Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Cabildo de Gran Canaria restaura la Ermita de San Juan Bautista de Las Palmas de Gran Canaria, que data del siglo XVII

25/03/2010 15:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El Cabildo de Gran Canaria y la Diócesis de Canarias han presentado hoy los resultados de las obras de restauración en la Ermita de San Juan Bautista, ubicada en el barrio de Vegueta de Las Palmas de Gran Canaria, una actuación que ha conllevado un desembolso económico de casi 260.000 euros --222.000 euros para el inmueble, 26.500 euros para la recuperación de lienzos y 9.450 euros para los marcos-- y ha tenido una duración aproximada de dos años.

La Ermita de San Juan Bautista fue construida a inicios del siglo XVII por mediación del doctor Juan González Boza, canónigo de la Catedral de la isla y fundador de la ermita, que en su momento estaba ubicada en las afueras del núcleo fundacional de Las Palmas de Gran Canaria.

De esta manera, la existencia de esta pequeña ermita se vincula de manera directa a la expansión urbana que, durante los siglos XVII y XVIII se centró en los riscos de la zona, donde se asentaron campesinos que llegaban del interior de la isla y de otras islas de Canarias y que contaban con pocos recursos.

El inmueble, de planta sencilla y rectangular, está compuesto por atrio, nave, presbiterio y sacristía. Sobre el atrio de entrada se apoya el coro, mientras que la nave tiene una estructura de tres tramos donde se unen la viga horizontal con los pares de la armadura. Además, el presbiterio tiene una armadura ochavada y la sacristía es un cuerpo de dos plantas.

RESTAURACIÓN

Los trabajos de restauración se han centrado en devolver al edificio histórico sus condiciones de estabilidad estructural, siendo la actuación más relevante la sustitución completa de la estructura de la nave principal por el importante deterioro detectado en la madera, que tuvo que se reemplazada por una nueva.

Asimismo, se ha realizado un tratamiento integral de las maderas del presbiterio para garantizar su correcta conservación, han sustituido e implementado las instalaciones, han tratado los taludes exteriores y los paramentos interiores y exteriores; han sustituido las carpinterías y se han eliminado elementos disonantes en las fachadas.

En cuanto a los bienes muebles, durante el trabajo se descubrió una pintura mural que se encontraba oculta sobre la clave del arco central, una pintura que era un "cordero místico" que representa al hijos de Dios, iconografía frecuente en las épocas medieval y moderna.

Finalmente, se consolidó y se fijó la capa pictórica del retablo y de los lienzos, se realizaron tareas de montaje, tensado y reforzamiento de los soportes y se finalizó con la integración cromática de las lagunas, protegiendo la superficie con una capa de barniz.

"LUGAR MUY EMBLEMÁTICO"

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Pérez, declaró que la ermita "constituye un lugar muy emblemático de la historia de Las Palmas de Gran Canaria. Un lugar histórico y uno de los ejemplos de cuando la ciudad salió del perímetro urbano y creció por los riscos. "Así se ubicaron una serie de edificios y, entre ellos, esta Ermita religiosa del siglo XVII", apuntó.

Pérez señaló que la restauración no tiene sólo un interés arquitectónico, sino también por el bien cultural que tiene dentro. "También --añadió-- se ha intervenido en algunos cuadros, retablos y se han descubierto incluso algunas pinturas que se encontraban tapadas y que se han podido recuperar".

El presidente opinó que ha sido una obra que ha tenido una enorme dificultad por el estado de conservación en la que se encontraba la Ermita, aunque aseguró que el resultado de la actuación es "extraordinario".

Por su parte, el Obispo de la Diócesis de Canarias, Francisco Cases, comparó la Iglesia con un taller de reparación. "Todos estamos como las obras de arte que hay aquí dentro con desconchados, agujeros y pintura que nos falta. La Iglesia es un taller de restauración donde se nos va poniendo las capas de pintura que se nos van cayendo y se va restaurando esa imagen que hemos ido estropeando", dijo.

Cases entendió que tras la labor del Cabildo de Gran Canaria, que ha restaurado la Ermita, ahora le toca a la Iglesia podrán continuar su trabajo "de restaurar a los vecinos del barrio, ofreciéndoles lo que la palabra de Dios y los Sacramentos de la Iglesia les pueden aportar".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
171
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.