Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ok.rick escriba una noticia?

Carta a mi padre

12/05/2010 14:26 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muchas veces lo que negamos con los gestos lo afirmamos con el corazón, y eso conlleva a decir que te hecho de menos papá, y cada día más

Hoy se cumplen doce años desde que tuviste que hacer ese viaje sin retorno, que el destino quiso que cambiaras de rumbo hacia un sitio mejor, más tranquilo y sin menos preocupación

Parece que fue ayer cuando prácticamente amanecíamos en Los Cristianos, yo con una semiresaca (porque ya sabes que no bebo), y tú, con cara de vaya hijo tonto que tengo, que con dos copas parece que se va a morir, cuando pasábamos horas frente al mar charlando de fútbol, tú fiel seguidor del Atlético de Madrid, orgulloso de sus colores rojiblancos, y yo por llevarte la contraria, de cualquiera, aunque en el fondo sabías que era un pupas como tú; o bien de como intentábamos solucionar la política y la economía de el país, o simplemente hablando de mujeres, etc.

Aunque lo que más en falta echo, son tus historias de cómo recorriste medio mundo, de todas las vivencias que tuviste, de los personajes que conociste, (muchas veces incrédulo de mí, pensaba que era el típico rollo de padre a hijo, para te prestara toda la atención debida o más, pero en el fondo sabía que lo que me contabas era muy cierto), esa sensación de quedarme absorto mirándote, y como mi imaginación volaba hacia aquellos lugares que mentabas, pero sobre todo, como se te iluminaban los ojos al trasladarme todas aquellas historias.

Doce años han pasado desde aquel entonces, y la sensación que tengo es que fue ayer, en este tiempo prácticamente me ha pasado de todo, desde acabar los estudios, si al final me costó un poco pero terminé, desde trabajar de todo, desde encuestador, maletero, hasta reponedor de una gran superficie, pero creo, por fin, haber encontrado mi sitio, al final aquello que tanto anhelabas de verme con toga se consiguió, aunque posiblemente, como tú bien sabes, no tardaré mucho en volar hacia otro lugar, esas inquietudes que tenemos, que muchas veces no dejan dormir.

Hay tantas que me gustaría compartir contigo, tantas cosas que se quedaron en el tintero, o tantas cosas que dejamos de hacer, que hace que esté intranquilo, como si tuviese la sensación de que mañana por suerte o por desgracia ya no estuviera aquí, es decir, de ahí que en un día quiera hacer mil cosas, y que nada se me quede para el día después, .... ya se, ya se, lo que siempre me decías “no por mucho madrugar no amanece más temprano”, y que las cosas siguen el ritmo que tienen que seguir.

Como siempre tienes razón, pero eso no quita que uno tenga miedo de dejar de hacer algo, y que conlleve no hacer feliz a alguien, costumbre que heredé de ti, el hacer lo indecible, para que ese alguien especial se sienta como en el paraíso, aunque no siempre es fácil, sea porque las circunstancias no nos lo permitan o bien sea porque uno está mal.

La verdad que últimamente, no he pasado la mejor racha emocional, demasiadas cosas en mi cabeza, y mira que ésta es grande, demasiados problemas, y muy pocas soluciones placenteras, no se, puede ser, que quiera disfrazar mis sentimientos con una sonrisa o una payasada, como si me pusiese la máscara y fuese otra persona, aunque alguien me dijo, de forma acertada, que las máscaras no son buenas porque esconden lo bonito que podamos tener, reflejándose esto, en los ojos o en la sonrisa, que también heredé de ti. (Sin llegar más lejos hace dos semanas, se acercó una señora que no conocía de nada y me dejó de piedra, ya que me comenta tu tienes que ser hijo de José Manuel, ya que tienes los mismo ojos, y la misma sonrisa que él. Como comprenderás no supe que decir, además de la nostalgia repentina), Si a eso le añadimos lo que significaste/significas en mi vida, y lo bobo que fui, ya que nunca te dije, que de mayor quería ser como tú. Como ves sigues estando muy presente, y aunque parezca mentira cada día más, ese hueco que dejaste se hace más grande, pero siempre me quedan esos recuerdos vivos de cómo eras, de tus vivencias, y de lo poquito/mucho que me enseñaste.

Bueno, en la próxima carta te comentaré como van las mariposas en mi estómago, y hacia qué rumbo va mi corazón, simplemente decirte que este tiempo sin ti ha sido en muchas ocasiones un pequeño gran calvario, menos mal que me enseñaste que en nuestro mundo hay algo por lo que merezca la pena luchar y vivir, y la verdad que como siempre tenías razón.

Otra gran frase tuya me despido hasta la próxima carta, ésta la utilizo con las personas que quiero, es que nada ni nadie te quite esa sonrisa, ya que esa es auténticamente nuestra, simplemente decirte que he cumplido con esa premisa casi a diario, y ojalá estuvieras aquí para verlo, pero que sepas que estés donde estés, conmigo siempre irás, y ese es el mejor regalo que jamás me hayan podido dar.

Atentamente, con todo mi corazón, un fuerte beso de tu hijo.


Sobre esta noticia

Autor:
Ok.rick (39 noticias)
Visitas:
2139
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Vinaches (14/05/2010)

Me ha emocionado tu carta, muy sentida y sincera. Yo tambien perdí a mi padre y por lo que leo, significaba para mí, lo mismo que para tí el tuyo. Estoy segura por lo que dices, que siempre se sientió muy orgulloso de tí. Preciosa carta. Saludos.

1
+ -
Responder

Sonia (16/05/2010)

Entre lágrimas te escribo esto :
Chiqui, siento mucho no haberte podido conocer antes, y haber tenido la suerte de conocer a tu papá. Pero si sé lo que significaba para ti. Sabes que pase lo que pase siempre estaré contigo, muchas veces lo habrás podido comprobar. Estaré ahí para darte todo mi amor, todo lo que necesites.
Te quiero, y muchas gracias por hacerme feliz cada día, aunque a veces sé que no te lo pongo fácil.