Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Locksystem escriba una noticia?

Carta a Angel

28/10/2010 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Interconectividad, un presente que no tiene que ser futuro

Amigo Angel, respecto a lo que te comenté de que en el pasado me sentía solo y desorientado (más bien desubicado) ante la omnipresencia del sistem@, pero que, ahora sin embargo, lo que me interesa es la justicia, la explicación que puedo darte es la siguiente:

Es normal que quien rechaza la connivencia con el sistema acabe sintiéndose un poco o muy perdido, ya que el sistema actúa implacablemente contra estos tales para desquiciarlos y derrotarlos con el fin de que pasen a formar parte de sus filas. Por otra parte, a los que entran en connivencia con el sistema, este les comunica (de manera más bien inconsciente) un modo de pensar y de actuar determinado y uniforme para todos. Conoces a uno y los conoces a todos. Puedes preveer su modus operandis.

Los sistemit@s tienen una psicología desconcertantemente idéntica. Los señores, ya seamos uno, dos, tres o mil (de momento sólo poseo pruebas de autenticidad de mi mismo), nos enfrentamos a un inmenso bloque psicológico adverso, que, además, tiene de su parte el poder económico. Por lo tanto, no nos queda otra alternativa que aprender a conocer al adversario, con el fin de hallarle el punto vulnerable (que lo tiene) por donde poder frenar sus nefastas técnicas de exterminio hacia inocentes y reaccionarios.

El sistem@ se mantiene fuerte y vital gracias al costado que le hacen totalitariamente sus adeptos. En realidad, el sistem@, es un cáncer social cuya única finalidad intuible es la deshumanización del planeta. Este vigoroso cáncer (fortalecido por una adhesión globalitaria) persigue inexorablemente su cometido mientras no es detectado como tal. Pero cuando alguien se preocupa de hacerle una radiografía, entonces descubre su verdadera identidad y lo diagnostica de grave enfermedad. Dicha diagnosis es la brecha, o punto vulnerable, por donde poder acometer al sistem@ y bloquearle su descabellado avance. Nadie en su sano juicio debe querer estar enfermo de muerte o contribuir con su propia vida al exterminio de la razón humana.

El sistem@, por su parte, (cuya fuerza, repito es tener a todo el mundo hipnotizado entre sus filas), al encentrarse frente a frente con alguien que le ha hecho el reconocimiento y lo ha hallado enfermo y culpable, no tiene otro remedio que tragar saliva e intentar tapar su fétida llaga. No obstante, al ser tan inmensa la multitud de sus incondicionales, y sus oponentes tan pocos, puede permitirse el lujo de seguir su devastadora carrera sin aparentes grandes contratiempos. Con todo, alguien diagnosticado de cancerígeno, ya lleva colgada una etiqueta que lo condicionará en su pretendida y ciega gallardía.

El futuro de la Humanidad consiste en que aumente el número de señores capaces de ver al sistem@ en su desnuda realidad, y en que, los sistemit@s, poco a poco, al ir intercomunicándose con los señores, consigan entrar en razón y darle un vuelco a sus desaventuradas existencias. Sólo por el hecho de que exista un sólo señor esto ya es signo de que otro futuro menos enrarecido y hostil es posible para las generaciones que vendrán. Ten en cuenta, amigo Angel, que los sistemit@s sólo viven para ellos mismos y sus propios intereses, da igual la labor de pretendido carácter humanitario, o no, que realicen. Su alienada psicología los empuja a ello.

Respecto a la situación actual en que nos hallamos (me refiero a la interconectividad "metafísica" que podemos observar entre los sistemit@s entre ellos y con las entidades adhesionadas al sistem@), a mi, personalmente, no me crea tanta admiración como sensación de náusea y de estorbo. Con todo no deja de ser un misterio difícil de comprender con una mente normal. Los sitemit@s son portadores de una psicología alienada que ha suplantado a su inteligencia natural. Este es el mayor misterio, y, a partir de ahí, nada parece tan raro. Que luego esa psique colectivamente alienada les facilite la interconectividad es algo que viene por si mismo.

Otra cuestión es la interconectividad que parecen tener todos también con el “oráculo de Baal” que sale en la televisión. Si no me equivoco todos parecen servirle, al menos en esta región y donde su influjo llega a través de los medios de comunicación. Pero ni aún esto resulta tan extraño si atendemos a la siguiente consideración:

La inmensa plaga de sistemit@s que carcomen la sociedad con el mismo virus malicioso que los carcome a ellos como seres humanos, en realidad no tienen ningún punto de referencia en el que puedan escudarse o justificar su nefasta manera de actuar. No existe ley o garante que los avale o justifique, a no ser su global connivencia culpable con el sistam@. Se encuentran siempre con el incordio de tener que disimular y no poder oficializar su pauta de conducta anormal. Viven siempre sobreactuando, pretendiendo parecer ciudadanos válidos y legales, por mucho que, en realidad, abedezcan a otra oscura ley. La peculiar psicología con que han sido colonizados en sus mentes, les empuja a la obediencia deshumanizante del sistem@, pero esto sin que tengan ningún referente externo que los acredite.

¿Pero que ha pasado? Resulta que al “oráculo de Baal” se le ha ocurrido (no sé si de propio motu o inducido por una "inteligencia" más fuerte) presentarse ante el público como representante visible del sistem@. Y encima haciéndose pasar por cachondo y simpático. Natural, los sistemit@s que lo han visto, han reconocido en él, con desafortunado acierto, ese punto de referencia visible, y no intangible, que necesitaban para justificar, por decirlo de algún modo, su ilógica manera de actuar y de ser.

Creo que es este el motivo de la inquietante reverencia que parecen ofrendarle. Ya, por fin, tienen a alguien de carne y hueso (y no sólo una maldita y alienada corriente psicológica) que les represente y les otorgue razón de actuar y de existir. Interonectarse a él, o, lo que es lo mismo, dejar que él interfiera en ellos, es lo más fácil, comparter el mismo dispositivo intelectivo interno. La interconectividad de las redes informáticas es el más triste y fidedigno ejemplo que se les puede aplicar. Pobrecitos han dejado de ser seres humanos normales.

Conociendo esto, ¿qué? ¿Me maravillo? ¿Veo colores? Pues viene a ser que no. Simplemente afronto con gallardía la realidad que me ha tocado vivir. Ciertamente más extraña e indeseable de cuanto hubiera podido imaginar, pero, por el momento, no me ha sido dado vivir otra más deseable. Dios proveerá.


Sobre esta noticia

Autor:
Locksystem (3 noticias)
Visitas:
228
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.