Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carmen Y Amigos escriba una noticia?

'La Colmena', de Camilo José Cela (1916-2016)

11/05/2016 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy, 11 de mayo, se conmemora el centenario del nacimiento de Camilo José Cela (Iria Flavia, 1916-Madrid, 2002), Premio Nobel de Literatura, Premio Cervantes y uno de los grandes autores españoles. De La colmena , su novela más elogiada- realmente admirable su estilo, la interrelación de las anécdotas y situaciones de los centenares de persones de esa España de posguerra descrita con la viva dureza de una realidad- he escogido este fragmento a modo de homenaje, "Don Pedro Pablo Tauste, el vecino de don Ibrahim de Ostolaza y dueño del taller de reparación de calzado "La clínica del chapín" , vio entrar en su tenducho a don Ricardo Sorbedo, que el pobre venía hecho una calamidad. -Buenas tardes, don Pedro, ¿da usted su permiso. -Adelante, don Ricardo, ¿qué de bueno le trae por aquí? Don Ricardo Sorbedo, con su larga melena enmarañada; su bufandilla descolorida y puesta un tanto al desgaire; su traje roto, deformado y lleno de lámparas; su trasnochada chalina de lunares y su seboso sombrero verde de ala ancha, es un extraño tipo, medio mendigo y medio artista, que malvive del sable, y del candor y de la caridad de los demás. Don Pedro Pablo siente por él cierta admiración y le da una peseta de vez en cuando. Don Ricardo Sorbedo es un hombre pequeñito, de andares casi pizpiretos, de ademanes grandilocuentes y respetuosos, de hablar preciso y ponderado, que construye muy bien sus frases, con mucho esmero. -Poco de bueno, amigo don Pedro, que la bondad escasea en este bajo mundo, y sí bastante de malo es lo que me trae a su presencia. Don Pedro Pablo ya conocía la manera de empezar, era siempre la misma. Don Ricardo disparaba, como los artilleros, por elevación. -¿Quiere usted una peseta? -Aunque no la necesite, mi noble amigo, siempre la aceptaría por corresponder a su gesto de procer. -¡Vaya! Don Pedro Pablo Tauste sacó una peseta del cajón y se la dio a don Ricardo Sorbedo. -Poco es... -Sí, don Pedro, poco es, realmente, pero su desprendimiento al ofrecérmela es como una gema de muchos quilates. -Bueno, ¡si es así! Don Ricardo Sorbedo era algo amigo de Martín Marco y a veces, cuando se encontraban, se sentaban en el banco de un paseo y se ponían a hablar de arte y literatura."


Sobre esta noticia

Autor:
Carmen Y Amigos (802 noticias)
Fuente:
carmenyamigos.blogspot.com
Visitas:
697
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.