Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rutacuarentaydos escriba una noticia?

Claves de sol: Los placeres de Pablo Moro

07/07/2012 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Dicen que la vida está sustentada por los pequeños detalles. Esos mínimos gestos que a veces pasan inadvertidos pero que son los que realmente mueven el mundo. De entre todas esas aparentes nimiedades, algunas se hacen, sencillamente, gigantes. Este es el caso de "Pequeños placeres domésticos", el último trabajo del ovetense Pablo Moro.

Pablo Moro es ese genio ovetense que considera a su música un género especial, "rock tranqui". Es ese mago capaz de hacer de una melodía cualquiera, la única capaz de abrazarte el alma. Es ese maestro de la guitarra, la púa, el papel y la pluma que posee ese ángel necesario para crear la perfección musical que él ha logrado alcanzar.

La cosa no estaba fácil, "Smoking Point", el anterior disco del de Oviedo, había dejado el nivel realmente elevado, demostrando que la música de autor aún es capaz de mover los corazones más revolucionarios, que las letras aparentemente simples o básicas, entrañan mucha más complejidad de la que se creía.

image

Pablo Moro (Imagen de archivo de Ruta 42)

Sin embargo, cuanto mayor era el reto, mayor fue la respuesta, por lo que "Pequeños placeres domésticos", con su paradójico regusto felizmente melancólico, supo sorprender, crecer e imponerse como el disco por excelencia en la carrera del músico. Así, el frenético "Jólivuz" fue la perfecta presentación de este disco cargado tanto de baladas como de canciones para gritar, saltar y dejarse llevar.

Dos son las joyas que podemos encontrar en este disco. La primera de ellas, "Dos tiros", directa, en segunda persona, una alegato de sencilla sinceridad, de oculto agradecimiento a aquella que reaparece tras haberle partido el corazón, tras haberle reforzado su propia personalidad.La segunda, la nana del disco, "Canción de cuna", la canción que, cantada en directo, puede hacer llorar al propio cielo. Dulce, suave, tierna, perfecta al fin y al cabo.

"No voy a hablarte de cosas tan cursis como enamorarse sólo de una voz", pero sí que te he estado hablando de cómo enamorarte de cada acorde, cada letra, cada segundo de los que conforman este disco. Así que ve corriendo y escúchalo, cierra los ojos, y deja, simplemente, que Pablo Moro te enamore mediante susurros en tu oído.


Sobre esta noticia

Autor:
Rutacuarentaydos (1532 noticias)
Fuente:
ruta42.es
Visitas:
1721
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.