Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Cejamiento del poder, los imperios ejercen sus dominios de lucha civil y armada

08/08/2018 00:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A prensa, por su desatino político, poco ha colaborado para imponer un gobierno unificado,

El Reportero del Pueblo

Ningún país latino ha firmado en su forma legal su independización, ya que los grandes imperios la tienen consolidada por sus intervenciones como el marcaje de fronteras que determinan unos limites que implican su derecho de soberanía.

La reacción no se has hecho esperar en el plano constitucional y, los esfuerzos para uniformar la opinión pública, apresuran las posiciones de relevo, ya sea hacia el área presidencial o municipal, aunque se exige el respeto a la constitución de en el inocultable lio entre Naciones Unidas y facciones de diversos países, pero, principalmente hacia el ejercicio del poder para lograr luego el control absoluto del país. una manera progresiva.

La prensa, por su desatino político, poco ha colaborado para imponer un gobierno unificado, con propósitos libertarios y tengan verdaderos sentimientos internacionales y una dimensión política clara.

Hay múltiples intereses, la mayoría ligados a su seguridad nacional, pero, varios de ellos, desean imponer sus criterios y dos gobiernos imperiales impuestos por la población mundial que desean ser colonias de Estados Unidos de Norteamérica. y Rusia.

Igual que durante la década de los años 80 los Estados Unidos bajo la dirección del Presidente Reagan comprendió que la paz centroamericana y su desarrollo económico era la mejor propuesta para asentar su población y evitar la migración por necesidades políticas o económicas, sabiamente terminó aceptando con los presidentes de la época los acuerdos de Esquipulas I y II, desistiendo providencialmente de la invasión a Nicaragua utilizando su base de Palmerola en Honduras, que era una decisión tomada y hubiera constituido una auténtica tragedia.

A tiempo Reagan y los presidentes de la Región transformaron aquella amenaza, en un alentador período de paz, que parece se está olvidando aprovechando el desconocimiento de las nuevas generaciones, y está alentando de nuevo desarticular mediante la sedición interna la siempre agredida integración centroamericana.

Ojalá con un nuevo liderazgo producto de procesos electorales democráticos y libres, el llamado Triángulo Norte, sofisticada pero inevitable forma de desunir a Centro América, creyendo garantizar su seguridad por la vía del control irreductible e incondicional, se pueda convencer de nuevo al Imperio, que la atomización centroamericana, no es la mejor fórmula de convivencia estratégica ni del desarrollo que transforme a la región en un socio fiable y próspero.

Con la absurda e ilegítima dictadura de los funcionarios internacionales no puede haber trato.

La sumisión absoluta sobre la base de ceder la soberanía constitucional a un ordenamiento abusivo que no tiene soporte democrático ni legítimo, es una exigencia que reclama indignidad y sometimiento inmoral.

Hay una precariedad, de parte de quienes dirigen las Cancillerias y embajadas en Centro y Latinoamérica. Es una tozudez, por ser cargos de trascendencia oficial, porque se trata de manejar capacidades y colaboradores para regir políticas internas y externas de cualquier país. Menos para tratar casos de corrupción, salen por la puerta trasera y, lo demás es teorizar.

Hay muchos detalles, pero Jerusalén, es la nueva ciudad eje del mundo y esta complementada con la Cancilleria de Suecia, Bélgica y Venezuela. Israel jamás ha sido una ciudad desafortunada, con expansión territorial y geopolítica controlada por los norteamericanos y quienes regentan lo que es el mundo espiritual o el plano tridimensional en este mundo, porque, también debemos entenderlo.

Venezuela y España, son dos ciudades- Estados de un solo sentimiento y polémicas por las nuevas injerencias socialistas que desean direccionar sus territorios y, como en la época histórica del siglo XVIII y XIX, estos nuevos personajes de Podemos bajo la asesoría de José Luis Zapatero y Pablo Iglesias desean desmontar La Monarquía y sacarlos de los viejos palacios y formar un nuevo circulo gobernante. Para Venezuela, es el Dorado, soñado por los antiguos Welser ingleses y colonizadores españoles que acabaron con más de doscientos etnias indígenas, incluyendo a Los Mayas, Incas y Aztecas. Una verdadera carnicería a fuerza de espada y viejos bergantines que descansaban en mar abierto de República Dominicana y Haití, un centro de conversaciones para La Paz y tareas a emprender en Sudamérica, con un mismo interlocutor para el vasallaje de riquezas, me refiero al Psoe español de José Luis Zapatero y Podemos de Pablo Iglesias, es como hablar de Lula de Silva en Brasil.

Todo es real y una sola verdad, esclavizar de nuevo a los pueblos y al indigenismo de este continente virgen. Lo demás es esgrimir inútiles argumentos y, en cierta medida originar polémicas, todo esta controlado por un consenso internacional, expresado en Naciones Unidas, OTAN, OEA y el viejo Tratado de Henry Kissinger, fundamentando mediante un club de naciones, cuando fue Canciller de los EE.UU.

Se trata de una inversión a largo alcance, dentro de poco, veremos viajes directos desde Centro y Sudamérica a Tel Aviv.

Nos encontramos frente a un Cartel de Partidos, todos hablan de democracia y paz y, en el fondo es dictadura, sin regímenes transitorios. Donde, debe existir una cohesión temporal de Junta Militar con autoridades nombradas por el pueblo. Mediante asambleas. Esto, sucede porque nadie desea reducir privilegios y lograr una descentralización de los procesos electorales, de manera que fuera casi imposible alimentar o fraguar un fraude. Los fraudes electorales que se denunciaron en una época y nunca se esclarecieron por la justicia, durante la época inmediata anterior, todo, depende de las juntas receptoras de votos y no en un centro computarizado de votos, que, por tanto, se presta para grandes manipulaciones, por lo menos, en Venezuela, tenemos un Consejo Nacional Electoral- CNE- centralizado y tecnológico, ha sido un acierto del presidente, Hugo Chávez Frías.

Nada es coincidencial, menos paradójico

El régimen de los partidos también se modificó, dándose cabida a esa visión más estructural que sustancial. Quiero decir con ello que, como en la etapa previa, los partidos políticos tendieron al caudillismo, que se consideró como uno de los factores negativos del régimen, en el nuevo marco se formuló entonces una solución estructurada, que hiciera más costoso que algo así ocurriera. De esa suerte se multiplicaron las asambleas obligatorias a diversos niveles y se crearon los órganos de gobierno y de gestión correspondientes.

Hay un nuevo orden mundial, los funcionarios públicos, presidentes, gobernantes y alcaldes deben asegurarse de los donativos internacionales, no vengan por lavados de dinero, hay muchos financistas anónimos que incursionan en campañas electorales colocando a presidentes en nuevos procesos de antejuicios.

En los eventos electoreros se enciende la chispa de la lucha entre clases, al igual que sucede actualmente entre grupos sindicales, agrupaciones sociales y de credos religiosos, lucha de género, de lingüistas, grupos culturales y étnicos, deportivos, civiles y militares; gobierno y gobernados, pobres y ricos, poderes del Estado y demás sectores que luchan por defender la parte que les corresponde en el ámbito social para hacer valer sus intereses.

La inepcia de los gobernantes elegidos de y electores es aprovechada por quienes, con inteligencia diabólica, tejen con intenciones perversas para que el soberano pueblo no tenga otra alternativa que emitir el voto por cualquiera que el cartón de lotería de participación política propone para darle categoría de gobernante, que luego nos hunde en una miseria y podredumbre que destruye el humanismo, el cual debe prevalecer para que nos unamos y así podamos vivir en paz y concordia.

Los gobernantes aprovechan la división de la ciudadanía para explotar los recursos que deberían servir al pueblo, para evitar que este reclame sus derechos y poder esconder las arbitrariedades que se cometen, convirtiéndose en los nuevos ricos y gozando del poder y de las riquezas de los habitantes, en comparsa con los plutócratas.

Promover la división en los distintos estratos sociales es una estrategia utilizada por los que se apoderan del trono para dirigir a un país o los que gobiernan los países tercermundistas para mantener la hegemonía de la explotación y la ignominia consumista y servil.

En conclusión, los poderosos dividen al soberano porque tienen miedo de que haya unidad, porque resuena siempre el estribillo que dice “Pueblo unido jamás será vencido”, pero, por otro lado, seguramente se diga: “Pueblo dividido será explotado”, y siempre utilizan cualquier argucia para mantener la división en una ciudadanía que es presa fácil de la explotación.

Es tiempo de reflexionar y hacer conciencia para tomar la decisión soberana de ejercer el voto limpio, que no se permita la posibilidad de que este se pueda comprar para ostentar el poder. Es hora de abolir la dinámica del divisionismo y hacer valer el recurso del sufragio que el ciudadano ostenta para hacer de esta una ciudadanía libre, a fin de conformar un solo pueblo que se encamine a seguir los mandatos divinos que todavía existen en los escritos sagrados, que no acabamos de entender.

La sociedad centro y latinoamericana se encuentra polarizada y, desde la coyuntura que se abrió en 2015, tenemos grupos privilegiados e impunes que se creen socialistas y dañan ese patrimonio de valores éticos, sobre todo a partir de julio de 2016, cuando empezó de nuevo a utilizarse, los viejos arsenales de la guerra fría, montada todas estas estrategias sobre agentes claves del fundamentalismo religioso, sea católico o protestante. ¿Hay polarización social, cuando solo una parte de la sociedad se radicaliza, agrede, insulta y le carcome el resentimiento? No. No necesariamente.

El fenómeno observado es propio de la física (o la electromagnética, dirían los físicos) y no social o política. Quiero decir que la energía (voluntad, recursos, estrategias) se refracta. Al cabo, al desviarse o modificarse abrirá el paso a otros fenómenos sociales. Deseablemente, cultura de legalidad, carta de ciudadanía de los derechos humanos y oportunidades de crecimiento y desarrollo para millones de personas excluidos del contrato social de la República. Condición sine qua non es el cambio de actitud –voluntario o forzado por las necesidades– de las elites de los privilegios y la impunidad, fuente, ahora mismo, de la polarización.

En otras palabras, si una sociedad trata de reordenarse edificando un pilar de justicia, el statu quo saboteador comete suicidio histórico. El mundo civilizado observa que nuestro Estado fracasado al conformarse núcleos de poder, empieza a levantarse sobre sus propias cenizas: no lo dejará solo ni caerá en las trampas de la polarización de un rancio statu quo ni de sus sospechosas alianzas. No minimizo los riesgos de los populismos y fanatismos que ganan poder e influencia por doquier, pero Nicolás Maduro Moros. Y su séquito están condenados a perder. Simplemente, porque nadie obedece la voz de nuestro presidente venezolano. Es más, los recurso dados de manera eficiente y de una manera versátil que va a inspirar mecanismos internacionales de cooperación durante las próximas décadas, en una treintena de naciones donde aún queda tejido de sociedad y vestigios de instituciones a partir de las cuales pueden ser reconstruidas. Caen a la borda por la ignorancia de unos intrusos en geopolítica y territoriedad. Buscan plataformas agroalimentarias o de ayuda humanitaria más barata, menos invasiva y con mayores horizontes de sostenibilidad que, por ejemplo, el despliegue de Cascos Azules.

El populismo busca hacerse con el poder al igual que otras corrientes políticas. Aunque algunos autores no aceptan el populismo como una ideología, sino como una lógica de acción política, la cual no se hace diferencia entre izquierda y derecha.

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (790 noticias)
Visitas:
3387
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.