Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bankimia escriba una noticia?

El capital privado y la Ley 2/2009

10/01/2011 10:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Presentamos la primera entrada de nuestro experto independiente Antonio García Guerrero, asesor financiero desde 1999 en Asesoramos, empresa especializada en asesorar en temas de inversión, financiación y de seguros.

Nos hablará de la normativa aplicable al capital privado, nombre por el que se conoce la obtención de liquidez fuera del mercado financiero tradicional; los prestamistas privados conceden préstamos a tipos de interés bastante más elevados que la banca y, normalmente, con la garantía hipotecaria sobre una vivienda.

No recomendamos acudir a este tipo de financiación sin un asesoramiento adecuado de profesionales. Un buen inicio es solicitar información sobre su caso a nuestros expertos independientes. Os dejamos con la información facilitada por Antonio García Guerrero:

El capital privado, tan temido por muchos, está siendo en estos momentos una fuente de inyección de liquidez para las maltrechas economías de pymes, autónomos y particulares.

La entrada en vigor de la Ley 2/2009, BOE del 1de abril de ese año, regula entre otros asuntos este que hoy nos ocupa, y deja fuera del sector a personas nada profesionales y de dudosa ética, que han hecho un mal uso de esta fuente de financiación dando forma legal a un servicio de años de funcionamiento.

En el capítulo II, bajo el epígrafe Actividad de contratación de préstamos o créditos hipotecarios, viene toda la normativa a cumplir. La ley aborda la regulación de las obligaciones a las que se deben ajustar las empresas que realizan la actividad de concesión de créditos o préstamos hipotecarios, tanto en las comunicaciones comerciales y la publicidad, que deberá mencionar la tasa anual equivalente mediante un ejemplo representativo y ello siempre que indiquen el tipo de interés o cualesquiera cifras relacionadas con el coste del préstamo o crédito.

Además se exige que las empresas que concedan préstamos o créditos hipotecarios entreguen a los consumidores un folleto informativo y gratuito con un contenido mínimo.

Respecto de la información previa al contrato, se establecen, con carácter novedoso, las informaciones que la empresa debe facilitar al consumidor, con una antelación mínima de cinco días a la firma del contrato, sobre la propia empresa, sobre el producto o servicio ofrecido y sobre el contrato.

Esta información previa incluye elementos esenciales para la adopción de una decisión informada y responsable, tales como la descripción de las principales características de los contratos y el precio total que debe pagar el consumidor. También se establecen algunas reglas respecto de la tasación del bien y otros servicios accesorios, de forma que en los supuestos en los que la empresa concierte o efectúe directamente la tasación del inmueble u otro servicio que sea por cuenta del consumidor, se indique la identidad de los profesionales seleccionados al efecto, así como las tarifas de honorarios aplicables.

Las empresas de capital privado están obligadas a efectuar una oferta vinculante de préstamo o crédito al consumidor o, en su caso, a notificarle la denegación del mismo. La oferta se formulará por escrito, firmada por el representante de la empresa y, salvo que medien circunstancias extraordinarias o no imputables a la empresa, tendrá un plazo de validez no inferior a diez días hábiles desde su fecha de entrega.

Respecto al contrato de préstamo o crédito hipotecario, se establece que deberán cumplir las condiciones previstas en la Orden de 5 de mayo de 1994, sobre transparencia de las condiciones financieras de los préstamos hipotecarios.

En todo caso, los contratos incluirán los derechos que correspondan a las partes en orden a la modificación del coste total del crédito. Se extienden a las empresas de capital privado las obligaciones que ya cumplen las entidades de crédito respecto del contenido de las escrituras públicas en las que se formalicen los préstamos hipotecarios.

Por su parte, las empresas tienen que satisfacer las exigencias sobre los índices o tipos de referencia, que ya cumplen las entidades de crédito, y que se recogen, en el caso de préstamos hipotecarios a tipo de interés variable, en la citada Orden de 5 de mayo de 1994.

Como vemos, aunque con carencias, ya que no puede estar a gusto de todos, queda regulado un negocio jurídico, no supervisado por el Banco de España sino por el Organismo de Consumo correspondiente.


Sobre esta noticia

Autor:
Bankimia (4546 noticias)
Fuente:
bankimia.com
Visitas:
219
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.