Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

Casado: El monopolio de los buenos sentimientos no lo tiene sólo la izquierda

02/08/2018 23:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Afirma Pablo Casado que la política de Sánchez es sólo de gestos, oportunismo y demagogia, cosa que no es buena para España

El talento artístico, la vena dramática y la capacidad cómica de aparentar lo que no es me impresiona en este personaje más que la estupidez misma o la falacia de sus trampas. No hay nada más absurdo que la hipocresía, nada más fácil de descubrir que la falsedad. Debo decir que mi sensibilidad y mis estructuras morales se rinden ante mi fascinación por su habilidad en hacernos creer que no aparenta lo que aparenta ser. Cuando no hace sino aparentar constantemente mientras lo niega con esa sonrisa falsa que, si vosotros, lectores, sois como yo, de arcada fácil, os veréis abocados a respirar profundamente y taparos la boca con la mano para no vomitar.

Pero vayamos al análisis puro, ¿no es este personaje imitador, de cuna política de arte y artistas remedador, un individuo que intenta simular hacerse el verdadero? He ahí el error -y el horror- empieza cuando el movimiento conservador se atasca, se rompe, se divide en moderados y ultraderechas. Y hace falta talento para ser el ganador, porque la victoria -pacto de perdedores- exige un exceso de brío, ansia y pocos escrúpulos para compensar el fracaso anterior ante la militancia. Pues bien, es preciso ese talento para ser paciente, artero, perillán y pisapasito -analítico, que diría el botarate de Aznar- para poner de manifiesto que quien está el segundo no necesariamente debe rehusar colocarse el primero.

Hace falta talento para ser el ganador, porque la victoria -pacto de perdedores- exige un exceso de brío, ansia y pocos escrúpulos

Así pues, el talento en este elemento es mero deseo de hacer fructificar lo poco que vale como político, pese a sus rápidos aprobados en asignaturas que para el común de estudiantes son un peso. Para él es de oro ese peso. ¿Quién puede darlo y a quién? Con el tiempo lo sabremos. Aunque para entonces algunos ya hayan sacado provecho de ello.

Luego está el artificio, ¿le viene dado por añadidura en concepto de máster, o es innato? Sin él, sin el artificio, no es más que el monigote de guiñol que alguna mano negra escondida tras la escena de atrezzo mueve y pone discurso. Un pelele a ras de tierra, elemental y vacío. Estupidez maquillada del mediocre que logra liberarse de la rutina con despreocupación bobalicona. Sin gracia.

Las ejecutivas de muchos partidos están repletas de figuras así. Imbuídas de banalidad insensata que viven de no hacer nada significativo. Y así va España.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (107 noticias)
Visitas:
4109
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.