Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Abesedo escriba una noticia?

Carta de un hijo a sus padres

11/04/2010 16:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Yo aprenderé a hacer todo lo que ustedes hacen aunque no me lo digan pero difícilmente haré lo que dicen y no hacen

No me den todo lo que les pido, a veces sólo pido para saber hasta donde podré tomar.

No me griten, los respeto menos cuando me gritan, y me enseñan a gritar mí también, y yo no quisiera gritar.

No me den siempre órdenes y mas órdenes, si a veces me pidieran las cosas yo lo haría mas rápido y con mas gusto.

Cumplan sus promesas, buenas o malas.

Si me prometen un premio, quiero recibirlo y también si es un castigo.

No me comparen con nadie, si me presentan como mejor que los demás alguien va a sufrir y como peor, seré yo quien sufra.

No cambien de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer, decídanse y mantengan esa decisión.

Déjenme valerme por mí mismo.

Si hacen todo por mí nunca podré aprender.

Corríjanme con ternura.

No digan mentiras delante de mío, ni me pidan que las diga por ustedes, aunque sea para sacarnos de un apuro. Esta mal. Me hace sentirme mal y pierdo la fe en lo que ustedes dicen.

Cuando hago algo mal no me exijan que les diga el “por qué lo hice” a veces ni yo mismo lo sé.

Si alguna vez se equivocan en algo, admítanlo, así se robustece la opinión que tengo de ustedes y me enseñaran a admitir mis propias equivocaciones.

Abrázame, necesito sentirte muy cerca de mí

Trátenme con la misma amabilidad y cordialidad con que veo que tratan a sus amigos, es, que por ser familia no significa que no podamos ser también amigos.

No me pidan que haga una cosa y ustedes no la hacen, yo aprenderé a hacer lo que ustedes hacen aunque no me lo digan pero difícilmente haré lo que dicen y no hacen.

Cuando les cuente un problema mío, aunque les parezca muy pequeño, no me digan “no tenemos tiempo para esas tonterías” traten de comprenderme, necesito que me ayuden, necesito de ustedes.

Para mí es necesario que me quieran y me lo digan, casi lo que más me gusta es escucharlos decir: “te queremos”.

Abrázame, necesito sentirte muy cerca de mí.

Que ustedes no se olviden que yo soy, ni más ni menos que un hijo.

La Educación.

Iba un hombre caminando por el desierto cuando oyó una voz que le dijo:

“Levanta algunos guijarros, mételos en tu bolsillo y mañana te sentirás a la vez triste y contento.

Aquel hombre obedeció. Se inclino, recogió un puñado de guijarros y se los metió en el bolsillo.

A la mañana siguiente, vio que los guijarros se habían convertido en diamantes, rubíes y esmeraldas. Y se sintió feliz y triste.

"Por qué lo hice" aveces ni yo mismo lo sé

Feliz por haber cogido guijarros, y triste por no haber cogido más.

Lo mismo ocurre con la educación. (W. Cunniinghan).


Sobre esta noticia

Autor:
Abesedo (68 noticias)
Visitas:
1517
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.