Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-sociedad escriba una noticia?

El comportamiento del hombre que degolló a su pareja en Palma se parece al del asesino de 'Psicosis', según experto

28/01/2010 17:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El psiquiatra Oriol Lafau considera que el presunto autor del crimen de Juana María Rebassa podría intentar quitarse la vida cuando empiece a recordar lo que hizo

PALMA DE MALLORCA, 28 (EUROPA PRESS)

El comportamiento de José Juan Puchal, presunto asesino de Juana María Rebassa, tiene paralelismos con otros crímenes cometidos por perturbados. Tal es el caso del asesino de psicosis, Norman Bates, interpretado por Anthony Perkins hasta en cuatro ocasiones, quien se vestía de su madre y compartía varias personalidades en un mismo cuerpo y mente. Su progenitora vivía, al menos en su delirio, a través de él. Tal es el caso del convicto mallorquín.

Al menos, así lo considera el psiquiatra Oriol Lafau, especializado en violencia doméstica y que, en declaraciones a Europa Press, manifestó que Puchal sufrió la "irrupción de un brote psicótico", algo que "por definición, es incontrolable", y la idea de acabar con la vida de su compañera "se fue formando en su cerebro poco a poco" basándose en una fantasía irreal, pero "real para él", y desencadenó una agresión que sorprendió a todos sus allegados.

"Durante un brote psicótico, estás fuera de la realidad y todo lo que ves te parece absolutamente real", explicó Lafau, quien ha tratado a muchos pacientes desde la Unidad de Psiquiatría de Son Dureta, donde trabaja habitualmente, y, de hecho, la persona agresora "cree hacer el bien", respondiendo a "voces en su cabeza", y el resultado puede ser un crimen que, por lo general, "se distingue de otros por ser muy vistoso".

Sin embargo, a pesar de su enajenación en el momento de haber acabado con la vida de su compañera sentimental --la madrugada del pasado viernes en la calle Sant Josep Obrer de Palma--, Puchal "podrá recordar todo lo que ha hecho, especialmente, cuando actúe el perito psiquiatra". Y, en casos así, esto implica un "riesgo serio de suicidio del autor de los hechos, como ya sucedió en otras ocasiones".

Por lo que se refiere a la circunstancia de que José Juan Puchal vistiera ropa interior de su pareja en el momento de la detención, Lafau considera que se trata de un detalle que "puede significar que, en su delirio, considera que esa mujer le ha robado la personalidad y la asesina para, de alguna forma, volver a encontrarse a si mismo" y, redondeando lo anterior, "yo lo interpretaría como una suplantación de personalidad, porque, de alguna forma, él quiere ser ella", con lo cual, volvemos a la mítica obra maestra de Alfred Hitchcock.

En 'Psicosis', al disfrazarse Bates de su progenitora "de alguna forma le da vida", porque, "en su cabeza, en su realidad, él es su madre y actúa como ella cuando adopta esa personalidad".

Una motivación que, aunque con diferencias, "también encontrará su psiquiatra --en Puchal-- cuando empiece a tratarle", precisó el doctor Lafau, por cuya consulta han pasado algunos de los casos más escalofriantes sucedidos en las islas durante los últimos años, que, sin detallar, confiesa que incluyen prácticas caníbales y exhumación de cadáveres, entre otros horrores.

COMPONENTE DE ENSAÑAMIENTO

Respecto las mutilaciones sobre el cuerpo de Rebassa, se trata de un detalle que induce a Lafau a pensar que Puchal "tiene toda una sintomatología aparte", porque ya no responden a una actuación "impulsiva" --por ejemplo, infligir un golpe mortal a alguien--, sino "reflexiva dentro de su irrealidad" que, sin embargo, a su entender no lo acerca a la consideración de crimen sexual, sino a la actuación de alguien que padece una "psicosis o esquizofrenia", debido al "gran componente de ensañamiento y de sangre" que se aprecia en este caso.

Las características de este crimen provocan que se vuelva a poner sobre el tapete el debate social en torno al cierre de los hospitales psiquiátricos, en una dinámica que se puso en marcha en la década de los años 80 --la llamada antipsiquiatría--, una tendencia que Lafau apoya y que, de hecho, considera que se debería reforzar con más medios de seguimiento. Especialmente, en los casos como el de Puchal y Rebassa, que vivían en un piso tutelado y bajo control sanitario.

La externacionalización de los enfermos mentales "me parece una tendencia correcta", apuntó, porque "cuanto más insertados estén en la comunidad, mejor". Como es el caso del ahora acusado de asesinato, que trabajaba desde hacía años en el almacén de una conocida cadena de supermercados y era considerado casi un ejemplo de superación de trastornos mentales. En total, el Hospital Psiquiátrico de Palma contaba hace una década con algo más de un millar de pacientes y ahora apenas supera el centenar.

PERSONAS FUERA DE CONTROL

Al ciudadano de a pie "le dan miedo los locos" porque los considera "personas fuera de control". Y, el caso es que, al menos un vistazo rápido a las noticias, les dan la razón. El pasado 5 de noviembre, un disminuido psíquico se escapó a mediodía del Hospital Psiquiátrico de Palma y apuñaló, sin motivo aparente, a una mujer que transitaba por el cercano Camí de Jesus sin llegar a causarle la muerte.

Hace escasos días, la empleada de una gasolinera de Calvi? fue agredida por un desconocido que la golpeó con una piedra repetidas veces hasta que un compañero lo pudo ahuyentar. La víctima aseguró a un medio de comunicación que, al parecer, el individuo iba a por ella y, de hecho, ni siquiera se interesó por la caja o cualquiera de los vienes sustraíbles que se encontraban en el local.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-sociedad (107905 noticias)
Visitas:
328
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.