Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Iskander Jr. escriba una noticia?

Carta de una madre vasca a otra madre vasca

27/12/2009 15:26 5 Comentarios Lectura: ( palabras)

El dolor de una madre enfrentado al dolor de otra madre en la sociedad vasca. Se han levantado tantos muros entre los vascos que se tardaran años en derruirlos. ¡Ojalá que no tantos como pasaron construyéndolos!

Me acaban de enviar por correo electrónico el texto de una carta que, aunque anónima, creo que por su importancia, es deber de todos darla a conocer. Bien pudiera haber sido escrita por tantas y tantas madres que a pesar del dolor que portan y llevarán consigo el resto de su vida, siguen adelante con su vida tratando de superar como pueden el dolor y la desesperación, la mayoría de las veces sin el apoyo institucional y social que deberían recibir. Quiera el de Arriba que a más de uno se le abra el corazón y le desaparezca la venda de sus ojos.

DE MADRE A MADRE:

Vi tu enérgica protesta delante de las cámaras de televisión en la manifestación de ayer en favor de la reagrupación de presos de ETA y su transferencia a cárceles vascas.

Vi cómo te quejabas de la distancia que te separa de tu hijo y de lo que supone económicamente para ti ir a visitarlo como consecuencia de esa distancia.

Vi también toda la cobertura mediática que dedicaron a dicha manifestación, así como el soporte que tuviste de otras madres en la misma situación y de otras personas que querían ser solidarias contigo y que contáis con el apoyo de comisiones pastorales, órganos y entidades en defensa de los derechos humanos, ONGs, etc., etc…

Yo también soy madre y puedo comprender tu protesta e indignación.

Enorme es la distancia que me separa de mi hijo. Trabajando y ganando poco, idénticas son las dificultades y las despensas que tengo para visitarlo. Con mucho sacrificio, sólo puedo visitarlo los domingos porque trabajo incluso los sábados para el sustento y educación del resto de la familia.

TU HIJO seguirá durmiendo en un cómodo colchón y comiendo comida caliente todos los días

Felizmente también cuento con el apoyo de amigos y familia.

Si aún no lo sabes, yo soy la madre de aquel joven que murió cuando se dirigía al instituto y que al pasar cerca de un coche aparcado, éste hizo explosión a causa de la bomba lapa que TU HIJO puso en los bajos de ese coche. En la próxima visita, cuando tú estés besando y acariciando a tu hijo, yo estaré visitando al mío y depositándole unas flores en su TUMBA.

¡Ah! Se me olvidaba: ganando poco y sosteniendo la economía de mi casa, a través de los impuestos que pago, TU HIJO seguirá durmiendo en un cómodo colchón y comiendo comida caliente todos los días.

Otra cosa querida: ni en el cementerio, ni en mi casa, NUNCA vino ningún representante de esas entidades, que tan solidarias son contigo, para darme apoyo, dedicarme unas palabras de aliento o, ni tan siquiera, para decirme cuáles eran MIS DERECHOS.

Los “Derechos Humanos” son eso, humanos, del hombre y para el hombre, de la mujer y para la mujer, en definitiva: del ser humano. Un terrorista reniega precisamente de esos derechos cuando acaba con el más importante de ellos: el Derecho a la Vida. Es una hipocresía por parte del terrorista ampararse en los mismos derechos a los que renunció. Es una hipocresía por parte de las supuestas organizaciones de derechos humanos apoyarle, cuando se olvidan de las víctimas, esos mismos seres humanos a los que les ha quitado el principal y más importante de todos los derechos humanos: LA VIDA.

En Vasconia (me niego a denominarla “País Vasco”) hubo hace pocos meses unos cambios políticos que ojalá perduren y fructifiquen para bien de todos los vascos y españoles en general. Durante más de 30 años en esa región española existió (y aún existe) una inversión en los valores morales y sociales, donde ser terrorista, asesino, delincuente, era tener más derechos que cualquier otro ciudadano de bien que sólo quiere vivir en paz. ¡Ya va siendo hora de que entre todos, restablezcamos la cordura y aprendamos a vivir en paz y en justicia!

Yo también soy madre y puedo comprender tu protesta e indignación


Sobre esta noticia

Autor:
Iskander Jr. (27 noticias)
Visitas:
4672
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

UnoMas (27/12/2009)

Las palabras que vienen desde el dolor, aunque sean comprensibles, ¡casi nunca tienen la razón!
Hay miles y miles de cartas distintas, y la mayoría también comprensibles, pero no solo en el Pais Vasco.

0
+ -

Iskander Jr. (28/12/2009)

Discrepo contigo "UnoMas". Aunque suele decirse que el dolor nubla la mente, no necesariamente todo lo que se dice con dolor es irracional por principio. Muchas veces es el dolor el detonante de que se diga la verdad.
Cada persona es un mundo y sus circunstancias y precisamente porque hay miles y miles de cartas distintas, es por lo que hay que luchar: por el bienestar, la paz y la justicia de todos.

-1
+ -
Responder

Nachete (28/12/2009)

Estoy con UnoMas.
El dolor solo debe provocar nuestro apoyo, pero no da ni una pizca de verdad!

0
+ -

Iskander Jr. (28/12/2009)

Sobre que el dolor debe provocar el apoyo de la sociedad, nadie lo discute, aunque muchas veces ese apoyo está "misin".
Y sobre la verdad del dolor, discrepo de lo que afirmas con tanta rotundidad; sólo decirte una cosita: el ser humano sólo ha evolucionado a través del dolor, así que fíjate cuánta verdad habrá en él.

1
+ -
Responder

arturo (08/05/2010)

¡Porque prosperan los malvados? Pregunto el profeta Jeremias hace muchos años. La pregunta sigue latente aun el dia de hoy. ¡Porque han de tener derechos humanos los que han renunciado a ellos? Los criminales y terroristas renuncian a sus derechos cuando le arrebatan la vida a otro ser humano. Los que necesitan derechos humanos y justicia son las Madres que les matan a sus hijos.