodorantes y perfumes ecológicos exclusivos para animales. Se llama “Arca de Noel” y comprende novedades de productos hechos a base de sustancias naturales para animales mascota como perros, gatos, hamsters.

Pero le supera el Deodorgel una gelatina que se extiende sobre el cuello del perro que impide durante tres o cuatro días que el perro huela a perro.

Los japoneses contra el puritanismo norteamericano

En todo el territorio de Estados Unidos Shiseido realizó un marketing con una campaña parecida a la de Japón en materia de oficinas y talleres. Se puede decir que fracasó porque después de la cruzada norteamericana contra el colesterol y el tabaco, los norteamericanos siguieron usando los perfumes alcohólicos. El movimiento eco puritano contra las sustancias tóxicas incluye en estas los perfumes que desarrollan, según ellos el asma y el dolor de cabeza cuando alguien perfumado con aromas de Japón penetra en un ambiente cerrado.

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1808 noticias)
Visitas:
9883
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.