Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Ciudades fantasmas del mundo: el esqueleto de lo que ayer mismo era opulencia y prosperidad

20/02/2013 20:33

1 De Namibia (África) a Oradour (Francia), un recorrido no turístico del aspecto de la decadencia de cinco grandes urbes. Dos caras, una misma ciudad despoblada

1

A lo largo del mundo se pueden encontrar varias decenas de ciudades abandonadas, generalmente producto del colapso de la economía que las sostenía, de desastres naturales o de catástrofes causadas por la mano del hombre.

Muchas de estas ciudades se han convertido en atractivos turísticos, gracias al extraño encanto que generan las ruinas o los vestigios de un tiempo mejor, mientras que otras son peligrosas o inaccesibles. Hoy les presentamos cinco grandes ciudades abandonadas del planeta tierra.

Estas ciudades son habitualmente llamadas en inglés ghost towns (ciudades fantasma), porque son ciudades que en cierto modo están muertas, no existen más como tales, pero se mantienen ahí sin desaparecer físicamente, permitiendo a otros imaginar lo que alguna vez fueron cuando estaban vivas y pobladas.

KOLMANNSKUPPE (Afrikaans: Kolmanskop), Namibia

Alrededor del año 1908 se supo que en los desiertos de Namibia se podían encontrar diamantes, por lo que mucha gente del país y de África del sur se apresuró en ir hacia allí. En menos de dos años, se había establecido en medio del desierto un poblado que incluía casino, escuela, hospital y edificios residenciales.

Así nació Kolmanskop que servía para dar cobijo a los buscadores de diamantes que trabajaban en esta desértica región del Namib, a unos diez kilómetros de la costa. En aquellos momentos, los diamantes se encontraban con facilidad en las cercanías, y era fácil hacer fortuna, de modo que en dos años se construyó una ciudad completa, inolvidar cualquier construcción que se pudiera encontrar en Centroeuropa.

Namibia era en aquellos momentos la colonia de África del Sudoeste Alemana, y a pesar de estar rodeada por las arenas del desierto, los ocupantes de la ciudad querían sentirse como si se encontraran en Baviera (eran auténticos alemanes de Namibia), pero los tejados inclinados no soportarían jamás los largos días de lluvia.

Kolmasnskop fue la primera localidad africana en disponer de un aparato de rayos X, importado específicamente no para cuidar los pulmones de los mineros sino para vigilar que los mineros no ingirieran diamantes para su posterior extracción ilícita de la mina y posterior venta.

Durante la Guerra Mundial se extrajeron unos 1.000 kg de diamantes, pero inmediatamente después de la contienda, el precio del diamante cayó estrepitosamente y poco a poco el lugar fue perdiendo gente. Pero además llegó la noticia de que se habían encontrado diamantes mucho mayores y en abundancia a solo 200 km, en la localidad de Oranjemunden cerca del río Orange, en la actual frontera con Sudáfrica.

La ciudad de Kolmanskop fue abandonada y se convirtió en una ciudad fantasma, invadida por las arenas del desierto. Y allí sigue.

Recientemente, el canal de TV norteamericano History Channel, realizó una investigación sobre este lugar, para incluirlo en su serie "La Tierra Sin Humanos" (Transmitido a finales de Octubre de 2010), como un mudo y real testigo, de los estragos de los elementos de la naturaleza sobre un sitio geográfico abandonado.

PRIPYAT, Ucrania

Prípiat (ucraniano: Pripyat’) es una ciudad fantasma en la zona de alienación al norte de Ucrania en la región de Kiev, cercana a la frontera con Bielorrusia.

Fue fundada el 4 de febrero de 1970 para dar hogar expresamente a los trabajadores de la Central Nuclear V.I. Lenin de Chernóbil y a sus familias. Debido a su estratégica posición geográfica en un clima relativamente templado y un suelo muy fértil, cerca de una estación de tren, una autopista y, por supuesto, el río Prípiat, la ciudad comenzó a desarrollarse, convirtiéndose en una de las zonas más agradables para vivir de la antigua URSS. Debido a esto, la población en sólo 16 años creció hasta más de 50.000 personas.

Pero Chernobil es hoy famosa porque el 26 de abril de 1986 sufrió los efectos del peor accidente de la historia de la energía nuclear, cuando se produjo la explosión del reactor número 4 de su Central Nuclear, el cual emitió 500 veces más radiación que la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima en agosto de 1945.

Chernobil se vio afectada por una peligrosa cantidad de radiación y debió ser evacuada. Las tareas de evacuación las llevó a cabo el Ejército Soviético tres días después del accidente. La mayoría de los habitantes fueron evacuados de sus casas para protegerlos de la enorme radiación, y hubo que sacrificar los animales domésticos, el ganado y los animales mascota para evitar alteraciones genéticas y muerte en sus descendientes.

A sus habitantes no se les permitió llevar nada más que lo personal, ya que lo demás podría estar contaminado con radiación. Fue así que sus casas y edificios quedaron llenos de muebles, ropa, libros, televisores y juguetes, entre muchos otros objetos.

La ciudad se extendió y los primeros habitantes en habitarla fueron los constructores, que ganaron experiencia, junto con varios políticos soviéticos de todos los extremos de la URSS.

Pripyat es hoy una ciudad abandonada que se encuentra en la zona de exclusión de Chernóbil, delimitada alrededor de 30 kilómetros a la redonda de donde ocurrió el accidente nuclear, en el año 1986.

DETROIT, Estados Unidos

En 1950, la ciudad de Detroit era considerada el epicentro de la pujante sociedad industrializada. Con 1, 8 millones de habitantes y uno de los mayores ingresos per capita del país, la 'Motor City' se convirtió en el hogar de centenares de miles de trabajadores desempleados, que encontraron un puesto en las fábricas de gigantes de la automoción como Ford, General Motors o Packard. Trabajo para todos, suelo más bien bajo y tolerancia racial hicieron de Detroit la Tierra Prometida del capitalismo, la cuna de un nuevo sistema de producción llamado a imponerse en todo el mundo.

Riqueza (diamantes), progreso, industria, fenómenos naturales, ideologías nazis, el principio del fin puede ser diverso pero el balance final idéntico

Hoy, en 2013, Detroit es una ciudad cuasi abandonada. De los cerca de dos millones de habitantes que llegó a tener apenas quedan medio millón, la mayoría arrinconados en 'guettos' donde la pobreza y la criminalidad son el pan de cada día. Del esplendor de los 50 solo quedan los esqueletos de las grandes factorías y centros de negocio, quemados en su mayoría con el fin de conseguir un último resuello de la aseguradora. El resto de las construcciones sucumben lánguidamente a la invasión de la naturaleza o sirven de refugio para ese tercio de su población que subsiste con menos de 9.800 dólares al año.

La historia de Detroit, fundada en 1701 por comerciantes de pieles franceses, no se comprende sin la de figuras como Henry Ford, los hermanos Dodge o Walter Chrysler. En 1903, Ford escogió un viejo taller en la Avenida Mack para fundar un negocio que a la postre cambiaría para siempre la ciudad. Las granjas, licorerías y pequeños comercios del extrarradio dejaron paso a grandes fábricas, autopistas y estaciones de servicio, símbolo de unos nuevos y motorizados tiempos.

Con los años 40 llegó el 'boom' económico, al tiempo que Detroit se fijó como metonimia de toda la industria automotriz americana. Mientras la ciudad exportaba vehículos sin cesar, también importaba trabajadores de todas partes, especialmente europeos y gente de color del Sur. Durante la Segunda Guerra Mundial Roosevelt rebautizó a la ciudad como el "arsenal de la democracia", dado que de sus fábricas salió el 35% de los proyectiles lanzados por los aliados en el conflicto. En el 43, la factoría Ford era capaz de producir un bombardero B-24 cada hora.

Después de la guerra afloran unas tensiones sindicales que en realidad encubrían un problema racista. Y es que los trabajadores sureños, que eran empleados en jornadas de 18 horas, explotaron contra sus patrones. En los altercados de 1943 murieron 23 hombres negros y 9 blancos en solo 36 horas. Y el resultado fue que las esquinas de la ciudad se llenan de agentes federales (FBI) con la orden de disparar a matar sin pensarlo dos veces antes de permitir nuevos tumultos. Estos no se produjeron, pero sí la muerte de la ciudad.

El derrumbe de Detroit es uno de los grandes signos de los cambios que ha sufrido la economía global y el impacto que esto causó. Detroit fue la cuna de la industria automotriz desde los primeros años del siglo XX y el reino ha durado un siglo. Pero la industria automotriz no aguantó la competencia extranjera y muy lentamente la gente fue dejando la ciudad. En el año 2012 la población de Detroit era un 75% menor que la de 1950. Detroit está muerto: descanse en paz.

CRACO, Italia

Craco es un pequeño municipio italiano en la provincia de Matera. Es un pueblo medieval de los muchos que hay en esta zona, construidos sobre colinas que albergaban antiguamente el gran mercado y comercio de la cosecha de trigo y otros granos. Su origen data de alrededor del siglo XI, cuando las tierras eran propiedad de un importante miembro de la Iglesia.

Pero a fines del siglo XIX las condiciones para la agricultura empeoraron y la región sísmica se hizo peligrosa por sus terremotos y los derrumbes de tierra. Esto, sumado además a las guerras, en especial la guerra europea (1914-1918), luego la II Guerra Mundial(1939-1945), hizo que la población empezara a emigrar primero lenta y luego masivamente, sobre todo a América. Finalmente, en 1963, los 1.800 habitantes que quedaban fueron trasladados a un pueblo cercano, quedando Craco en el valle de Cavone totalmente abandonado.

El año 1975, nuevos movimientos sísmicos destruyeron las casas que quedaban habitadas y tuvieron que ser abandonadas. Fue la consecuencia indeseada de una falla geológica contra la que no se podía luchar: la ciudad de Craco, estaba situada sobre una colina de arena y arcilla que no resistiría el mínimo temblor demasiado tiempo.

La ciudad de Craco, hoy en ruinas, es un curioso circuito turístico bastante desolador. Es posible recorrer sus calles entre fachadas destruidas, pero al mismo tiempo, admirar algunas de las casonas señoriales, o ascender hasta la cima y recorrer la torre del Castillo, explorar antiguas iglesias y sobre todo, observar las panorámicas de un sitio que podría ser el escenario de una película de fantasmas.

La villa abandonada de Craco acentúa su apariencia fantasmal gracias a su emplazamiento a 400 metros de altura sobre la colina empinada. Craco, se irá “desmoronando” eternamente a cielo abierto, y mientras, será un paisaje para explorar entre aquellos sitios abandonados que por su silencio y sus construcciones vacías, impregnan un misterio difícil de explicar y de encontrar. Craco, con registros del asentamiento desde el año 1276 aC, no pudo llegar habitado al tercer milenio. Los deslizamientos de tierra, que resultaron irreversibles, convirtieron a Craco en una ruina para siempre.

Una auténtica ciudad fantasma.

ORADOUR-SUR-GLANE, Francia

Esta pequeña villa francesa fue el lugar de uno de las más horribles masacres ocurridas durante la Segunda Guerra Mundial.

La Matanza de Oradour-sur-Glane fue el resultado del ataque por efectivos del Primer Batallón del Regimiento Der Führer de las Waffen-SS nazis en contra de los civiles indefensos de la comuna francesa de Oradour-sur-Glane, en el departamento de la región de Lemosín, el 10 de junio de 1944, mientras tenía lugar la Batalla de Normandía en la Segunda Guerra Mundial. O sea el desembarco tan deseado, el Día D.

Cuatro días después día fueron asesinadas 642 personas, contabilizándose 190 hombres fusilados, 245 mujeres y 207 niños ametrallados, encerrados en la iglesia a la que dieron fuego. Eran todas las personas presentes en la población al entrar los soldados SS que además destruyeron la mayor parte de sus edificios e infraestructuras tras un pillaje e incendio sistemático, sin objetivo estratégico. La villa quedó completamente en ruinas; hubo unos pocos sobrevivientes que lograron escapar escondiéndose en la Abadía de Munch, la cual contaba con un foso y un puente elevado. Los monjes ayudaron a escapar a un grupo de madres y sus hijos así como a seis judíos, metiéndoles por el desagüe en la oscuridad total por casi 800 metros.

El testimonio de las escasas víctimas supervivientes permitió una reconstrucción de los hechos pero la muerte o desaparición de la mayor parte de los soldados y oficiales que participaron en la matanza, ha alimentado diferentes teorías y mitos sobre las razones del por qué fue elegida esta población o de las motivaciones de los atacantes. Fue una represalia contra la resistencia francesa. En cualquier caso Oradour, irrelevante desde el punto de vista militar y sin relación directa con ninguna acción previa, fue escenario en el frente occidental de las particulares prácticas de terror y violencia aplicadas por los nazis en el marco de la política de Guerra Total de Adolfo Hitler, experimentadas ya en el frente del Este abierto desde 1941, con el fin de intimidar a la población civil y terminar con la acción de los partisanos y guerrilleros.

Al final de la guerra, las ruinas de la población fueron mantenidas en su estado, como recuerdo de este crimen y símbolo de los sufrimientos causados por la ocupación nazi, convirtiéndose en un símbolo al mismo título que otras villas europeas objeto de similares ataques como Lídice o Marzabotto, o Guernica, durante la guerra civil española, arrasada por los aviones de la Legion Condor alemana por orden de Franco.

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Jorbasmar (21/02/2013)

Interesante post, me ha gustado mucho su lectura y si tengo un rato profundizare en el tema, es interesante saber los por qué de un ciudad prospera deja de serlo