Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

La CIA y el Expresionismo Abstracto

14/07/2009 14:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La CIA apoyó el expresionismo abstracto americano para conseguir que en la década de los 50, artistas como Jackson Pollock, Barnett Newman o Mark Rothko aparecieran ante la opinión pública mundial representando los valores que los comunistas nunca tendrían la esperanza de entender: un hombre tiene el derecho a pintar lo que quiera, cuando quiera y en cualquier estilo de su elección.

Esta es la tesis que – aunque algo ya se atisbara en el mundillo profesional – en 2001 demostró la investigadora británica Frances Stonor Saunders en su libro "La CIA y la guerra fría cultural" (Ed. Debate, 2001).

Efectivamente fue en los 50 cuando los planificadores norteamericanos de la élite política y cultural, que estaban armando una estrategia mundial contrarrevolucionaria, comprendieron que para alcanzar su meta de liderazgo mundial había que añadir una dimensión artístico-cultural a las directrices económicas y políticas hasta entonces manejadas.

El centro clave de esta campaña encubierta, según la investigadora, fue el Congreso por la Libertad de la Cultura, creado por la CIA entre 1950 y 1976. En su momento culminante el Congreso "tuvo oficinas en 35 países, contó con docenas de personas contratadas, publicó artículos en más de veinte revistas de prestigio, organizó exposiciones de arte, contaba con su propio servicio de noticias y de artículos de opinión, organizó conferencias del más alto nivel y recompensó a los músicos y otros artistas con premios y actuaciones públicas" escribe Frances Stoner.

Los planificadores de esta singular "guerra cultural" lograron, sin duda, un gran éxito: la manipulación y promoción de una de las corrientes del arte de vanguardia de la posguerra, el expresionismo abstracto, como un arma más en una especie de OTAN artística. Porque en su criterio, la corriente pictórica ofrecía la doble ventaja de ser por un lado auténticamente estadounidense y por otra parte oponerse frontalmente al realismo socialista de manufactura estalinista.

Con respecto a los destinatarios de esta campaña, el libro sostiene que "tanto si les gustaba como si no, hubo pocos escritores, poetas, artistas, historiadores, científicos y crítico en la Europa de posguerra cuyos nombres no estuvieran, de una u otra manera, vinculados con esta empresa encubierta".

Pero la realidad, y el mensaje que entonces se intentaba trasladar, vistos desde la óptica actual resultan, sin duda, más complicados de entender: Rothko se suicidó. Pollock se mató, completamente borracho, en un accidente de coche. Newman y Franz Kline murieron de ataques al corazón, probablemente consecuencia de sus desastrosos estilos de vida. Todos ellos fueron neuróticos y de algún modo "apestados". En todos los casos, la abstracción aparentó ser la ruta más rápida para caer en una enorme mancha de una especie de materia oscura que al parecer creció en el interior de su "maravillosa" psiquis americana.

De hecho, si uno se sitúa hoy en día delante de uno de los complicados y a la vez magníficos cuadros de Pollock, no deja de sentir inmediatamente una especie de sensación de inquietud y de desorden, algo que en su día la KGB hubiera podido explotar promocionando en medio mundo una consigna tan sencilla como :"Camarada, es este realmente tu sueño?".


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
1167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.