Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Herrero escriba una noticia?

Carta abierta a Dios

31/01/2010 21:52 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Quizá Dios nos ayude, porque lo que son los políticos que nos gobiernan..

Amigo Dios: Dicen que todo lo puedes, que todo lo sabes, que obras milagros donde no existen los milagros, que has hecho el mundo que habitamos y nos deshabitamos en él quebrantándonos los unos a los otros, como Caín quebrantó la humanidad de Abel, su hermano. Dicen tantas cosas de Tí que por eso te recurro, aunque no acabe de creérmelas todas, acaso ninguna porque no sé si existes siquiera, al menos como Te nos muestran los devotos plañideros, los religiosos ociosos que no hacen otra cosa que alardear de tus milagros inconclusos, increíbles, apenas demostrados, los que se consideran tus legítimos herederos de la verdad absoluta mientras acaparan riquezas para sí y al mismo tiempo predican, y pregonan, la pobreza y la ayuda altruista a la misma, más pobre aún, para los demás, para los que no tienen nada que ver con ellos, para los pobres de verdad, para los desdichados como los de Haití. ¿Dónde están ellos allí? ¿Acaso están?

Yo sólo quiero pedirte una cosa, si es posible, si es verdad que existes, si es que te conviene para el equilibrio del mundo, porque el mundo debe estar en equilibrio constante, como hace la Naturaleza propiamente con las cosas, con el orden sustancial de la vida. Quiero pedirte, en fin, que nos dejes ser lo que Tú has creado para que fuéramos: personas arrastradas fuera del Paraíso porque un Adán cualquiera, el único, se atrevió a desafiarte comiendo una manzana, cometiendo un pecado capital, propiciando los primeros cornudos de la Humanidad, pues ¿de dónde han ido saliendo los demás seres humanos sino del incesto entre hermanos y madre?

Quiero pedirte, si no es mucho pedir en un mundo de sordos y beodos, de sordidez, de envidias, de miedos, de violencias, que a los españoles, al menos a los españoles, con tanto ruido de fusiles y, sobre todo, con tanto desmán por parte de nuestros gobernantes, que nos dejes morir en paz y en felicidad para que, al fin, puedas acogernos en Tú seno, si es que tienes acogimiento para los impuros, para los puros, para los creyentes y no creyentes, para los pobres de solemnidad y los otros, los que son/somos pobres del todo gracias a los deslices de un gobierno hipócrita que se cree estar por encima del bien y del mal. Permítenos morir como somos, a nuestro aire, dignamente, aire que apenas podemos respirar por el acoso constante de las voces, de las órdenes, de las leyes maltrechas que nos atribulan cada día más, de las imposiciones, que son mucho peor que una orden que se da supuestamente en beneficio de la mayoría.

Déjanos vivir tranquilos, sin miseria, sin enfermedades, sin paro, sin agobios (y no digo con ello que con completa felicidad, con la cuenta bancaria a rebosar), hasta alcanzar la edad de setenta años (antes la edad media de vida no pasaba de los treinta), con nuestros cigarrillos, nuestros cubatas, nuestros excesos veniales con la carne (la de comer y la otra), y luego Te encargas de despacharnos sin rencor a tu querido barrio, y nos redimes como Tú sabes hacerlo si fuera necesario, y nos censuras si conveniente fuera, pero quítanos de en medio porque ya somos viejos, obtusos, estorbantes, y sobramos y estamos de más aunque no queramos reconocerlo. Pero, hasta entonces, déjanos vivir en paz.

De ese modo nuestro gobierno socialista, listo e intrépido una vez más, pero marcando pautas inmarcables, dejaría de crear leyes incunables, irreales, que van en detrimento de la sociedad a la que pretenden defender con lo indefendible, amparados en nuestra imbecilidad. Sí, Dios, ahora pretenden, al menos nuestro presidente ZP, que intenta ser como Tú: un Dios en miniatura que quiere ponerse a Tú altura, aunque ha nacido en León, equipararse a lo inequiparable. ¡Hasta dónde vamos a llegar! Ahora quiere aumentar la edad de jubilación hasta los sesenta y siete años (supongo que para poder pagar la jubilación de los que pasan de los setenta y para poder costear los gastos de los jóvenes universitarios -nuestros hijos- que no tienen trabajo, y que de ese modo jamás lo tendrán).

El Gobierno de mi Nación, aunque ya no tengo Nación, que nos la han revendido a retales, como un saldo a cambio de votos, convertidas en autonomías que son mucho más que mi vituperada Nación pero en el fondo no sirven para casi nada, sino un multiplicar los sueldos de funcionarios que al final no hacen otra cosa que desviar responsabilidades, un echarse la culpa unos a otros y las cosas se quedan sin hacer; el Gobierno de mi Nación, como decía, en vez de prejubilar para dar paso a la juventud arrolladora, aunque asustada y sin futuro, lo que hace es fomentar la jubilación más tardía, por ley, pero no se da cuenta que cuando una persona mayor de cuarenta y cinco años es despedida o simplemente se queda sin trabajo ya está fuera de circulación; se ha quedado sin opciones.

¿Entonces, qué? Que cada vez son menos los que cotizan para pagarle a más (jubilados y jóvenes sin trabajo). El desastre. A esos mayores de cuarenta y cinco años que se encuentran sin trabajo, al final del túnel sin salida, debería el Gobierno dárselo para acompañar en su formación práctica a la juventud, aportándole su experiencia, durante un tiempo, y una vez formado, entonces el mayor se jubila y el alumno pasa a ser profesor... y a los setenta: adiós, con Dios, Contigo. Por muy duro que esto parezca, pienso que así debería ser... y menos tonterías altruistas, que Platón hace muchos siglos que no existe. Vivir setenta años bien vividos es más que suficiente, y vale la pena vivirlos.


Sobre esta noticia

Autor:
José Herrero (13 noticias)
Visitas:
2658
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

luis (03/02/2010)

vaya kk de articulo