Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

Carretera hacia el apocalipsis

16/02/2010 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Al despertar en el bosque en medio del frío y la oscuridad nocturnos había alargado la mano para tocar al niño que dormía a su lado. Noches más tenebrosas que las tinieblas y cada uno de los días más gris que el día anterior. Como el primer síntoma de un glaucoma frío empañando el mundo". Ya desde la primera frase, desde su línea primera, La Carretera, el libro-puñetazo con el que Cormac McCarthy obtuvo el Premio Pulitzer en 2007, no concede respiro.

Escrito desde el dolor, la nostalgia y la advertencia, en cada una de sus páginas se nos niega la luz, se nos sumerge en atmósferas en las que el color no puede penetrar, desolados paisajes de apocalipsis y ceniza. Tan gráfico el texto pedía pantalla a voz en grito. McCarthy escribe como si pensase en cine y el cine, sensible a tanta imagen imaginada, cae en la red de corporeizarla y hacerla visible a nuestros ojos. La película está servida gracias a la fiel adaptación de John Hillcoat, a una más que inquietante banda sonora y a la extraordinaria fotografía de Javier Aguirresarobe.

Durante dos horas caminamos en un mundo inhabitable acompañando a un hombre y a su hijo por la carretera que cruza un entorno asolado por lo que parece haber sido un holocausto nuclear. La naturaleza es pasado, sólo residuos y desechos. Muertos, los árboles se desploman a su paso.

Viaje hacia no se sabe dónde

En ese viaje hacia no se sabe dónde, -quizás hacia un mar sin vida al que acaban por llegar-, el padre (un inquietante Viggo Mortensen) trata de salvar al pequeño (Kodi Smit-McPhee es toda una revelación) huyendo de un frío desconocido "capaz de romper las rocas" y amenazados por desesperadas bandas de caníbales.

Todo su patrimonio, además de una pistola en cuyo tambor se aloja una sola munición, "por si la necesitases si yo falto y tú no tienes salida", comenta descarnado y realista el padre, lo arrastran en un carrito de supermercado con el que recorren algunos de los lugares donde el progenitor pasó una infancia recordada en forma de breves flash-back (únicos apuntes de color en toda la cinta) que rememoran el paraíso perdido.

Pese a su solidez y al ajustado reflejo del dramático y deprimente espectáculo que el libro plantea, la película no llega a ser redonda. No es fácil escenificar la situación extrema que el texto plantea y que se dibuja en la imaginación de cada lector con grises y tonos diferentes.

¿Todo está perdido?

Pero dicho queda que son numerosos los aciertos y que el espectador está realmente tocado cuando en la pantalla vemos lo que McCarthy concluye: "Volvió al bosque y se arrodilló al lado de su padre. Estaba envuelto en una manta como el hombre le había prometido y el chico no lo destapó sino que se sentó a su lado y ahora estaba llorando pero no podía parar. Lloró mucho rato. Te hablaré todos los días, susurró. Y no me olvidaré. Pase lo que pase. Luego se levantó y dio media vuelta y regresó a la carretera".

¿Todo está perdido? Acaso no. Hay un encuentro y en los últimos planos surge la duda de modo que cada cual puede llegar a ver o la no luz definitiva o una sutil rendija de esperanza porque como el texto apostilla: "una vez hubo truchas en los arroyos de la montaña. Podías verlas en la corriente ambarina donde los bordes blancos de sus aletas se agitaban suavemente en el agua. Olían a musgo en las manos. Se retorcían, bruñidas y musculosas. En sus lomos había dibujos vermiformes que eran mapas del mundo en su devenir. Mapas y laberintos. De una cosa que no tenía vuelta atrás. Ni posibilidad de arreglo. En las profundas cañadas donde vivían todo era más viejo que el hombre y murmuraba misterio".

Cierras el libro; cae el telón. ¿Está todo real e irremisiblemente perdido ?

The Road

Dirección: John Hillcoat.

Intérpretes: Viggo Mortensen. Kodi Smit-McPhee, Charlize Theron y Robert Duvall.

2009 / EE.UU. / 113 minutos.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
105
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.