Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marzalin escriba una noticia?

No cojas cariño a una canción

29/07/2010 17:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De porque a veces lloro oyendo una cancion

Todo sucedió, a raíz del lanzamiento de una canción de "La Oreja".

Me decía mi mujer,

-¿la has oído ya?

Y lo cierto es que tardé bastante tiempo, hasta que conseguí escucharla, ya que soy de los que oyen poco la radio.

Pero por fin un día la escuché.

Era preciosa, hablaba de una historia de amor, que sucedía en un vagón del metro.

Una chica tímida, y que se valora muy poco, que no se atreve a hablar con el chico, que ve todos los días, y del que se ha enamorado y que se decide un día cualquiera, en concreto un jueves, como dice la canción a pronunciar su nombre, tartamudeando, y entonces sucede, el chico se acerca a ella, y cuando entran en un túnel, se funden en un beso.

Hasta ahí todo normal, una historia cotidiana que puede pasarle a cualquiera y como la música (a mí me gusta “La Oreja”), era muy bonita y la historia también, fue una de las canciones favoritas de los dos, hasta que mi mujer un día rompió mi ignorancia.

Fijaros, que hasta entonces no me había percatado del “pequeño detalle” de que la historia transcurría en un jueves 11 de marzo y cuando ella me dijo,

- Es una historia de amor que transcurre en el día del atentado de Metro de Madrid.

Empiezo a hilar la historia y claro por eso dice la canción

y te beso en los labios

dices que me quieres

y yo te regalo

el ultimo soplo de mi corazon...

Dios…., que dolor. Para que me sacaría de mi ignorancia, a partir de aquel día, no puedo escuchar la canción, sin que me salten las lágrimas.

Empiezo a pensar en toda la gente que vivió aquel horror y en todos los sueños rotos y esperanzas truncadas, de personas que aquella mañana se levantaron con más o menos ilusión.

Gente que iba a trabajar.

Gente que se acicaló aquel día, porque en el vagón iba el chico que les gustaba.

Gente que se desplazaba para ver a sus padres, hermanos, familiares o amigos.

Gente que iba a una entrevista de trabajo.

Gente que tal vez hubiera encontrado en un futuro, la cura definitiva para el cáncer o la energía con coste 0.

Lo más duro de los actos terroristas no es durante, sino el antes y el después.

Solo me había pasado antes con una canción.

Hablo del derramar lagrimas cada vez que la oigo.

Era “Campanades a mort” de “Lluís Llac”.

También habla de los 5 obreros asesinados en Vitoria el 3 de marzo del 76, por una carga policial, en una manifestación, en ésta canción también me pasa lo mismo, cada vez que la oigo se me rompe el corazón y lloro. Ante estas cosas nuestros problemas, parecen nimiedades, os imaginais lo que es, que hoy nos levantaramos y ya no volviesemos más, así, sin previo aviso, sin hacernos a la idea. Triste, pero real.Moraleja: no le cojais demasiado cariño a una canción


Sobre esta noticia

Autor:
Marzalin (3 noticias)
Visitas:
268
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.