Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-sociedad escriba una noticia?

Cae una peligrosa banda de atracadores en Madrid que decidía sus golpes con datos de un extranjero en internamiento

26/08/2010 11:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo organizado, armado y muy peligroso dedicado a los atracos a comercios y viviendas en la región, que fijaba sus objetivos con la información proporcionada por un hombre ingresado en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, según ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

La banda estaba liderada por dos hermanos y la componían otras cinco personas, todos ellos detenidos. La información sobre posibles objetivos y medidas de seguridad era facilitada por un hombre recluido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) a cambio de una comisión.

La investigación se inició a finales del mes de junio, a raíz de un atestado de la comisaría de Torrejón de Ardoz, donde un particular denunciaba el robo con violencia e intimidación cuando se encontraba en el interior de su domicilio. Fue abordado por tres individuos que, armados y ocultando sus rostros, accedieron al inmueble con la excusa de entregar una carta certificada.

Tras varias gestiones policiales, los investigadores identificaron a los integrantes del grupo responsable del atraco. Se trataba de una banda perfectamente organizada, compuesta por unos siete u ocho miembros y liderada por dos varones que resultaron ser hermanos.

En sus operaciones eran muy meticulosos a la hora de la preparación y planificación de los hechos delictivos. Previamente se dirigían a las inmediaciones de los inmuebles seleccionados para comprobar los elementos de seguridad, tales como cámaras de vídeo vigilancia, puertas de acceso a zonas comunes o moradores que vivieran en el domicilio. Si veían que podía existir algún tipo de riesgo, abortaban su intento y empezaban la búsqueda de un nuevo objetivo.

Los componentes del grupo mantenían una alta actividad delincuencial. Salían a dar los golpes a primera hora de la mañana y regresaban a última hora de la tarde a sus domicilios, donde hacían una vida completamente normal. Podían estar a bordo de su vehículo hasta nueve y diez horas para efectuar las comprobaciones necesarias previas a los golpes.

'REFORMAS' CON 'PINTURA'

La información sobre detalles sensibles de posibles objetivos era captada por un hombre recluido en el CIE de Madrid. Allí contaba con varias fuentes que le proporcionaban datos que hacía llegar a los líderes del grupo para cometer los atracos.

Para evitar hacer mención expresa a sus actividades, durante sus conversaciones los miembros del grupo utilizaban un código especial. Hacer 'reformas en pisos' significaba en realidad asaltar viviendas y utilizar 'pintura de buena calidad' hacía referencia al uso para ello de armas de fuego.

A mediados de agosto, uno de los cabecillas en compañía de dos secuaces cometieron el que sería su último robo: un supermercado en una localidad a las afueras de la capital. Armados con pistolas encañonaron a los empleados, los maniataron y sustrajeron el dinero de la recaudación y varios productos. Fue tal la osadía y sangre fría de uno de los asaltantes que mientras se cometía el robo a mano armada, llegó a cobrar a un cliente la cantidad de dos euros por la compra de un producto, ha destacado la Policía.

Los investigadores, que seguían sus pasos, procedieron a su arresto --uno de ellos opuso una fuerte resistencia-- cuando llegaron a las cercanías de sus domicilios particulares y les intervinieron los efectos sustraídos en el golpe. El resto fue arrestado en días posteriores, tras comprobar el lugar que ocupaba cada uno de ellos en la pirámide del grupo delincuencial.

El otro líder del grupo, al saber que los agentes le cercaban y antes de ser arrestado, arrojó por la ventana de su domicilio una bolsa con 590 gramos de cocaína y dos pistolas, una de ellas con el número de serie borrado; aunque todo ello fue recuperado por los investigadores.

Además, en los registros domiciliarios se incautaron otras tres pistolas con sus respectivos cargadores y munición, 14 teléfonos móviles, más de 20 relojes, joyas y diversos aparatos electrónicos procedentes de los robos, dinero en efectivo, prendas de ocultación, bridas de plástico y cinta adhesiva.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo II de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-sociedad (107907 noticias)
Visitas:
852
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.