Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sivelius escriba una noticia?

Carta abierta a los medios de comunicación

07/05/2009 17:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La designación de Patxi López como lehendakari

Futuro lehendakari; no puede salir bien

 

No puede salir bien, porque todo ha empezado muy mal. ¿Qué bases para el cambio democrático van a realizar quienes han posibilitado un cambio que hace sonrojar a los principios por los que ha de regirse cualquier institución democrática?

 

Me veo obligado a enviaros unas reflexiones que considero muy importantes. Reflexiones que, lógicamente, nunca aparecen en vuestras tertulias, entre otras cosas, porque ni son la voz del pueblo (y mucho menos la del pueblo vasco), ni corresponden con el más mínimo sentido de la equidad y la justicia.

 

Voy directamente al hecho en cuestión. La designación de Patxi López como lehendakari va a ser una especie de indisposición democrática. Va a traer unos perversos efectos que, por causas obvias, va a permitir al pueblo vasco que se movilice una y otra vez contra un gobierno que no es reflejo del espejo sociológico de esta comunidad.

 

La primera razón, y cercana al paroxismo más extremo y antidemocrático es el modo utilizado para que esa realidad sea posible. Quienes han seguido los acontecimientos políticos acaecidos en el País Vasco durante los últimos diez años saben que la única posibilidad de expulsar actualmente a los nacionalistas del poder era ilegalizando un partido.

 

Esta cuestión, repetida sucesivamente por los propios afectados, y por el propio Madrazo en la noche electoral, no deja de ser por ello un hecho evidente. Incluso el propio Miguel Sanz ha confirmado que la actual situación es debido a la causa judicial y no a ningún cambio del mapa político vasco. No precisamos de mayores apoyos a esta causa, porque es del todo nítida. Si no hubiera ilegalización de dicho partido, no habría posibilidad alguna de que el trono de Ajuria Enea fuera ocupado por Patxi López.

 

Este hecho, por sí sólo, ya debía de ser suficiente para que en sus análisis políticos diarios incorporaran nuevas perspectivas de reflexión.

 

Claro que… siendo ésta una acción estudiada perfectamente, lo que posteriormente hay que hacer es olvidarse de las verdaderas causas del cambio, y construir la publicidad necesaria para hacernos entender que esa ilegalización está sujeta a parámetros democráticos y justos.

 

Y aquí radica la otra razón por la que el futuro gobierno va a tener que enfrentarse al desconcierto de muchos ciudadanos. Esa decisión de la “Justicia”, no está sujeta ni a parámetros democráticos ni justos; tan sólo a recuentos que posibilitan que un parlamento cambie de manos.

 

Hay muchas razones que cuestionan esa decisión. Millones de razones. Ilegalizar a alguien por no condenar el terrorismo, clama al más mínimo sentido del ridículo. ¿El terrorismo de quién?. Todas las leyes, todas, han de tener presente que sus acciones han de ser iguales para todos. De ese modo se deduce que por procedimientos similares podemos ilegalizar a todos aquellos que no condenan al PP, por colaborar en el inicio de la guerra de Iraq (en la que se han cometido un sin número de actos terroristas y salvajemente perpetrados contra una población indefensa) y causar miles de muertos, más que todos los muertos que E.T.A. haya podido causar a lo largo de toda su historia. Podemos ilegalizar a todos aquellos que no condenan la política de Estados Unidos, que ha matado, y sigue haciéndolo, ayer mismo a decenas de afganos, a miles de personas en todo el mundo. Podemos ilegalizar a todas las personas o instituciones que no condenan las palabras del papa, las cuales ayudan a que mueran miles de africanos a consecuencia del sida. Y así, terriblemente, miles de causas para ilegalizar a media población. Miles.

 

La muerte de cualquier persona en el mundo debido a los perversos efectos políticos de nuestros gobernantes, es una razón que confirma que dicha ilegalización no es sino un auténtico esperpento. Dicha ilegalización es la que hace posible que los nacionalistas tengan que dejar el poder. Cada muerte, una razón. Millones de razones que nos hacen ver que la ley de partidos políticos no es sino un “ajuste de cuentas”, para que los números, encajen.

Los engaños no suelen ser perdurables a lo largo del tiempo. Sólo hace falta que haya quien desee desenmascararlos.

 

Luego nos queda el “libre foro” de los periodistas y de los medios de comunicación. Grandes diálogos sobre la conveniencia de expulsar a un gobierno que lleva 30 años… Lo bueno que es que llegue un gobierno que represente a todos. ¡Aires nuevos para tiempos de alternancia!. Sin alternancia no hay democracia, se escuchaba hoy en las ondas (¿no la hay en el País Vasco, pero al parecer, si en Andalucía, por poner un ejemplo?). Y un largo etcétera. Casi todo, mentira. Porque el cambio, es un falso cambio, ni representativo del ideario político de la mayoría del pueblo vasco, ni conforme a unas reglas del juego equitativas. Yo también soy partidario de la alternancia, pero de la alternancia como causa y efecto de unas variables políticas sometidas a las bases de una verdadera democracia, igual para todos.

 

Todo ello va a traer consecuencias graves. Todas esas mentiras van a traer consecuencias auspiciadas también por vosotros, y por todos aquellos que optáis por ocultar la verdad, por favorecer unos intereses determinados, sin que os importe las consecuencias de todo ello. Sencillamente, porque la realidad vasca no es así. Y cuando la realidad se desea transformar como por arte de magia, termina por encontrar su propio cauce, del modo más natural, por el propio impulso, como los ríos que vuelven a abrazar sus cuencas en las grandes crecidas…

 

La primera consecuencia más grave es el clima político que se va a crear. Luego, lo tenéis fácil…, "el P.N.V. está radicalizando el discurso y será responsable" de lo que con anterioridad se ha creado artificialmente.

 

Pero miles de habitantes del País Vasco no aceptarán esta estrategia que ya está condenada de antemano, y no me refiero a personas cercanas al partido ilegalizado, no. Me refiero a gran parte de la comunidad en general, que irá viendo, poco a poco, como el engaño no es sino un trauma que no le corresponde a este pueblo, una realidad que no es la que ellos decidieron elegir.

 

Hay muchas más razones, para que cualquier informador responsable clamara a viva voz los desastrosos medios que se están utilizando para arrojar a los nacionalistas por el precipicio. Pero voy a terminar con una que debería hacer pensar a los propios socialistas.

 

Su “comunión” con los populares en el País Vasco es, sencillamente, un fraude a los principios del socialismo, de la izquierda, y de cualquier razonamiento digno a seguir los pensamientos de la filosofía política progresista.

 

Por tanto, sólo me queda decir que es una verdadera lástima que en todas los debates y en todos los informativos no haya quien deslice sobre las ondas o sobre la pantalla reflexiones que vayan en contra de los intereses del estado, primera institución que bien podríamos ilegalizar por cometer tropelías sin precedentes, en todos los rincones del universo. Una verdadera lástima que no estéis a favor de los intereses de la mayoría de los habitantes, cada vez más indefensos ante políticas que sólo buscan el contrato con el poder.

 

Los engaños no suelen ser perdurables a lo largo del tiempo. Sólo hace falta que haya quien desee desenmascararlos. Solo hace falta no seguir haciéndose el sueco, y buscar las innumerables formas de contar la verdad.

 

Hay miles de verdades esperando a ser contadas. Verdades con la necesidad de ser expresadas en su momento, no años después, cuando el viento borra las huellas del delito silenciado.

 

En la próxima final de copa, tendréis la oportunidad también de contar la verdad de lo que estará aconteciendo en el campo de fútbol de Mestalla; miles de personas harán oídos sordos cuando suene el himno de España, y darán paso posiblemente a silbidos o gritos contra la institución monárquica, pero lógicamente, desde vuestra enorme labor por la búsqueda de la verdad y la información veraz, silenciaréis los micrófonos, el sonido de fondo, como siempre, en nombre del abuso de poder.

La única posibilidad que existía actualmente para expulsar actualmente a los nacionalistas del poder era ilegalizando un partido.

 

Saludos.


Sobre esta noticia

Autor:
Sivelius (3 noticias)
Visitas:
343
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.